La mariposa azul (The blue butterfly)




 

 


The Blue Butterfly es una película para saborear en familia



La bella mariposa azul con un detalle de las escamas iridiscentes del dorso del ala.


ficha técnica
The Blue Butterfly

Dirección: Léa Pool
Actores: William Hurt (Alan Osborn), Pascale Bussières (Teresa Carlton), Marc Donato (Pete Carlton), Raoul Trujillo (Alejo), Topo (Manolo), Marianella (Yana)
Guión: Pete McCormark
Música: Stephen Endelman
Países: Canadá y Reino Unido
Año: 2004
Género: Cine familiar
Duración: 96 min
En DVD por Buenavista Home Entertainment-Art Mood (año 2006)
 



La mariposa azul (The Blue Butterfly)
En busca de un sueño

Todo el mundo tiene un sueño. La mariposa azul es una película basada en un sueño hecho realidad. David Marenger (en la película toma el nombre de Pete Carlton) tenía diez años en 1987 y estaba afectado por un tumor cerebral terminal. Su pasión: los insectos, debida a los programas de divulgación del reputado entomólogo Georges Broussard creador del Insectario de Montreal (en la película bajo el nombre de Alan Obsorn). Así pues, Pete, no quiere terminar sus días sin poder atrapar una mariposa azul (Morpho menelaus) que el entómologo había descrito como una mariposa mágica. Aunque los médicos no recomiendan un viaje para el pequeño Pete, este convence a su madre Teresa y al entomólogo  para trasladarse a la selva tropical de América del Sur y poder capturar el bello lepidóptero. A pesar de su frágil estado de salud, Pete y Alan se adentrarán en la selva en un insólita aventura en la que descubrirán que sólo creyendo en un milagro este se produce.

La película no pasaría de ser una entretenida comedia familiar sino fuera porque tiene todos los elementos para que esta historia basada en un hecho real capture al espectador por su sensibilidad. No estamos frente a una película de grandes escenarios paisajísticos ni de personajes arquetípicos. En realidad, los verdaderos protagonistas de la historia son los insectos de la selva que colorean la pantalla dando coherencia a la pasión de sus protagonistas. No faltan tampoco los elementos típicos de la selva como el tucán, los monos aulladores o el perezoso, los cocodrilos y alguna serpiente. Sin embargo, la mayoría de estos extras son como la claqueta que da paso a las escenas de los protagonistas humanos. Unos protagonistas que saben expresar muy bien sus circunstancias sin pudor. Si no fuera porqué está basado en una historia real uno podría argumentar que el final es demasiado peliculero, pero ya se sabe que a veces la realidad supera la ficción.

La selva tropical húmeda sigue siendo una fuente de substancias medicinales codiciada por las grandes multinacionales de la industria farmacéutica. Y en el fondo se deja entreveer que esta experiencia en la selva por parte del protagonista es la razón del cambio radical que sufrirá su vida. El tema del cáncer y los principios activos que pueden extraerse de la desconocida selva tropical ya fue abordado con contundencia en la película Los últimos días del edén (1992) dirigida por John McTiernan y protagonizada por Sean Connery y Lorraine Bracco. El objetivo de La mariposa azúl tiene un perfil más delicado en la medida que insta a descubrir que la magia simbolizada en la Morpho en realidad es todo lo que nos rodea, esta naturaleza portentosa que en el trópico estamos despedazando a la velocidad terminal de unos 5 millones de hectáreas por año. Por tanto se agradece que la mariposa azul protagonista no termine en una vitrina...Perseguir un animalillo para coleccionarlo es una de las maldiciones que acompaña a los entomólogos.

Los críticos de cinema seguramente tildarían esta película de estereotipada, previsible, melífera e incluso poco creíble. Sin embargo, más allá de la adaptación cinematográfica resulta que el fondo del film es una historia real. Tan real como la selva que sirve de escenario, tan real como la niña nativa María que junto a los miembros del pueblo se unen para contribuir al deseo de Pete para captura una mariposa azul a pesar que la temporada de esta a terminado. Mientras, su madre, Teresa se debate ante dudas existenciales sobre la inminente pérdida de su hijo por una enfermedad terminal y por una vida sentimental nada satisfactoria. En cualquier caso los ingredientes dramáticos combinados con el reto de sobrevivir en la selva y la magia que la envuelve convierten esta película en una buena propuesta para el cine familiar que nos llega en DVD directamente sin haber sido estrenada en la gran pantalla. De la productora canadiense hemos recuperado (sólo disponible en inglés) un dossier didáctico elaborado para utilizar esta película como recurso pedagógico.

Resulta curioso que a pesar de estar protagonizada por el oscarizado William Hurt, una actriz profesional como Pascale Bussières y un niño sin complejos como Marc Donato dirigidos por la experimentada mano de la canadiense Léa Pool esta película no llegase a la gran pantalla en nuestro país cuando películas mucho más anodinas irrumpen la cartalera anual. Tenemos suerte pues que finalmente haya sido editada en DVD-Video, sin embargo no podemos dejar de criticar el formato de presentación de este DVD.

The Blue Butterfly se ha editado de forma que no pueda visionarse directamente la película sino que uno debe tragarse sin posibilidad de saltarla la publicidad de 4 películas (a cual peor y una de ellas con abundante sangre) en manos de Art Mood. Lo inconcebible del caso no es tanto someter al usuario a los trailers publicitarios por un producto adquirido (ya de por si criticable) sino a la insolencia de la productora de meter 4 películas nada recomendadas para la oferta familiar. Por tanto ya advertimos que dada esta indecencia comercial incluida en el DVD es recomendable poner en marcha el reproductor sin “pequeños” frente a la pantalla hasta que finalmente se detenga  con el acceso al menú básico del mismo. Para más regodeo entre los extras vuelven a meter las 4 películas recomendadas antes mencionadas nada adecuadas como cine familiar. Lamentable.


Curiosidades...
La mariposa azul (Morpho menelaus) es una de las más de 80 especies de este género que habitan esencialmente en el área neotropical latinoamericana. Con una envergadura de alas de unos 15 cm sin duda destaca por los destellos metalizados iridiscentes que la convierten en una mariposa única. Sin embargo, las reflectancias sólo se dan sobre el dorso de las alas, puesto que por la cara ventral es de un mimético dibujo de tonos marrones y discretos. Parece ser que estos reflejos de las alas tienen que ver en la dominancia de los machos en un determinado territorio. Esta mariposa diurna se alimenta de azúcares  de frutas y su período vital es de unos seis meses desde que coloca los huevos sobre su planta preferida, la Erythroxylum pulchrum. Las orugas de color rojo-marrón con pelos es bastante caníbal con sus congéneres. Este lepidóptero actualmente se cría en muchos Mariposarios y, por tanto, puede observarse en vivo en algunos de ellos. No es una especie en peligro a pesar de la presión de los coleccionistas.