You are here

OMG: ORGANISMO MODIFICADO GENÉTICAMENTE

Este documental sigue las andanzas de un padre (el propio director, Jeremy Seifert) preocupado por cómo afectan los transgénicos a nuestros hijos, a la salud de nuestro planeta, y a nuestra libertad de elección, siguiendo la traza del oscuro mundo de los transgénicos. En su título original GMO:OMG  toma las siglans en inglés de Organismos Modificados Genéticamente y de la expresión Oh My Good!. En esta asociación de acrónimos nos lleva a la contínua sorpresa por como los transgénicos llegan incluso a las truchas que pueden pescarse en el parque nacional de las Secuoyas en California.

El documental es una investigación amena pero rigurosa sobre como los alimentos transgénicos basados en el maiz y la soja se infiltran en los productos alimentarios de una forma extensiva. El documental tiene el estilo de  una road movie familiar (con su esposa y sus tres hijos) viajando a la búsqueda tanto de testimonios sobre cultivos transgénicos como las instituciones que trabajan para preservar el patrimonio de las semillas libre de patentes como el santuario de semillas de Seed Savers. En este periplo llegará también al vestíbulo de la empresa promotora de productos químicos y semillas transgnénicas  Monsanto, de la que es expulsado sin contemplaciones. En este camino va reflexionando  hasta profundizar en una cuestión clave: ¿Sabemos lo que comemos?

GMO:OMG es un pequeña obra de arte realizada con medios modestos pero con una gran creatividad. Los testimonios que recopila son demoledores y oportunos: la campaña de quema de semillas transgénicas donadas por Monsanto a Haití tras el el terremoto de 2010, las declaraciones del propio científico Gilles-Eric Séralini, investigador de Biología Molecular de la Universidad de Caen que ha realizó un estudio demostrando la relación entre el cáncer de mama en ratas de laboratorio y la ingesta de maiz transgénico NK630, la activista Vandana Siva, o el director del Banco Mmundial de Semillas en las islas Svalbarb (Noruega).  Jeremy Seifert es cineasta y activista en Estados Unidos, y viaja por todo el país dando charlas sobre medio ambiente y labores humanitarias. En 2010 debutó con su primer documental DIVE!, ganador de 22 premios en festivales de todo el mundo, en el que el director investiga sobre la cantidad de alimentos que se tiran a la basura en Estados Unidos. OMG Organismo modificado genéticamente es su segundo film, producido por su propia productora Compeller Pictures.

El Documental del Mes tiene como objetivo acercar el género documental al mayor número de espectadores posible e incrementar la presencia del documental europeo en las pantallas cinematográficas. Con esta finalidad, el primer jueves de cada mes estrenan una película documental de calidad, de temática y procedencia diversa, en 45 ciudades de Cataluña, País Valenciano, Islas Baleares y en el resto del Estado español. Actualmente, seguimos trabajando para incorporar nuevas ciudades, pequeñas, medianas y grandes, en el proyecto. Entre sus proyecciones destacan a menudo documentales de temática ambiental. De su colección hemos destacado:  Había una vez una isla (2012), Into Eternity (2011) o China Blue (2010).

 

 

Título original: GMO OMG
Dirección: Jeremy Seifert
Montaje: Terry Yates, Jeremy Seifert
Sonido: Daniel McCoy
Música: Jubilee Singers
Fotografía: Rod Hassler
Productor: Joshua Kunau, Jeremy Seifert
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2013
Duración: 90 minutos
Género: Documental de Medio Ambiente

Este documental, que se estrena en mayo 2014 en diferentes salas, es una contribución inestimable para seguir sensibilizando sobre la alerta que significa la implantación de los cultivos transgénicos. Recordemos que los organismos modificados genéticamente (OMG) se obtienen mediante la ingeniería genética, que permite crear plantas, animales y microorganismos manipulando sus genes. En los últimos años, esta técnica se ha utilizado para intentar introducir nuevas características en cultivos y, desde hace poco más de una década, se siembran en algunos países variedades modificadas genéticamente (MG) principalmente de soja, maíz, algodón y colza. A pesar de la ingente propaganda sobre multitud de funcionalidades, las variedades comerciales incorporan tan sólo dos características: la resistencia a insectos plaga y/o la tolerancia a un herbicida determinado. Un 81% de la superficie de OMG cultivada en el mundo son plantas resistentes a herbicidas.

Esta tecnología no es una simple prolongación de la mejora vegetal llevada a cabo por la agricultura tradicional: al permitir franquear las barreras entre especies, crea seres vivos que no podrían obtenerse en la naturaleza o con las técnicas tradicionales de mejora genética. Por otra parte, los conocimientos científicos actuales no son suficientes para predecir con exactitud todas las consecuencias de la manipulación del nuevo organismo en el que se han introducido genes extraños (frecuentemente desregulados en su nuevo entorno), ni su evolución e interacción con otros seres vivos una vez liberado un OMG al medio ambiente. Según la propia Comisión Europea, “el proceso de creación de organismos modificados genéticamente está rodeado de incertidumbres, que pueden dar lugar a multitud de efectos imprevistos2”. Hoy por hoy, se trata, de una tecnología con un nivel de imprecisión muy elevado y cuyos efectos son impredecibles tanto a corto como a largo plazo1.

(1) Democracia, precaución y medio ambiente 

Artículos relacionados:

- La verdad sobre los transgénicos

actualizado: 
05/05/2014
parte de: