You are here

Todos estamos vigilados. Snowden

Basta con contratar un simple teléfono móvil con alguna operadora (véase una multinacional ligada a los poderes fácticos) para darse cuenta hacia donde vamos. Ahora, en España, no sólo se escanéan como imagen los documentos nacionales de identidad, sino que también se lee el chip que contienen. En definitiva, la diferencia entre un lector y un gravador es mínima, como también lo es poder usurpar la personalidad del cliente si así lo desearan.

Películas de varios lustros, como La red (The Net), firmada por Irwin Winkler en 1995, fue sólo el entremés de lo que las actuales tecnologías de la información pueden controlar. La realidad siempre supera la ficción y este es el caso de la película que Todos estamos vigilados. Snowden. No es una película ambiental, pero su contenido, y otras parecidas de esta temática, nos muestra como el sistema se blinda ante cualquier activismo social y el ambiental es importante. La cesión de poder que estamos haciendo a las grandes corporaciones tiene ya su precio. Ser consciente de ello es el primer paso para dejar de ser marionetas consumistas.

Fotograma del film La red, protagonizada por Sandra Bullock en 1995.

En 2013, Edward Snowden (un analista de datos de la agencia norteamericana NSA) deja silenciosamente su trabajo y vuela a Hong Kong para reunirse con los periodistas Glenn Greenwald y Ewen MacAskill, y la cineasta Laura Poitras  para revelar la estrategia de los programas de vigilancia cibernética del gobierno de Estados Unidos aplicados sobre toda la población. Esta es una de las historias más importantes en la historia reciente. Quedó plasmada en un documental titulado Citizenfour (2014) firmado por Laura Poitras. Ahora, nos llega una versión en forma de thriller biográfico firmado por el prestigioso cineasta Oliver Stone.

Todos estamos vigilados. Snowden está dirigida por Oliver Stone, conocido por films como Platoon (1978), o Wall Street (1999). El guion de esta película ha sido escrito por el propio Stone y Kieran Fitzgerald (Deuda de honor, The balad of Esequiel Hernández),y está basada en los libros “The Snowden files” de Luke Harding (2014), y “Time of the octopus” de Anatoly Kucherena (2015). Con la cooperación de Snowden, Stone se puso a trabajar en el guion junto a Kieran Fitzgerald, un joven escritor con talento que había colaborado en la película de Tommy Lee Jones, Deuda de honor y que había colaborado anteriormente con Stone en una adaptación de la novela de Stuart Cohen, The army of the republic.

Snowden era una analista de seguridad y con conocimientos de programación asombrosos que denunció que el gobierno norteamericano con la connivencia del gobierno británico recopila y tratan los datos de todas las telecomunicaciones mundiales como medida preventiva para controlar la vida privada.  Este espionaje gubernamental en el que participan todas las corporaciones no es legal, pero se argumenta por motivos de seguridad. En realidad afecta a toda la comunicación digital - no sólo de la ciudadanía, sino también de gobiernos y de más a más, grupos terroristas extranjeros (que no conocen!!), no sólo en Estados Unidos sino de otros países. 

Snowden, creyó que este trabajao era injusto y eso le llevó a diseñar una estrategia para revelar al mundo esta usurpación de la libertad personal que nada tiene que ver con lo que se considera "seguridad nacional".

Así que frente a una situación que considera claramente injusta Snowden reúne meticulosamente miles de documentos secretos que ponen en evidencia el alcance total de los abusos cometidos por el Gobierno de su país contra la ciudadanía comú. Dejando todo incluso a su novia de toda la vida Lindsay Mills, Edward Snowden encuentra el valor para actuar de acuerdo con sus principios.

La película Todos estamos vigilados. Snowden abre la puerta a la historia no contada de Edward Snowden, el examen de las fuerzas que convirtieron a un joven conservador y patriota deseoso de servir a su país en un delator histórico. Este thriller claramente biográfico plantea preguntas provocadoras sobre las libertades de las que estamos dispuestos a prescindir para que nuestro gobierno "nos proteja".

Sin duda, este trhiller biográfico basada en hechos reales ensalza el documental dirigido por Laura Poitras "Citizenfour" que filmó con la venia del propio Snowden. El documental sirvió para desvelar al mundo los programas de vigilancia del gobierno nortemaericano que se extienden por el mundo a través de diferentes bases de procesado informático, y en la que el gobierno de la Gran Bretaña participa activamente para vigilar al resto de Europa.

Este thriller de Oliver Stone, Todos estamos vigilados. Snowden es la historia del valor y compromiso de su protagonista. El trabajo de Oliver Stone facilita divulgar la verdadera historia de una persona que sin duda a principios del siglo XXI ha hecho historia por una causa justa. Un compromiso que le obligó a exiliarse en los territorios de la Federación Rusa y asumir este destierro frente a la acusación de "espionaje" que pesa sobre él por parte del Gobierno de Estados Unidos que considera su heroicidad como alta traición.

Edward Snowden en persona en un fotograma del documental Citizenfour (disponible en video) dirigido en 2015 por la comprometida Laura Poitras (a la derecha).

Desde la Guerra de Vietnam a la tragedia del 11-S, el director Oliver Stone, ha abordado con valentía temas controvertidos en películas que son a la vez muy personales y absolutamente universales. La historia de Edward Snowden estaba hecha a medida de su firme visión y su habilidad para exponer la hipocresía en las altas esferas. Hasta que hizo sus revelaciones trascendentales, Edward Snowden estuvo a todos los efectos comprometido con el apoyo al gobierno de Estados Unidos. Después de crecer en una familia dedicada a la administración pública, se alistó en el ejército, con el objetivo de formar parte de las fuerzas especiales y combatir en la guerra de Irak. Un trágico accidente en un entrenamiento puso fin a su carrera y llevó a Snowden hacia una carrera en la CIA, y más tarde en la NSA.

El guión de la película es muy minicioso con los detalles de funcionamento del operativo de vigilancia mundial indiscriminada de la NSA, y el propio Snowden asesoró al equipo de Stone para que no hubiera errores. A pesar que la NSA es una de las organizaciones más secretas  el film ha conseguido, a partir de testimonios diferentes, recomponer una imagen realista y ofrecer a la vez un ritmo dramático que engancha.

El caso Snowden es, para muchos, “el mayor acto de traición en la historia de EE.UU”. Nada que ver con WikiLeaks.  “Es como una tragedia griega”, dice Fitzgerald, el guionista. “Todos sabemos lo que hizo. ¿La cuestión es cómo y por qué?”. Tanto el director  Stone como su guionista Fitzgerald llegaron a la conclusión de que la relación de Snowden con su novia, Lindsay Mills, era la clave para entender al misterioso hombre en el centro de la polémica. “Ella era la persona en quien confió más que nadie, y estuvo allí durante 10 años, donde su transformación se llevó a cabo. Le vemos cambiar a través de sus interacciones con Lindsay".

Stone y Fitzgerald tardaron un año en completar el guion. Sin duda, el núcleo duro de la película, como refleja el propio documental de Laura Poitras "Citizen Four", tendría sus secuencias en Hong Kong, donde se reunió con Laura Poitras, Glenn Greenwald y Ewan MacAskill durante junio de 2013. Nadie en esa habitación de hotel estaba seguro de si la CIA vendría arrollando la puerta en cualquier momento, por lo que las escenas de estas sesiones que en el propio documental ya son impactantes, se han convertidas en desgarradoras en la versión dramática del trhiller Todos estamos vigilados. Snowden. “Había tanto en juego”, dice Stone. “Ellos estaban en peligro desde el primer momento. Edward no sabía si la CIA tenía idea de que había salido de la NSA. Había tensión continua. Hemos querido no excedernos, para no desdibujar la historia total.”

La historia se centra en la evolución personal y política de Edward Snowden, así que la película retrocede desde la habitación del hotel a los momentos clave en la vida de Snowden, a partir de un accidente que tuvo en un entrenamiento. “Era un patriota que creía completamente en la guerra de Irak. Él, como muchos estadounidenses en ese momento, creía que estábamos haciendo lo correcto”. Edward Snowden, al filtrar los documentos de vigilancia global de toda persona sin que sea sospechosa de nada, “Se toma los deberes de un ciudadano estadounidense en serio y le pide a todos los demás tomarse en serio su deber cívico. Si te importaba en la década de 1970 cuando se reveló que la CIA estaba leyendo nuestro correo, debe ser una preocupación el correo electrónico actual también”.

Dejamos como pequeño misterio la escena final de la que se hablará de ella mucho tiempo. “Acabar con esa escena fue la mayor alegría”, dice Stone. “Habíamos hecho una película que importaba, una que es tensa en base a su realidad y el final debeía reflejar que este film debía ser el resultado de algo  le guste a mi conciencia y me apasione”. Y sin duda, así ha sido.

 

Trailer del film

Portada del film de Oliver Stone distribuido por Vertigo Films

Ficha Técnica
Título original: Snowden
Título en España: Todos estamos vigilados. Snowden
Guión. Kieran Fitzgerald and Oliver Stone
Dirección: Oliver Stone
Actores: Joseph Gordon-Levitt, Shailene Woodley, Melissa Leo,  Zachary Quinto, Tom Wilkinson,  Rhys Ifans, Nicholas Cage, Ben Schnetzer, Keith Stanfield
Música: Craig Armstrong, Adam Peters     
Fotografía: Anthony Dod Mantle     
Productores ejecutivos: Bahman Naraghi, José Ibáñez, Max Arvelaiz, Tom Ortenberg, Peter Lawson, James Stern, Douglas Hansen, Christopher Woodrow, Michael Bassick
Producida por:Moritz Borman, Eric Kopeloff, Phillip Schulz-Deyle, Fernando Sulchin
País: Estados Unidos
Duración: 134 min
Género: Thriller, biográfica
Dsitribución en España: Vertigo Films
Año: 2016 (estreno, octubre 2016)
 

Artículo elaborado por la redacción de terra.org a partir del press book de Vertigo Films. Imágenes del film.

actualizado: 
14/10/2016
parte de: