You are here

La dieta espiritual

En esta web nos dedicamos a resaltar obras cuya temática está relacionado con el medio ambiente. Sin embargo, la La dieta espiritual de Francesc Miralles, más allá de que algunos puedan considerarlo un libro de autoayuda, es una invitación a una dieta para eliminar de nuestro organismo todo aquello que sobra. La dieta espiritual nos invita a eliminar 24 actitudes tóxicas para nuestra existencia. A pesar del título, muchos de los errores que marcan nuestra conducta como seres humanos están precisamente anclados en la falta de consciencia ecológica que lacera nuestra sociedad. Por este motivo, compartimos los objetivos de La dieta espiritual en la línea que ayuda a eliminar conductas autodestructivas que contribuyen también a la actual liquidación del medio ambiente. Una dieta grasa, llena de consumismo como la que seguimos a diario exige cambiar hábitos. Debemos liberarnos de los bienes materiales que están consumiendo el planeta y la mejor receta es sentir la felicidad que llevamos dentro y acercarnos a la naturaleza ya que esta es un complemento dietético clave para nuestra nutrición espiritual.

Portada de "La dieta espiritual. Un programa revolucionario para eliminar todo lo que sobrecarga tu vida" de Francesc Miralles.

La dieta espiritual es un libro de lectura amena y fácil. Cómo es habitual en el autor todo está muy bien documentado y sabe recopilar las mejores opiniones de los expertos que han estudiado cada una de estas cargas tóxicas que nos describe y que luego nos propone cómo eliminar. Francesc Miralles propone un plan de 24 semanas, o sea adentrarse a una por carga tóxica del libro por semana de forma que las podamos interiorizar adecuadamente. En definitiva, una semana para pensar desde los apegos que tenemos, hasta nuestros miedos. 

Hablando de apegos, quizás aún siendo la última carga tóxica que nos propone eliminar, a lo mejor a esta hay que dedicarle más tiempo del que nos propone. Los apegos pueden ser múltiples. Hay quienes están atrapados por los gadgets tecnológicos, otros están atrapados por los colores de la moda o la comida de mil recetas.  La clave para una sociedad sostenible es la eliminar este sobrepeso con le que estamos dañando irreversiblemente el planeta. Así que, además de conseguir una mayor liviandad en nuestra personalidad podemos hacer que nuestra huella sobre el planeta también sea más ligera. 

Las cargas tóxicas identificadas que se identifican en La dieta espiritual son las siguientes:

Preocuparse
Estrés
Rigidez mental
Compararse
Envida y celos
Obsesión por las opiniones ajenas
Juzgar y criticar
La ira y el odio
Hostilidades y prejuicios
El ego
Anclarse en el pasado
Rencor
Procrastinar
El miedo
Dispersión
Hipersensibilidad
La apatía
Impaciencia
Perfeccionismo
Dudas
Decir sí (cuando queremos decir no)
Deseo
Pesimismo
Apego

En fin, para ir haciendo boca, transcribimos el plato principal que el autor nos propone para el menú de eliminación del apego:

1. Examina tus relaciones con las personas y con las cosas que más quieres ¿Se basan en el apego? Si la respuesta es afirmativa, proponte relacionarte con ellas desde la provisionalidad (como si el mundo pudiera terminar mañana) sin renunciar al amor.

El autor remata esta práctica con una cita del Dalai Lama: “Nuestros problemas se deben a un apego apasionado a las cosas y a un deseo que nunca se satisfacen por completo, entonces generan aún más angustia. Percibimos las cosas como entidades permanente. En el empeño de conseguir estos objetos de nuestro deseo, empleamos la agresión y la competencia como herramientas supuestamente eficaces y nos destruimos cada vez más en el proceso".

La Dieta Espiritual es un libro de buena lectura, sin olvidar que una dieta verdadera no es una cosa de una semana, sino de una buena práctica toda una vida. Nuestro planeta y nosotros mismos mejoramos cuando mejoramos nuestra vida espiritual. 

 

Si quieres profundizar en el tema desde otra perspectiva  te recomendamos también Las últimas horas de la vieja luz del sol de Thom Hartmann

actualizado: 
01/03/2013
parte de: