You are here

La reducción de cáncer al cerrar una central nuclear

Mayo, 2013.- Un estudio publicado en el número de abril de la revista Biomedicine International (Long-term Local Cancer Reductions Following Nuclear Plant Shutdown, Joseph J. Mangano, Janette D. Sherman - Radiation and Public Health Project, New York, NY, USA) documenta cómo los patrones de riesgo sobre la salud a largo plazo se reducen al disminuir los niveles de peligro ambiental debido al cierre de una central nuclear estadounidense. Los hallazgos de este estudio son importantes para los millones de personas que viven cerca de centrales nucleares activas e inactivas. Este estudio muestra cómo el cierre de centrales nucleares, -que elimina las emisiones radiactivas y reduce las toxinas en el medio ambiente y en la cadena alimentaria-, está relacionado con descensos significativos a corto plazo de casos de cáncer y de muertes infantiles en el entorno local.

Varios reactores nucleares estadounidenses, operados por primera vez en la década de 1950, se han cerrado permanentemente. En EE.UU., 23 de sus 127 reactores han sido cerrados. Doce de estos 23 fueron cerrados de forma permanente 1987 a 1998, varios de los cuales eran relativamente grandes. El último cierre de un reactor se produjo en enero de 1998, lo que significa que han transcurrido períodos posteriores al cierre relativamente largos. Parar un reactor significa el cese inmediato de todas las emisiones radiactivas al medio ambiente, además de la rápida eliminación de radioisótopos de vida corta, -y la reducción gradual de los de larga vida-, en el entorno. Si bien la magnitud de los cambios a largo plazo de la contaminación radiactiva local y la salud alrededor de los reactores cerrados merecía cierto estudio, es una situación que se mantiene prácticamente sin examinar.

Planta de energía nuclear de Rancho Seco, en el condado de Sacramento, California, EE.UU. Fuente: Wikipedia.

La planta de energía nuclear de Rancho Seco en el condado de Sacramento, California, EE.UU., dejó de operar en junio de 1989, y no existe ningún otro reactor en funcionamiento a 200 millas (322 km) del lugar. Los investigadores han examinado los datos oficiales del Registro de Cáncer de California sobre la incidencia de cáncer en el condado de Sacramento, frente a los datos de todo el estado de California, con los dos últimos años de funcionamiento del reactor nuclear (1988-1989) como punto de partida, -el registro se inició en 1988. Las tendencias temporales que se han detectado en el estudio, antes y después del cierre de la central nuclear, se indican según Standard Incidence Ratios (ratios de incidencia estándar) de todos los cánceres combinados, y por género, raza/etnia, tipos comunes de cáncer, y cáncer infantil. Las conclusiones del estudio muestran cómo desde finales de 1980, la incidencia de cáncer en el condado de Sacramento ha disminuido en 28 de 31 categorías (género, razas, tipos de cáncer), con notables disminuciones en los casos de cáncer de mujeres, niños e hispanos. De éstos, 14 son disminuciones estadísticamente significativas y otros 2 limítrofes a lo que se consideraría "significativa". La reducción estimada de casos de cáncer en el condado durante un período de 20 años es de 4.319 casos. Hay muchos factores que pueden resultar en una menor incidencia de cáncer de más de dos décadas, pero la eliminación de los isótopos radiactivos deben abordarse como uno de los factores potenciales.

 

Señales inequívocas del riesgo de las centrales nucleares

Los autores de este estudio, Joseph Mangano, epidemiólogo y director ejecutivo del Public Health Project (Proyecto de Radiación y Salud Pública), y la Dra. Janette Sherman, internista y toxicóloga, señalaron que los hallazgos del primer estudio a largo plazo del impacto del cierre de un reactor nuclear de EE. UU. sobre la salud de una población entera muestra la necesidad de una revisión completa de los riesgos generados por la radiación de bajo nivel.

Se han observado reducciones de los casos de cáncer tanto en los hombres como en las mujeres del condado de Sacramento después de que la central nuclear de Rancho Seco fuera cerrada hace más de 23 años. La reducción fue cuatro veces mayor en las mujeres que en los hombres, así que se consideró que era estadísticamente significativa solo en el caso de las mujeres. Los cánceres de mama y tiroides estaban entre los cuatro tipos de cánceres que se redujeron de forma significativa en las mujeres, según este estudio.

Entre 1988 y 1994, la tasa de cáncer en los niños de hasta 19 años de edad en el condado de Sacramento se redujo desde casi 18 a alrededor de 15 casos por 100.000, un descenso de casi el 14 por ciento. Durante el mismo periodo, la tasa del estado de California no cambió. Durante los dos siguientes lustros, la tasa de cáncer entre los niños del condado siguió disminuyendo, aunque aumentó desde 2005 a 2009 hasta un nivel que seguía siendo más bajo de lo que era a finales de los 80.

Vista aérea de la planta nuclear de Rancho Seco cerrada. La estructura no ha sido desmantelada, sino que se ha vaciado parte de ella y se mantiene en pie. En el extremo superior izquierdo se han situado instalaciones de energía solar fotovoltaica. Fuente: Wikipedia.

"Los efectos de los reactores deberían medirse no solo en relación a la salud, sino también en cuanto al costo", indicó Sherman en el comunicado de prensa. "Por ejemplo, los 4.319 casos de cáncer menos de los esperados en el condado de Sacramento durante los primeros 20 años después del cierre de la central nuclear de Rancho Seco resultan en muchos millones de dólares ahorrados en costes médicos directos, en la reducción de la pérdida de productividad y en ahorros adicionales relacionados con el valor de la vida humana".

"Con unas cifras tan altas como éstas, -y ya que el futuro de esta fuente de energía es una cuestión pública que preocupa tanto-, los informes de este tipo deben ser seguidos por esfuerzos continuos para comprender mejor las posibles mejoras en la salud pública cuando se cierran los reactores", agregó Sherman. "La asociación entre el cierre del reactor nuclear de Rancho Seco y una reducción a largo plazo de los casos de cáncer en el condado, indica que se necesita más investigación para determinar si se trata de una relación causal y hasta dónde alcanzan las consecuencias de la contaminación radiactiva."

El examen del estado de salud local a corto plazo en los jóvenes cambia inmediatamente después de la desconexión de las ocho plantas nucleares de Estados Unidos entre 1987 y 1997. Se compara la mortalidad infantil durante los dos años antes de apagar las centrales, -incluyendo el año de cierre de año-, y los dos años siguientes. Las tasas en cada una de las ocho áreas disminuyeron más rápidamente que en el conjunto de los EE.UU., la disminución total de las ocho áreas fue -17,4% contra -6,4% a nivel nacional. Las tres áreas para las cuales los datos de la incidencia de cáncer estaban disponibles mostraron una disminución de -25,0%, en niños de 0-4 años, frente a un aumento de 0,5% para el conjunto del país.

 

Sospechas evidentes de los efectos sobre la salud de la energía nuclear

Existen distintos métodos de evaluación de la reducción del riesgo después de la eliminación de un peligro para la salud, y éstos continúan evolucionando y pueden presentar resultados variables. El porcentaje más alto de adultos estadounidenses mayores de 18 años de edad fumadores (42,4% en 1965) fue seguido por décadas de declive hasta el 20,6% en 2009. Pero la incidencia ajustada de cáncer de pulmón en EE.UU. en todas las edades siguió aumentando hasta el año 1992, la disminución de 1992 a 2009 fue de sólo del 15,4%, de 69,45 a 58,75 casos por cada 100.000 personas. Hay varias razones que podrían explicar esta dicotomía, incluyendo la latencia entre el tabaquismo y la manifestación de la enfermedad, junto con otros factores de consumo de tabaco que afectan el riesgo de cáncer de pulmón. No hay tipos de cáncer que estén distribuidos al azar en ninguna población.

La central nuclear Bruce Nuclear Generating Station, la instalación nuclear más grande del mundo, cerca de Ontario, Canadá. Fuente: Wikipedia.

En este estudio se han examinado los efectos sobre la salud a corto plazo de la reducción de los productos de fisión. El Tratado de Prohibición Parcial de Ensayos Nucleares de 1963 prueba, que terminó las detonaciones de bombas atómicas sobre suelo estadounidense, en la Unión Soviética y el Reino Unido, se tradujo en la eliminación de todos los isótopos de corta vida de las pruebas en cuestión de meses. Los isótopos de larga vida en el medio se redujeron también. Por ejemplo, la concentración de estroncio-90 en la leche fresca en nueve ciudades de Estados Unidos durante la primavera de 1964 cayó de 30 a 6 picocuries por litro sólo seis años más tarde.

La tasa de mortalidad infantil de EE.UU., que sólo había disminuido de 28,4 a 24,7 muertes por cada 1.000 nacidos vivos (0,93% anual) entre 1951 y 1965, -el período en que las armas nucleares fueron probadas en la atmósfera y la precipitación de sus componentes aumentó-, se redujo a 19,1 en el año 1971 (una reducción de 3,77% por año), después de que el tratado de la prohibición de los ensayos entrara en vigor.

En Connecticut, el único estado con un registro de incidencia de cáncer fiable actualmente, -según los investigadores de este estudio-, la incidencia de cáncer diagnosticados en niños menores de cinco años se redujo un 30 % (20,38 a 14,21 casos por 100.000) entre 1962-1964 y 1967-1969, a raíz de un aumento del +40% después del periodo de 1948 a 1950, -justo después de que empezaran las pruebas de bombas. Para la incidencia de leucemia entre niños de 0-4 años, el cambio fue de +121% en las pruebas de bombas, y -53% en los cinco años después del cese de las pruebas.

Los datos que abordan los cambios en la salud después de la introducción de productos de fisión de los reactores nucleares en el medio ambiente, -no sólo de pruebas de la bomba atómica-, también están disponibles. En 1990 un estudio realizado por el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. incluye los datos de mortalidad temporal cerca de 62 plantas nucleares de Estados Unidos, aunque sólo cuatro de ellos tenían disponibles los datos de incidencia antes y después del arranque de la central nuclear. En la tabla siguiente se muestran aumentos consistentes en (condado vs estado) los ratios de incidencia estándar cerca de cada una de las cuatro plantas nucleares, para cáncer infantil entre 0-19 años de edad, y cáncer de tiroides para todas las edades. El cambio total en la incidencia para ambos tipos de cáncer fue de +0,17.

Tabla del Ratio de incidencia estándar, condado versus estado (ajustado a la población de Estados Unidos de 1950, antes y después del inicio de operación de las plantas nucleares de Connecticut y Iowa, para cánceres de tiroides (todas las edades) y para cáncer infantil (de 0 a 19 años)). Fuente: Long-term Local Cancer Reductions Following Nuclear Plant Shutdown, Joseph J. Mangano, Janette D. Sherman - Radiation and Public Health Project, New York, NY, USA.

 

Historia de la central nuclear de Rancho Seco

En 1966, la Sacramento Municipal Utility District compró 850 hectáreas, en el sureste del Condado de Sacramento para una planta de energía nuclear, que fue construida en la ciudad de Herald, a 40 km al sur-este de la ciudad de Sacramento. A principios de la década de 1970, un pequeño estanque se amplió a un lago de 65 hectáreas para servir como suministro de agua de reserva de emergencia para la central. Alrededor del lago existen 160 hectáreas de área de recreo operados inicialmente por el Condado de Sacramento.

El reactor tiene una potencia de 913 MWe, fabricado por Babcock and Wilcox, y entró en operación comercial el 17 de abril de 1975. El 20 de marzo de 1978 un fallo de suministro de energía para el sistema de instrumentación no nuclear de la planta llevó a la desecación del generador de vapor. En 2005, un estudio en curso de los "precursores" que podrían conducir a un desastre nuclear si hubieran ocurrido fallos adicionales, llevó a la Comisión Reguladora Nuclear (NRC) de los Estados Unidos a la conclusión de que este suceso en Rancho Seco fue el tercero más grave relacionado con la seguridad en Estados Unidos, -por detrás de los accidente de las centrales nucleares de Three Mile Island y de Browns Ferry.

La planta operó desde abril 1975 hasta junio 1989, a pesar de que su licencia de explotación no expiró hasta el 11 de octubre de 2008, después de múltiples referendums. Todos los equipos de generación de energía se ha eliminado de la planta y las torres de refrigeración vacías siguen siendo una parte importante del paisaje local. La mayor parte del sitio es actualmente de uso público sin restricciones, aunque aproximadamente 4,5 hectáreas de tierra, incluyendo un edificio de almacenamiento de residuos radiactivos de bajo nivel y una instalación de almacenamiento de combustible gastado en seco permanecen bajo el control de la NRC.

 

La información de este artículo se ha basado en el estudio publicado por la revista Biomedicine International (Vol. 4, Núm. 1, 2013): Long-term Local Cancer Reductions Following Nuclear Plant Shutdown de Joseph J. Mangano, Janette D. Sherman - Radiation and Public Health Project, New York, EE.UU. Descargar artículo original.

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Artículos relacionados:

> La radiactividad y la salud
> El día después del final de Ascó
> Los problemas de las centrales nucleares catalanas
> Contaminación por baja radiación en Fukushima
> Diez razones para cerrar Garoña

> Más artículos sobre energía nuclear de www.terra.org

actualizado: 
27/05/2013
parte de: