You are here

Pedaleando con Q-Rings

Noviembre, 2013.- ¿A quién no le gustaría moverse en helicóptero en sus desplazamientos cotidianos? Pero habitualmente lo hacemos arrastrándonos sobre el asfalto. Los que vamos en bicicleta, aunque también rodemos por el asfalto, lo podemos hacer con la ligereza del helicóptero gracias al sistema de pedaleo de Rotor Componentes Tecnológicos. 

Durante años he pedaleado con un sistema Rotor Box, una maravilla tecnológica surgida de la mente privilegiada del ingeniero malagueño Pablo Carrasco, y convertido en herramienta de lujo por la empresa que lo acoge junto a su compañero Ignacio Estellés. Con este componente diseñado para pedalear-volar he recorrido más de 20.000 km. Pero en todo este tiempo he precisado disponer de dos Rotors. Este componente, aunque roza lo excelso para cualquier ciclista, precisa de mantenimiento y sus cojinetes tienen una vida limitada. De hecho, he pedaleado con ellos más de lo que recomendaba el fabricante. En cualquier caso, los Rotors para el ciclista urbano ya son historia, pues por el momento no se comercializan. 

Pablo Carrasco a la izquierda, e Ignacio Estellés a la derecha, los impulsores de la tecnología ROTOR para bicicletas. 

Accedí al Rotor Box por una campaña de promoción para poner salud a la bicicleta urbana. Desde entonces, Rotor Componentes Tecnológicos evolucionó y lo hizo a través de un producto, que sin ser de la excelencia del Rotor Box, casi la roza. Pero sobretodo, es un componente casi imperecedero para una bicicleta: los platos ovalados Q-Rings

 
Los Q-Rings como alternativa sensata al pedaleo sin punto muerto

Los Q-Rings no eliminan el punto muerto como las bielas del Sistema Rotor Box, pero redondean el pedaleo de forma que se nota una mejora sobre la rodilla que es la parte del cuerpo que trabaja realmente en el pedaleo. Los Q-Rings permiten iniciar una cadencia de pedaleo más harmoniosa, de forma que evita el efecto de fuerza al que obligan los platos convencionales. La musculatura de las piernas accede a un mayor equilibrio en el ritmo tensión-relajación. Los platos Q-Rings imitan el pedaleo del Rotor Box durante la bajada del pedal, cuando el ciclista genera el 90% de la potencia, de forma que mueve progresivamente un desarrollo mayor según sus piernas son capaces de entregan más potencia.

Aspecto del plato Q-Rings de 39 dientes instalado en mi bicicleta urbana Fetama.

Los Q-Rings usan los músculos de nuestras piernas de manera ligeramente diferente a los platos redondos convencionales. Esta diferencia de reparto de cargas ha llevado a Rotor Componentes Tecnológicos a aconsejar que se siga una guía de colocación para hacer la transición más suave al dejar los platos redondos convencionales. Para instalarse unos Q-Rings, el fabricante insiste en que uno debe haberse leído esta guía previamente. Según ellos, hay cuatro fases que hay que respetar: Fase 1: el entrenamiento mental. Fase 2: iniciarse a la facilidad de pedaleo. Fase 3: adaptación muscular y, finalmente, la fase 4, de customización gracias al sistema OCP (Optimum Chainring Position System) que permite optimizar los Q-Rings de acuerdo con la tipología de pedaleo del ciclista.

 

Experiencia de pedaleo con los Q-Rings

Hay que ser realista y, ante la idea de quedarme sin mi Rotor Box muerto de agotamiento por tanto pedaleo, era el momento de tocar con los pedales en el suelo y los Q-Rings eran la alternativa a mi economía. Pero también es una opción por sensatez ante la evolución de producto. 

Los Q-Rings son un plato que se adapta a cualquier biela y es una pieza que casi no tiene mantenimiento. Dado que yo utilizo un cambio de marchas Dual-Drive en mi bici urbana, necesitaba un plato de 39 dientes. El plato me costó, ya instalado, unos 80 euros. 

Platos ovalados de Q-Rings, una revolución en el pedaleo ciclista.

El primer objetivo, para alguien que anda en bici cada día, aunque no sean muchos kilómetros, pero sí con muchos arranques y frenazos, es evitar el riesgo de molestias en las rodillas, -las temidas condropatías. Hay muchos testimonios de personas que, al incorporar los Q-Rings, han experimentado que sus rodillas les dejaron de doler y eso que estos platos ovalados sólo minimizan el punto muerto.

Si comparamos el precio de este plato con uno convencional redondo puede parecer caro, especialmente, porque por este precio en los supermercados te venden una bici. Otra cosa es lo que luego te costará en mantenimiento o lo que durará una bici de 200 euros. 

Para alguien que, como yo, ha adoptado para su movilidad cotidiana la bicicleta, el sistema de pedaleo es el componente que garantiza mi salud sobre la bici, junto con el sillín ergonómico. Por eso también confio mi bici a un buen mecánico y llevo una cartilla de mantenimiento para evitar, por ejemplo, pedalear con una cadena desgastada que encima estropea los engranajes del cambio de marchas y el propio plato.

Estreno Q-Rings. No es un anuncio, ni tampoco una recomendación, es tan sólo una invitación para compartir el testimonio de que, por muy ecológico que sea ir en bici, lo primero es la salud en el pedaleo y los platos Q-Rings son una alternativa sensata, económica y durable para poner salud a tu bici

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Artículos relacionados:

- Q-Rings, un pedaleo diferente

- Q-Rings de Rotor, un nuevo pedaleo posible y asequible

- Renueva tu sillín DuoPower

- La importancia del sillín

- Rotor baja al asfalto urbano (2004-2005)

- Pedaleando con Rotor por el asfalto urbano

- Experiencias pedaleando con el sistema Rotor

> Puedes descargarte el diagrama entero de evolución del plato Q-ring en todo su movimiento.

actualizado: 
12/11/2013