You are here

Controla tu consumo eléctrico y bájate la potencia

Diciembre, 2013.- La reforma del sector eléctrico, promovida por el Gobierno para complacer a las grandes compañías eléctricas, hace que nuestra factura de la electricidad siga subiendo y, desde ahora, aunque gastemos menos luz, pagaremos más. El pagar la factura de la luz por la potencia contratada perpetúa un modelo obsoleto basado en los combustibles fósiles y la peligrosa energía nuclear, y va en contra de las energías renovables y el ahorro energético.

Pero hay algo que podemos hacer para expresar nuestra protesta y evitar pagar más: bajar la potencia contratada. Con esta sencilla medida, que no requiere más que una notificación a la empresa comercializadora (aunque se cobran unos 10 euros por la tramitación) podremos ahorrar todos los meses en nuestro recibo de la luz. Además, bajándo la potencia de nuestra hogar, oficina, empresa, estamos mostrando al Gobierno de alguan forma nuestro rechazo por la reforma del sector eléctrico. Una reforma insostenible para la economía, el medio ambiente y la sociedad, que nos hará cada vez más dependientes de la importación de hidrocarburos y uranio.

Dos casos de instalación de la pinza amperimétrica en el cable fase del interruptor diferencial. La pinza amperimétrica va conectada a un transmisor que lleva las lecturas al pequeño monitor donde hacemos la lectura del consumo instantáneo.

Para saber cuál es la potencia máxima que consumimos, lo podemos hacer a ojo o lo podemos monitorizar con un smart-meter. En Fundación Tierra, que apoyamos la campaña Bájate la potencia suministramos un medidor de energía al precio simbólico de menos de 25 euros (hasta que se terminen las existencias) para facilitar esta labor (puedes consultar el manual de instalación del mismo previamente).

La pinza amperimétrica colocada alrededor del cable fase y conectada al transmisor de datos del medidor de energía Efergy.

Este aparato es un modelo de los sencillos que existen en el mercado y dispone de tres elementos, como todos ellos: una pinza amperimétrica que es la que mide la intensidad y la convierte en watios hora (porque sabemos que el voltaje es de 220 V), el transmisor de datos y el monitor que nos permite visualizar el consumo. La clave para su instalación es colocar la pinza amperimétrica en el cable fase de tu interruptor diferencial (no es difícil en la mayoría de instalaciones, pero para no correr riesgos puedes pedir ayuda a un profesional).

La ventaja del smart-meter respecto a otros medidores de enchufe también útiles como el E-Socket, es que nos permiten visualizar el consumo instántaneo en todo momento. Mientras que los medidores de enchufe sólo miden el consumo del aparato conectado al mismo, -aunque si disponemos de uno de estos medidores, también podemos conocer nuestro consumo máximo sumando los consumos que leamos de cada aparato que nos interesa tener encendido a la vez.

Montarte un contador en casa

El consejo, -y es lo que yo tengo en mi casa-, es que una vez tenemos instalado el smart-meter, ponemos en marcha los aparatos que serían necesarios en un determinado momento y que no se pueden apagar. Por ejemplo, en un hogar donde todo es eléctrico, en invierno puede ser inevitable tener la climatización y un par de fogones de la encimera eléctrica en el momento de cocinar. La suma de ambos nos puede dar una idea de este máximo de potencia necesaria.

En fin, aquí cada cual debe valorar sus consumos esenciales. En mi caso el contrato que tenía era de una potencia de 8,8 kW. Tras las mediciones la bajé a 5,75 kW (podía bajar hasta 4,6 pero calculé que un día frío la climatización consumía 2,5 kW y dos fogones de la vitrocerámica 1,6 kW cada uno) así que no arriesgué. Luego, en este día frío y mientras estoy cocinando no puedo poner el calentador de agua (0,8 kW) porque saltaría el diferencial. Pongo el calentador eléctrico por la noche, cuando ya apago la climatización, y lo desenchufo una vez nos hemos duchado todos. 

A veces, colocar la pinza amperimétrica no es sencillo si la caja de protecciones está muy apretada. Ante cualquier duda y como recomendación haz que te lo instale un profesional de la electricidad que en menos de 15 minutos lo habrá hecho con toda seguridad para ti y pleno conocimiento de lo que maneja.

Hay otros electrodomésticos que los podemos encender en momentos que tengamos un consumo bajo, como la lavadora, el lavaplatos o incluso el calentador del agua como comentaba. También disponemos de la posibilidad de contratar la electricidad con discriminación horaria y entonces trasladar determinados consumos a las horas valle, cuando nos cobran la electricidad más barata.

Con sólo bajar 2 puntos el valor de la potencia contratada, el ahorro es de unos 100 euros al año y, con discriminación horaria, hasta 300 euros al año. Si tenemos discriminación horaria hay que seguir el tema, pues la compañía distribuidora que hace la lectura de los contadores puede no facilitar la lectura correcta a la comercializadora. Especialmente si has decidido contratar electricidad verde, entonces cada 2 meses puede que debas dar la lectura correcta a tu comercializadora de electricidad verde... lo hacen adrede para que sigas con la compañía del oligopolio.

Otra función interesante del smart-meter es que en todo momento tendrás un control sobre tu consumo energético. Descubrirás los consumos ocultos del stand-by, te darás cuenta cuando te dejes alguna luz o aparato eléctrico encendido, etc. En realidad es un chivato energético para ayudarte a ahorrar energía. No lo dudes. También hay otras marcas y modelos más sofisticados que te permiten acceder a los datos de tu consumo doméstico desde internet o llevar estadísticas con el ordenador. Eso ya a gusto de cada cual, pero yo con mi Efergy básico estoy más que satisfecho: la relación calidad-precio es perfecta como consejero particular para ahorrar energía.

 

- - - - - - - - - - - - - -

Artículos relacionados:

> Mide tu ahorro energético

> Contrata electricidad verde (generada con energías renovables)