You are here

Los ojos del Rainbow Warrior

Su autora, Alejandra de la Fuente, es nueva en el oficio. La motivación de escribir una pequeña historia de uno de los buques más famosos en la lucha ecológica, el Rainbow Warrior, viene de lejos, como confiesa: "Desde que nací, mi padre ha intentado educarme bajo una serie de valores ecologistas. Además, me contaba miles de historias; algunas cortas, algunas largas… con finales felices, con finales tristes. Y yo, simplemente lo escuchaba, sin comprender el trasfondo que tenían. Pero había una que me gustaba por encima de todas; la historia del Rainbow Warrior. Han pasado más de quince de años desde la primera vez que escuché esa historia, desde la primera vez que conocí a Rainbow Warrior y a todos los que le rodeaban".

Portada del libro de Alejandra de la Fuente.

Las hazañas y los personajes del cuento Los ojos del Rainbow Warrior  son ese grupo de “intrépidos y valientes”,  los miembros de Greenpeace, una de las asociaciones ecologistas de mayor calado, tanto por implantación en todo el planeta, como por la tipología de las acciones que llevan a cabo. Esta asociación no sólo se ha especializado en denunciar de forma mediática los ataques de la especie humana sobre el planeta vivo que nos soporta, sino también por que han sabido, en numerosas ocasiones, plantear alternativas innovadoras. En España, podemos destacar su estrategia para implantar las renovables.

El motivo de que haya entidades y personas que advierten a diario sobre la importancia de conservar nuestro planeta es por que, como reconoce Alejandra de la Fuente, "Hubo un tiempo en el que los hombres vivían acorde con su creadora: La naturaleza. Los seres humanos y la naturaleza eran una sola esencia. En ella veían un libro abierto, desnudo, desvelando así sus trucos, sus secretos, para quien sabía leerlo. Pero los hombres que la comprendían, que vivían en armonía con ella, fueron asesinados. Asesinados por una gran mancha negra que cayó como un rayo lanzado por Zeus sobre el planeta tierra. Empezamos a saquearlo todo, sin piedad, sin escrúpulos, sin vergüenza.  El punto de inflexión en el que el hombre dejó para siempre de ser hombre, lo llamamos primera Revolución Industrial. Un mundo pintado de negro, en el que ya no se podía oír, tocar, oler y sentir lo que fuimos, y lo que nunca volvimos a ser."

Los ojos del Rainbow Warrior se lee fácilmente. Puede sentirse como un cuento y este es el formato que le autora le ha querido dar de ahí que el protagonista sea el propio barco: "Todavía recuerdo las últimas palabras de mi capitán. Sus manos agarraban fuertemente el timón. Las sentía ásperas con la piel dura, como si las tuviese llenas de callos. Aún lo recuerdo y aún me entristezco. Tras varios meses de ponerme a punto, de aprender a manejar mi nuevo cuerpo, de conocer a todos mis compañeros, y de alguna que otra presentación, llegó nuestra primera misión. Nos encaminamos a Islandia. A medida que nos acercábamos, sentía como el frío me helaba las velas. Los tripulantes tiritaban, y de sus bocas salía un humo de color blanco cada vez que soltaban aire de sus pulmones. Y eso que era verano, estábamos en Junio de 1978".

A lo largo de los diferentes capítulos que conforman esta breve historia también hay la espectacular fuga del puerto español donde había sido retenido. De hecho el cuento es un repaso por las principales hazañas que los activistas protagonizaron con el Rainbow Warrior.  Años más tarde, después de ser hundido en 1985 en un atentado perpretado por los servicios secretos franceses que causó la muerte de uno de sus tripulantes, Greenpeace volvió a bautizar uno de sus buques con este nombre, el cual estuvo en servicio hasta mediados del 2011.

La historia del barco es también la reflexión que nos podemos hacer frente a esta irracional depredación de todos los recursos naturales terrestres y marinos como nos cuenta el Rainbow Warrior del cuento: "Fue una guerra de desgaste. Ellos: adinerados, poderosos, tramposos, peligrosos, dañinos, perversos, crueles y apoyados por muchos de su misma calaña… cobardes. Nosotros: pobres, sin apenas recursos, odiados, apoyados por nuestra madre naturaleza, por sus hijos, y convencidos de que debíamos conseguirlo, cumpliendo con valentía la profecía de los Cree. Tras fuertes confrontaciones, los guerreros del arco iris conseguimos vencer a los guerreros del dinero. Pese a que algunos estuvimos a punto de morir en la batalla de los mares. Conseguimos que esa masa humana poderosa llamada gobierno, muy a su pesar, firmara un decreto para eliminar de la legalidad los vertidos tóxicos en el mar".

El final de la historia ya lo sabemos, pero que la autora borda con sencillez un final feliz: "Mi vida es ahora mucho más tranquila, pero hay algo que no cambia… sigo durmiéndome todas las noches, escuchando un canto de ballena". Los ojos del Rainbow Warrior es una obra digital, que puede adquririse a través de los servicios digitales de Amazon y por un precio casi simbólico. Cualquiera que le interes conocer las hazañas del Rainbow Warrior debe consultar Death of Rainbow Warrior de Michael King (1986), pero Los ojos del Rainbow Warrior , sin ser un relato historiográfico, sintetiza con una dulzura exquista las principales acciones de Greenpeace con este legendario barco.

actualizado: 
27/07/2014
parte de: