You are here

Los castores, la plaga de Tierra de Fuego

Los castores (2014) es un documental chileno en el que Derek y Giorgia, una jóven pareja de biólogos, se adentran en la hostil Tierra del Fuego para investigar la plaga devastadora de castores que están arrasando con el área. El guión plantea un juego de espejos entre la especie roedora del castor y la especie humana, con la finalidad de alcanzar una dimensión narrativa, no desprovista de sarcasmo, en la cual podamos mirarnos como seres humanos con una distancia que no es frecuente.

El documental, de todas maneras no trata acerca de las peripecias de los dos biólogos que se instalan en Tierra del Fuego para investigar la plaga de estos roedores, sino que se adentra más bien sobre un lugar antes repleto de naturaleza donde se han introducido dos ejemplares de una especie exótica, depredadora de castores, cuyo comportamiento parece formar parte del equilibrio del ecosistema, tal como ocurre en la naturaleza. Es un documental con una cierta visión irónica y se queda corto en el desastre ecológico que representa el castor canadiense introducido en esta zona inhóspita del planeta.

Los castores (2014) se proyecta en España en el marco de la iniciativa de El Documental del Mes. Durante el mes de julio 2015 estará en exhibición en casi cincuenta ciudades de España y Latinoamérica. Consulta las salas de exhibición.

Un ingeniero convertido en una devastadora plaga
El castor canadiense, como el hombre, es un ingeniero de su entorno. Su habilidad natural es roer y derribar árboles cerca de las riberas fluviales. Se alimenta de su corteza y luego aproveha el tronco para construir arquitectura e ingeniería hidráulica en madera.  Altera el cauce de los ríos  con sus represas para adaptar el medio ambiente a las necesidades de su comunidad que precisa mantener láminas de agua estables. En su hábitat nativo, esta actividad no genera mayores problemas cuando forman parte de un engranaje armónico. Pero al desplazarlos geográficamente lejos de sus depredadores naturales, entonces y como ha sucedido tan a menudo con otras especies introducidas, aumenta su población y destruye a los hábitats y especies autóctonas. Las construcciones del castor generan un daño irreparable en el ecosistema de Tierra de Fuego. En la zona el castor causa admiración, pero también indignación, visiones no muy diferentes que las que genera la sociedad humana al transformar el mundo según sus necesidades como sociedad.

La familia Castoridae, engloba actualmente dos especies: el castor americano (Castor canadensis), el castor europeo (Castor fiber). Ambas especies distinguen por el tamaño, pero en sus costumbre son prácticamente idénticos: talan árboles a mansalva y sólo cuando los ecosistemas ribereños no están alterados su población se mantiene en equilibrio con el medio. Sin embargo, actualmente en Tierra del Fuego se estima que hay más castores (unos 150 mil ejemplares se estima) que habitantes (unas 135 mil personas). El castor canadiense introducido en esta zona chileno-argentino se ha convertido en una plaga para ambos países ya que estos roedores han tomado el dominio total de los bosques de la región.

Según el Centro de Estudios Avanzados en Ecología y Biodiversidad de Chile, se estima que son 5.200 hectáreas de bosque nativo las que han sido destruidas por el castor canadiense invasor, particularmente de bosque ribereño, que se encuentra asociado a las orillas de los cursos de agua. Un hábitat forestal que además es el único protegido por la Ley de Bosque de Chile, la cual prohibe su tala. Pero los castores, ajenos a la ley destruyen estos bosques cortando árboles y construyendo diques gigantescos, verdaderas obras de ingeniería hidráulica que provocan inundaciones y destruyen la vegetación autóctona. Recordemos que esta devastación proviene de 1946, momento en que se liberaron unas 25 parejas de castores canadienses para crear una industria peletera en la zona argentina de Tierra de Fuego.

Los castores (2014) ilustra, con una particular visión, otro caso lamentable de la consecuencia de los efectos que puede provocar una especie invasora o mejor dicho reubicada inadecuadamente (casi siempre de forma directa o indirecta por el ser humano). Las especies invasoras son ya la segunda causa a nivel mundial de la pérdida en biodiversidad y extinción de especies.  Pero, curiosamente, mientras estos más de cien mil ejemplares de castores destruyen pristinos bosques australes, otros se aprovechan de la situación: el turismo regional se publicita con el castor como mascota, los cazadores reclaman subsidios para eliminarlos, los científicos siguen con sus investigaciones, los guardaparques hacen lo que pueden  y los restaurantes intentan ofrecer su carne como exquisitez.

La problemátia del castor canadiense en Tierra de Fuego y Patagonia
Fue introducido en 1946 para fomentar la industria peletera, pero esta nunca prosperó. El Gobierno de Chile a través de sus expertos en plagas reconocen que este roedor, del que cada hembra pare al año de 3 a 5 crías, coloniza nuevos territorios a razón de 6 km por año sin tregua gracias a su capacidad de nadar hasta 5 km. De este modo ha conseguido copar toda Tierra del Fuego y las islas adyacentes al Canal Beagle. Por el norte ha atravesado el canal de Magallanes y se le ha capturado en la península de Brunswick, la de Punta Arenas. Así pues hoy se adueñan de toda Tierra del Fuego, el 90% de la isla Hoste, el 100% de las islas Navarino, Dawson y Picton, Lennox y Nueva, las áreas norte y sur del seno Almirantazgo.

El daño a los bosques es el más visible a todas luces, pero también afectan a la calidad del agua y destruyen la flora y fauna local al completo. Las aguas embalsadas por sus presas se llenan de algas que impiden la supervivencia de las otras especies de agua dulce nativas. Bárbara Saavedra, directora para Chile de Wildlife Conservation Society (WCS), describe un escenario devastador: "Han ido dejando una cinta de muerte en la biodiversidad acuática", y advierte que “Lo que no dañaron los aserraderos lo están depredando los castores.” Sin embargo, el problema es que esta devastación la produce un animal simpático.

Trailer Los Castores (Beaverland).

 

Cartel del documental

Ficha técnica
Título original: Beaverland
Dirección: Nicolás Molina, Antonio Luco
Producción: Francisco Hervé
Dirección de fotografía: Nicolás Molina
Montaje: Camila Mercadal, Valeria Hernández
Sonido: Roberto Espinoza, Roberto Collío
Categoría: Documental
Duración: 66 min.
Formato: Digital / Color
Idioma: Español
País: Chile
Año: 2014

Los directores
Nicolás Molina, 1985, se graduó de Dirección Audiovisual en la UC deChile en 2009. Sus cortos “El Jabalí” y “El Atleta” han tenido destacada presencia en festivales. Acaba de estrenar “Chile Suena”, una serie de micro-documentales para TV. “Los Castores” es su primer largometraje.
Antonio Luco, 1986, se graduó de Dirección Audiovisual en la UC deChile en 2009. Hizo el montaje de “Manuel de Ribera”, estrenada en el Festival de Rotterdam en 2010, y ganadora del SANFIC. Es uno de los creadores de MAFI.tv, la premiada serie de documentales de un plano.“Los Castores” es también su primer largometraje.

El otro documental sobre la plaga austral del castor
Existe otro documental, sobre el tema de la plaga del castor en la zona, pero en este caso de producción argentina, dirigdo por Pablo Chehebar & Nicolas Lacouzi y con el título Castores, la invasión del fin del mundo ( 2015) de 87 minutos. Un documental con un ritmo más clásico, que se filmó entre el 2012 y el 2013 en Ushuaia y alrededores, en Tierra del Fuego, Argentina, y Punta Arenas, Magallanes y Chile. Este documental argentino, a diferencia de la versión chilena aborda el mismo problema pero desde un estilo más periodística, y sin duda con más profusión de datos sobre la verdadera problemática del castor canadiense en los lagos y ríos de la Patagonia y Tierra de Fuego. Destacamos que es importante que estos documentales sean divulgados dado que aunque el problema de la plaga de castores está políticamente aceptado y que en 2011 se firmó un acuerdo entre Argentina y Chile para iniciar su erradicación, todavía no se ha puesto en marcha. Mientras, los castores canadienses siguen invadiendo y destruyendo bosques a mayor velocidad que algunas empresas madereras.

TRAILER DEL DOCUMENTAL "CASTORES LA INVASION DEL FIN DEL MUNDO"

Artículo elaborado por la redacción de terra.org. Imagenes: fotogramas del documental, Los Castores de Nicolas Molina y Antonio Luco.

actualizado: 
26/06/2015
parte de: