You are here

Pies descalzos, una obra maestra del manga antinuclear

El 6 de agosto de 1945, un B29 de la flota aéra norteamericana bautizado como Enola Gay lanzó una bomba de uranio (Little Boy) sobre Hiroshima (Japón). Por primera vez la fisión radioactiva se utilizaba como arma de guerra. Causó en un instante más de 120.000 muertes e hirió a más de  360.000 personas. Tres días después, el 9 de agosto, los norteamericanos lanzaron una segunda bomba atómica sobre Nagasaki. De los 240.000 habitantes de Nagasaki, más de 75.000 murieron al instante pero en los siguientes días llegaron a morir hasta 140.000 personas más. Las secuelas de la radiación persistieron durante décadas y atravesaron varias generaciones.

Keiji Nakazawa (Hiroshima, 1939 - Tokio, 2012) tenía seis años cuando estalló la bomba atómica, y toda su familia falleció excepto su madre. Nakazawa vió con sus propios ojos como la madre de un amigo se derritía por efecto de la radiación y la mayoría de sus vecinos y conocidos no eran más que manchas grasientas en el suelo o montones sanguinolientos de restos humanos. La mitad de su familia moría aplastada bajo su propia casa. En 1961 Nakazawa se mudó a Tokio, donde trabajó como caricaturista y creó sus primeros mangas cortos. Tras la muerte de su madre en 1966 plasmó en sus historias la destrucción y el caos de Hiroshima. La más conocida de todas estas obras es Pies descalzos. Una historia de Hiroshima, una larga serie de casi tres mil páginas  protagonizada por un niño que sobrevive al terror atómico.

De Bolsillo, publica Pies descalzos en tres volúmenes que suman 2013 páginas ilustradas. La publicación de la obra entera de Pies descalzos de Nakazawa coincide con el 70 aniversario de la explosión de la primera bomba atómica en Hiroshima

Una obra maestra del manga, un canto antibelicista y antinuclear
Pies descalzos (cuyo título original es Hadashi no Gen) es la historia de Gen, el álter ego del propio Nakazawa, que como superviviente de la bomba atómica pone su experiencia en la vida de un niño de seis años en el seno de una familia antibelicista que deberá afrontar la humillación por parte incluso de sus vecinos. La historia tiene como telón de fondo el fanatismo de la sociedad japonesa anclada en la tradición de que su emperador era un diós. A lo largo de la historia  del primer volumen el sufrimiento es el protagonista principal.

Ilustración de la obra Pies Descalzos.

En el primer volumen, Gen Nakaoka vive con un padre vigilado por las autoridades, una madre embarazada de nuevo y sus cuatro hermanos que bregan por sobrevivir en un país que rechaza a los que no quieren la guerra. Narra las penurias de la población para conseguir un plato de arroz puesto que toda la economía giró a aportar recursos a los militares aunque la población civil muriese luego de hambre. Somos testigos de cómo la población civil, mujeres y niños incluídos, se suicidaba para no perder el honor antes que afrontar la derrota bélica. Nos habla de los kamikazes  ya que el hijo mayor de la familia protagonista se alista en el ejército y solo percibirá su erro cuando le mandan a una de estas unidades. Sin embargo, Gen no se rinde y muestra su obesión para luchar por un futuro mejor.

En el segundo volumen de Pies descalzos, Nakazawa nos sitúa casi dos años después de que estallara la bomba atómica. Entonces, Gen y sus amigos tiene que afrontar las secuelas de la bomba en medio de un entorno de extrema dureza. Es el momento en que Japón vive bajo la ocupación militar estadounidense. Mientras los soldados patrullan, en las calles de Hiroshima aún se pueden oír los gemidos de dolor y el llanto de los supervivientes. Para la mayoría de esa gente la guerra todavía no ha terminado. Conviven con ella. Muchos amigos de Gen han quedado huérfanos y corren el peligro de caer en manos de los yakuza (la mafia japonesa). El protagonista quiere alejarlos de ese mundo, pero también tiene sus propios problemas: su hermana está muy enferma como consecuencia de la radiación.

Ilustración de la obra Pies Descalzos.

El tercer volumen de Pies descalzos se abre como un canto a la paz y a la esperanza. Aquí Gen percibe que rehacer la vida cotidiana parece un reto casi inalcanzable, mucho más duro que crecer. Sin embargo, junto al resto de la pandilla, decide empezar un nuevo proyecto: abrir una sastrería y vender la ropa en la calle. También peleará por ver publicadas las memorias del Sr. Hirayama, porque su historia es la historia de todas las víctimas. Sin embargo, él y sus amigos tendrán que recurrir al mercado negro para conseguirlo. Pero lo peor está por llegar, paradójicamente, cuando la madre de Gen recibe el alta en el hospital…

Este manga al completo con sus tres volúmenes es un canto a la vida como contraste con los horrores de los que el ser humano es capaz de provocar.

 

Iconografia de culto y una obra emblemática
Algunas de las escenas de Pies descalzos son verdaderos iconos sobre la crudeza y el horror de los bombardeos atómicos sobre Japón. La cara medio derritida de una mujer con la que el protagonista estaba hablando justo antes en el momento del bombardeo, es inenarrable. El desfile de los zombies, supervivientes que tras la catástrofe caminan por las calles arrasadas de Hiroshima, con la piel colgándoles a tiras de su cuerpo pidendo agua no deja indiferente. Toda la obra es un testimonio gráfico de lo que ninguna cámara pudo captar más que los ojos de los escasos supervivientes, como su autor.

Ilustración de la obra Pies Descalzos.

La obra fue durante algún tiempo considerada de interés didáctico y estaba en todas las bibliotecas del Japón. Sin embargo, la obra de Nakazawa tiene un punto de subversiva dado el carácter pacifista de la misma ya que encarna la visión paterna que recibió el autor. Su padre fue encarcelado durante la Segunda Guerra Mundial por negarse a ir al frente y ser contrario a la guerra con EEUU. El dibujante fue contrario a la participación de tropas japonesas en la ocupación de Irak. En 2013, ya fallecido Nakazawa, la prefectura de Matsue ordenó retirar las copias del manga de las bibliotecas escolares, aunque permitió a los profesores continuar usándolo como material didáctico bajo su propio criterio. La terrible crítica que rezuma toda la obra hacia el papel de las tropas japonesas, ejemplo del fanatismo imperial y de la corrupción frente a una sociedad empobrecida, nunca ha sido bien aceptada por las élites gubernamentales todavía.

Pies descalzos es un homenaje a los valores que sobresalen del alma humana cuando hay circunstancias tan brutales que arrasan con todas las esperanzas en cuestión de segundos.  Los rasgos de humor y cotidianidad se mezclan en un relato extremo del horror y no sólo a causa de la fisión del átomo. Pero en medio de este complejo sistema sobresalen los sentimientos que pugnan por conseguir un mundo mejor. Esta es la grandeza de Pies descalzos, un manga clásico, un cómic que con estilo particular nos sumerge en una narración más propia de una novela; su profundidad sobrepasa la de un cómic convencional.

Ilustración de la obra Pies Descalzos.

Gen de los pies descalzos, en la traducción exacta del título original japonés, está considerado el mejor cómic sobre la tragedia atómica que vivieron las dos ciudades japonesas bombardeadas con la tecnología radioactiva. Esta obra emblemática del ilustrador Kejii Nakazawa es un legado para las generaciones futuras. Un legado que parte del propio testimonio del horror atómico del autor que vivió en primera persona este horripilante experimento bélico. En el momento de la deflagración de la bomba estaba camino de la escuela a poco más de un kilómetro del epicentro de la explosión. El niño salió indemne probablemente por la protección de un muro de la escuela que evitó que sufriera la terrible ola de calor de la bomba.

En cualquier caso, la edición de la obra entera publicada por De Bolsillo en su versión completa en lengua castellana merece un aplauso. Esta obra es imprescindible, tanto para los amantes de la ilustración, como para aquellas personas que propugnan vivir en una sociedad libre de energía nuclear en todas sus formas. Una obra que debería también aquí ser parte de los programas educativos.

Articulo elaborado por el equipo de redacción de terra.org. Ilustaciones de los tres volúmenes de la obra Pies Descalzos editada por De Bolsillo del Grupo editorial Penguin Random House.

actualizado: 
19/11/2015
parte de: