You are here

Un nueva era

Era el 31 de diciembre de 2003, e internet ya hervía con fuerza, aunque en lo ecológico, todavía poco. Así que un trabajador de la Fundación Tierra decidió que quería explicar sus vivencias intentando llevar un estilo de vida más sostenible y así compartirlas en la red a modo de diario. Había nacido el diario o blog de un ecologista. Su primera entrada era un viaje a Nueva York donde descubría los detalles ecológicos observados en aquella metrópolis. A partir de entonces de una forma regular, casi semanal Manolo Vílchez compartió una experiencia única que sigue siendo una joya, quizás no tanto en el lenguaje como en el fondo de cada cuestión planteada. Su vida iba sobre pedales, la bici para él era como un pequeño universo omnipresente. Más allá de sus excursiones en bici el blog transmitía el pulso vital de una persona curiosa, comprometida o incluso icónica, pero también guerrillera. Bucear por estos contenidos de centenares de vivencias sigue siendo una experiencia recomendable. Gracias a la organización de esta web es fácil de seguir...ya que todas las entradas están ordenadas por fecha de más reciente a más antigua.

A partir de principios del 2008, Vílchez se une a una nueva causa, la de una microempresa de solardomésticos y trasladará sus vivencias a un blog titulado Yo cambio.  La sección del Blog del Ecologista de Terra.org, la asume desde entonces el presidente de  Fundación Tierra, Jordi Miralles. Hoy, cuando estamos en el umbral del 2018 me despido de esta sección y con ello se inicia el cierre de una etapa en este portal.

Una de las primera entradas que publiqué fue para criticar la retirada de los trenes nocturnos de  largo recorrido. No he sido tan prolífico como Manolo; de las 28 páginas ordenadas por fecha que se encuentran en esta sección, yo acumulo las diez primeras más o menos. Son estilos diferentes, pero compartimos la misma pasión por divulgar curiosidades, compartir pensamientos, o detallar los retos y compromisos ecológicos personales, sin descuidar la crítica constructiva a determinadas situaciones. También hay entradas en las que uno fue descalvacado por el amor, y otras en las que uno deja constancia de los desasosiegos cotidianos,  o simplemente se limitan a dar testimonio de un mundo emergente. Todas estas vivencias aquí se quedan.

También para mi el vehículo, en esta andanza vital enmarcada por la pasión con la ecología personal, ha sido la bici. En 2003 adquirí un plegable, luego le añadí una citybike en 2005 que se remasterizó con un nuevo cuadro de Utopia Velo en 2014 y finalmente, por razones de salud me he pasado a una bicicleta eléctrica, una Flyer Flogo. Así que en mi vivienda hay tres bicicletas que uso a conveniencia. La plegable siempre para viajar con transportes públicos. Mi vida en bici ha sido posible gracias a la pasión de una de las primeras tiendas en España especializada de bicicletas urbanas y que a día de hoy siguen comprometidos con la causa por la movilidad urbana sostenible: Espaibici. Con ellos y gracias a ellos (Miguel, David, Xavi) he aprendido mucho sobre bicicletas.

Implícito en este blog también hay volcados los sentimientos más profundos ante los avatares de la vida, así como detalles más personales. Me sincero con el elogio a nuestros "héroes" o "heroínas" de fuera o no tanto pero igualmente emocionantes. Otra peculariedad de este diario son también las imágenes que iustran cada texto. Casi en su totalidad son propias. Así que además de los textos, esta sección acumula un buen número de bellas imágenes ilustrando los textos. En este mano a mano de casi 15 años de experiencias compartidas en esta red humana, Manolo y yo hemos legado mucho más que simples reflexiones. De hecho son numerosas las personas que nos han escrito para pedirnos más detalles de algunas de las cuestiones planteadas como por ejemplo con el baño de bosque en el Pirineo, por citar alguna de las últimas.

Cuando llega el momento de cerrar cualquier historia a uno le puede asaltar la nostalgia, a mi simplemente me emociona el volver a maravillarme por todo lo vivido. Son casi tres lustros de compartir experiencias y reflexiones personales con nuestros lectores. Lo bueno es que a lo largo de este tiempo transcurrido han ido apareciendo muchas iniciativas que impulsan el necesario cambio de cultura para reconocernos como parte del planeta que nos acoge y no utilizarlo como una propiedad para nuestros intereses. El último informe del Worldwatch Institute sobre Educación Ambiental es una buena muestra de los progresos hacia la sostenibilidad, pero estamos en el borde del abismo. Aunque es cierto que algo quizás esté cambiando... incluso en películas de ocio como el episodio VIII de la Guerra de las Galaxias, uno de los personajes se plantea dejar de comer carne.

Estamos todavía lejos de comprender nuestro papel como seres simbónticos del planeta Tierra y, por tanto, de reconocer a la Naturaleza como parte de nuestra esencia y no sólo como un banco de recursos materiales sin fin. En cualquier caso, este blog se termina, pero el portal continua y la entidad que lo gestiona apunta hacia nuevos retos. Para las personas que hemos hecho una parte de este camino nos honra haber sido partícipes y colaboradores de una nueva y necesaria forma de pensar y observar nuestro planeta y nuestro entorno desde la humildad. Muchas personas y autores están en esta línea e incluso empezamos a intuir que quizás también las plantas son inteligentes. Lo que nos queda por ver!!!... Gracias por vuestra compañía en este presente sin tiempo.

Fotos: Fundación Tierra. excepto las tres últimas fotos que ilustran este artículo que son fotogramas de películas comentadas en esta web: Una amistad inolvidable, La Llegada y Hermanos del viento.

actualizado: 
31/12/2017