You are here

Cómo cuidar y conservar la cadena de bicicleta

Detalle de una cadena con rodillo hueco para quitarle peso a la misma.

 

El mantenimiento de la cadena con lubricantes es parte esencial del plan de conservación de una bicicleta.

 

La lubrificación de la cadena ya puede realizarse con productos que disponen de un sello con especificaciones ecológicas, es decir, que son biodegadables.

 

Algunas herramientas para comprobar el estado de la cadena (calibers) como los que ofrece la empresa Roloff y Park Tools.

 

Uno de los elementos clave de la transmisión de la bicicleta es la cadena de bicicleta. Esta, está se ve afectada por un proceso de desgaste debido a la abrasión a la que le someten los otros elementos: los platos y los piñones. Pero también la misma cadena está sometida a un cierto desgaste, que se muestra sobre todo en la elongación de ésta. En otras palabras,  la distancia entre los eslabones individuales aumenta con el paso de los kilómetros, por lo que al cabo de una cierta distancia recorrida (unos 1.500 – 2.000 km), deberemos pensar en cambiar la cadena. Según el modelo de cadena que usemos (de ancho normal o estrecha), la elongación se producirá más o menos rápido. También dependerá mucho del tipo de cambio delantero y trasero que usemos, ya que no es lo mismo una relación delantera de tres platos con nueve velocidades traseras, que una bicicleta que sólo tenga dos platos y siete piñones.

También el tipo de bicicleta influirá en el desgaste de la cadena: las bicicletas reclinables no presentan casi desgaste y las cadenas pueden utilizarse más de 15.000 km, mientras que las bicicletas MTB sometidas a grandes esfuerzos acostumbran a necesitar un cambio más frecuente (cada 1.500 km). Aquí es donde el cuenta kilómetros asume otra una responsabilidad que mucha gente pasa por alto, contar los kilómetros para saber cuando debemos realizar el mantenimiento a la bicicleta.

 

El desgaste de la cadena

En el caso de que no cambiemos a tiempo la cadena, el efecto de la elongación de ésta provoca que los eslabones individuales ya no encajen correctamente en el dentado de piñones y platos. El resultado es que la cadena ya no traccione por igual en todos los eslabones en contacto con los dientes, sino que sea sólo el primer diente quien soporte la mayoría de la carga ejercida sobre la cadena, provocando con ello un desgaste prematuro del piñón o plato en cuestión (el típico fenómeno resultante es que la cadena salte cuando ejercemos una fuerza determinada con las piernas sobre los pedales, cosa que puede conllevar que perdamos el equilibrio). Lo mismo es válido para los platos, aunque estos tarden más en deteriorarse, como para los piñones, ya que tienen muchos más dientes que los anteriores.

El típico fenómeno resultante es que la cadena resbale cuando ejercemos una fuerza determinada con las piernas sobre los pedales, cosa que puede conllevar que perdamos el equilibrio, normalmente se empieza a notar con los piñones pequeños ya que la tracción la hacen sobre menos dientes y estos sufren más respeto a otros piñones. Si esto nos coge desprevenidos y tenemos que continuar con nuestro camino, una solución es seleccionar desarrollos que en los que utilicemos piñones mas grandes o marchas mas cortas que nos permita rebajar la fuerza aplicada a la cadena. Lo mismo es válido para los platos, aunque estos tarden más en deteriorarse que los piñones, ya que tienen muchos más dientes que los anteriores y el desgaste, y la fuerza de arrastre se reparte mejor entre ellos.

Para alargar la vida útil de las cadenas, será necesario no forzar demasiado la estructura de la misma por fuerzas de cizalla, que se generan cuando la trayectoria de la cadena entre plato y piñón se hace oblicua. Cuanto más recta sea la trayectoria, menor será la fuerza de cizalla que actúa sobre la cadena, lo que implicará una menor elongación por kilómetro recorrido, o sea, una vida útil más larga.

Las relaciones ideales para no forzar demasiado la cadena en cualquier situación serán las siguientes:

Plato

Piñón (1 – 9 de arriba a abajo)

Grande

9 – 7 (6)*

Mediano

(7) 6 – 4

Pequeño

(4) 3 – 1

* Los valores entre paréntesis son piñones optativos que todavía pueden utilizarse, pero a partir de los cuales las fuerzas de cizalla sobre la cadena aumentan exponencialmente.

Linea de cadena

La línea de cadena es un punto muy importante a la hora de montar una bicicleta. Normalmente se refiere a la trayectoria de la cadena cuando esta está situada en la mitad del ancho del sistema de piñones y de los platos (por ejemplo, en un cambio de 27 velocidades, piñón cinco y plato medio. En cambios internos es obvio, solo hay un piñón y un plato). La disposición de la cadena debería ser paralela al eje longitudinal de la bicicleta. Eso se mide tal como hemos mencionado con referencia a estos dos puntos y, normalmente, cada fabricante especifica cual debería ser la línea de cadena correcta para cada grupo de marchas, dato a tener en cuenta cuando realicemos adaptaciones entre diferentes grupos. De este modo, los cambios sincronizarán correctamente y se evitará un desgaste excesivo en esas marchas en las cuales la cadena trabaja más cruzada. Aunque parece muy lógico, no todas las bicicletas cumplen esta regla tan simple incluidas, curiosamente,  algunas de gama alta. Y corregir la línea de cadena no es nada sencillo ya que nos obliga a sustituir diferentes piezas como la caja de pedalier y/o el juego de bielas.

 

Detectar la elongación de la cadena

Una de las dificultades para saber cuándo he de cambiar la cadena es cómo medir la elongación. Para ello existen herramientas especiales de las compañías “Park Tools”  y “Rohloff”, que no dejan de ser calibres que nos indican el desgaste en una operación tan sencilla, que sólo se necesitan unos segundos para realizarla. Lo que permiten estos es visualizar que la elongación sea menor de 1 mm, en cuyo caso, si es mayor, debería cambiarse para que no deteriore en exceso los demás componentes como los piñones y los platos. Para el cambio de la cadena, en sí, sólo hará falta una herramienta especial para desmontar y montar los pasadores de la cadena: la tronchacadenas.

También existes eslabones de cadenas desmontables que nos permiten montar y desmontar la cadena de la bicicleta sin necesidad de herramientas. Siempre deberemos fijarnos bien en el tipo de cadena que lleva nuestra bicicleta y la calidad de la misma (cada fabricante tiene sus especificaciones). Hay que tener en cuenta que no todas las cadenas son iguales. Las más habituales son las cadenas para BMX, para cambios internos, para piñones de 3 a 8 velocidades, para 9 piñones y 10 piñones. Las de BMX y de cambio interno son prácticamente iguales pero el paso (la separación entre eslabones) es diferente. Las de 3 a 8 piñones son compatibles y se pueden llegar a montar en cambios internos modernos. Y las de 9 y 10 piñones son iguales a las anteriores pero cada una más estrecha.

En el momento de cambiar la cadena vieja, una solución es ponerla al lado de la nueva y eliminaremos los eslabones sobrantes de la nueva para que tengan siempre la misma longitud. Otra forma más científica es montar la cadena entre el piñón más grande y el plato más grande sin que pase por dentro el cambio, de esta manera tendremos el perímetro máximo. A esta medida, debemos añadirle de dos a cuatro eslabones, dependiendo del tipo de cambio, para darle suficiente longitud para que pase por dentro el cambio. En el momento de quitar la cadena vieja la pondremos al lado de la nueva y eliminaremos los eslabones sobrantes de la nueva para que tengan siempre la misma longitud.  En el caso de no tener las herramientas necesarias, se recomienda usar el servicio de un taller de bicicleta de confianza y dejar que ellos hagan el cambio.

Tipo de bicicleta y nº piñones

Ancho en mm del  pasador de la cadena  

Nº de eslabones de la cadena  

BMX y una velocidad

10.4 - 13 mm

96 - 106

BTT y carretera con 5 o 6 piñones

7.8 mm

108 - 118

BTT, Carretera 7 o 8 piñones

7.3 - 7.1 mm

108 - 118

BTT, carretera 9 piñones

6.8 - 6.6 mm

108 - 116

Carretera con 10 piñones

6.2 - 5.9 mm

108 - 118

Cambios internos modernos y una velocidad   

9.4 - 8.6 mm

105 - 112

 

El cambio de marchas y la cadena

Si cambiamos a menudo la cadena, la vida útil de los piñones y los platos se incrementará en más del doble, siendo esta una razón de peso para cambiarla, ya que el precio de platos y piñones supera en mucho el de una cadena (7 – 40 euros).

Los cambios que menos afectan a la elongación de la cadena son los cambios internos, que en la actualidad van desde las tres hasta las 14 velocidades, dependiendo del fabricante. En este caso tenemos un piñón único en el eje trasero de la bicicleta y un plato delantero. Con esta disposición la cadena casi siempre presenta una trayectoria más o menos recta, por lo que tarda mucho más en elongarse.

Otra posibilidad son los cambios duales que incorporan piñones traseros (6-9) y en el mismo eje trasero el cambio interno (3 velocidades) y un plato único. Si el plato delantero está bien posicionado (centrado) respecto a la piñonera trasera, las fuerzas de cizalla no serán muy grandes y la cadena también puede llegar a vidas útiles largas.

 

Lubricación ecológica

El cuidado de la bici, como en cualquier máquina es imprescindible. Las diferentes partes móviles, especialmente, los elementos que participan en la transmisión, son los que precisan de una mayor atención. Dado que son elementos metálicos la básico es proveerles de lubricación. Dice el refrán que "no hay mejor mecánico que una gota de aceite". Nosotros deberíamos añadir que a una máquina ecológica como la bicicleta sólo se debería atender sólo con productos lubricantes también ecológicos.

Actualmente, hay una línea de productos para el mantenimiento de la bicicleta que son biodegradables, esencialmente, elementos protectores y lubricantes. Un producto biodegradable es aquel que tiene la capacidad para descomponerse en dióxido de carbono y agua a través de la acción microbiana presentes en el suelo y el agua. Esta propiedad es esencial para los productos que entran en contacto con el medio. Los lubricantes de bicicleta no son excepción. Por ello la marca MOTOREX ofrece una línea de productos lubricantes ligeros para la bicicleta biodegradables. Otros productos que podemos usar son las ceras engrasantes como las de Pedro's o Squirrel. Existen lubricantes de cadenas en versión biodegradable (para cadenas que deben trabajar en ambientes húmedos –wet lube y otros para ambientes secos -dry lube, el más usual para nuestra climatología) y  desengrasantes de cadena. El desengrasante extremo, motorex easy clean actúa de forma que al pulverizar el limpiador sobre la cadena y los cambios permite que la suciedad se seque al cabo de unos minutos y esta pueda ser quitada fácilmente con solo frotar con un cepillo o un trapo. Este permite luego que la aplicación del lubricante para cadenas actúe con todo su poder.

 

 

Espai Bici colabora en esta sección

actualizado: 
09/02/2009
parte de: