You are here

Paisajes transformados




 

 


El paisaje industrial con toda su crudeza.

Paisajes transformados, una película de medio ambiente en estado puro.


ficha técnica
Paisajes Transformados

Título original: Manufactured landscapes
Dirección: Jennifer Baichwal
Guión:
Jennifer Baichwal
Actores: Edward Burtynsky
Nacionalidad: Canadá
Año: 2006
Género: Documental
Duración: 90 minutos
Distribución: Karma Films



Paisajes Transformados
El romanticismo de lo feo o la fotografía de la destrucción

Paisajes Transformados es una película que recoge el trabajo del artista internacionalmente reconocido  Edward Burtynsky. En realidad es un trabajo por algunos de sus viajes, en los que toma sus fotografías impactantes como sucede especialmente en China, fotografiando la evidencia y los efectos de la masiva revolución industrial del país. La presa de las Tres Gargantas, las fábricas kilométricas como la de planchas eléctricas de Xiamen, el desguace de barcos en los arenales de Bangladesh o la impresionante renovación urbana de Shangai son algunos de los temas que captura la lente de su cámara. El film, en realidad, es más bien una exposición de las motivaciones de Burtynsky y, sin duda, se convierte en una narración que nos alerta sobre el impacto que estamos causando en nuestro planeta. A lo largo del proceso intenta concienciarnos sobre el mundo y la manera en la que en él vivimos.

No se trata de una película de entretenimiento, tampoco es una película de denuncia. En realidad, estamos frente al trabajo de un artista que ha sido capaz de sacar la intencionalidad artística de paisajes desgarrados de forma brutal por nuestra civilización. Son imágenes de la desmesura, de lugares violados, de voces silenciosas que lo han hecho posible. Tras el derrumbe de cada ladrillo en los pueblos que anegará la gran presa de las Tres Gargantas, cada uno de los ríos envenenados multicolores que se deslizan desde los vertederos mineros, cada uno de los pecios inmensos embarrancados sobre los arenales de Bangladesh, en cada una de las miles de planchas eléctricas circulando por la inmensa nave de la gran factoría planetaria china o la transformación del paisaje rural por los grandes rascacielos... las imágenes del filme dejan una profunda huella sobre el espectador.

El viaje de Paisajes Transformados nos lleva esencialmente por la transformación que está afectando a China, pero también a los desguaces de barcos en Bangladesh. El testimonio de las obras de la central hidroléctrica de las Tres Gargantas puede sonar casi como una sinopsis de Naturaleza muerta. Sin embargo, la documentación del desmantelamiento de petroleros llenos de residuos tóxicos en Bangladesh deja bien patente los efectos sobre la contaminación que causan al entorno. Es evidente que el paseo por la fábrica de planchas eléctricas en Xiamen puede parecer una sinfonía minimalista, donde miles de personas repiten durante horas movimientos robóticos. La mujer probando los dispensadores de agua o la emsambladora de componentes eléctricos causan vértigo a pesar de que la cámara ni se mueve.

El filme, estrenado en el marco del Mes de Cine Solidario -organizado por Karma Films en diferentes ciudades españolas-, a buen seguro que no tendrá tiempo que el boca oreja permita seguirlo en las salas de cine. Sin embargo, es evidente que para cualquiera interesado en la sensibilización ambiental, Paisajes Transformados puede serle de ayuda para reflexionar sobre la importancia de reducir nuestra huella ecológica sobre la Tierra. Advertimos que la película no tiene el ritmo fílmico para  arrastrar al espectador en toda su magnitud, sino todo lo contrario. Es el espectador quien tiene que hacer el esfuerzo de situarse tras la cámara y subirse a la misma para formar parte de esta visión morbosa pero a la vez intensa que nos propone Burtynsky con sus fotografías. Más que un arte de denuncia -aunque también sea susceptible a este tipo de lectura- es una expresión de lo sorpresivo y lo extraño, una sacudida a nuestra bienestante posición que, curiosamente, nos deja lejos de estos paisajes industriales de la destrucción. Unos paisajes que, sin embargo, están implícitos en nuestro consumo desaforado que está arrasando el planeta. Por mucho que queramos eludirlos, pues la mayor parte de ellos se ubican en lugares remotos, no podrán escaparse gracias a la magia artística de las imágenes de Burtynsky. La obra de Burtynsky nos sitúa en la cara y el reverso de la misma moneda: la profunda huella ecológica que deja nuestro estilo de vida insostenible.

Sin duda podemos afirmar, pues, que se trata de una película ideal para la concienciación ambiental, aunque sin duda debe advertirse de visionarse cuando uno no esté agotado y de no pasarse a altas horas, so pena de quedar hiponitzado por las imágenes de la misma y sumirse en una pesadilla sobre el horror de nuestra civilización maltrantado a su entorno, del que no despertar hasta la mañana siguiente. Sólo en un estado de vigilia tenaz uno puede enfrentarse con lucidez al mensaje que subyace en este film.


Curiosidades...
Edward Burtynsky (1955) es conocido especialmente como el fotógrafo de los paisajes industriales. Sus fotografías más divugadas son aquellas en las que registran minas, canteras, depósitos de residuos, campos petrolíferos, fábricas, un paisaje que ha sido calificado de bello y horrible, grotesco y maravilloso, al mismo tiempo. Burtynsky era un fotógrafo convencional de la naturaleza, pero a principios de los años 80 cambió su orientación. Él mismo cuenta que en 1981, en un viaje a Pensilvania, se extravió y, circulando por un lugar desconocido, acabó en una zona minera. Un entorno que Burtynsky calificó de "surrealista" pero que le abrió los ojos sobre las posibilidades plásticas y fotográficas de este paisaje. Tal y como el mismo expresa, "éstas imágenes del paisaje industrial son metáforas de nuestra existencia moderna; buscan el diálogo entre la atracción y la repulsión; la seducción y el miedo. Nuestra dependencia de la naturaleza para proveernos de los materiales necesarios para nuestro consumo y, asimismo, el interés por la salud de nuestro planeta, nos sitúa en una contradicción que nos causa preocupación y desasosiego". En cualquier caso, su trabajo puede visualizarse en una fenomenal galería.