You are here

Los Reyes del Ártico




 

 


Los Reyes del Ártico, una película sobre las especies  víctimas del cambio climático.



La azarosa vida del oso polar y la morsa, protagonistas de Los Reyes del Ártico


ficha técnica
Los Reyes del Ártico

Título original: Artic Tale
Dirección: Sarah Robertson y Adam Ravetech
Guión: Linda Woolverton, Mose Richards, Cristin Gore
Música: Joby Talbot
Nacionalidad: EEUU
Año: 2007
Género: Documental
Duración: 90 minutos
Distribuye: NotroFilms



Los Reyes del Ártico
Víctimas del cambio climático

El Ártico enigmático y gélido se ha convertido en el símbolo de la realidad en la que nos está sumiendo el cambio climático. En estos últimos años no han faltado documentales que nos acercaran a la vida animal del paraíso del hielo. Los osos polares dependen del hielo marino para cazar y utilizan corredores de hielo para desplazarse de un lugar a otro. Las hembras  preñadas emergen en primavera y no han comido durante  5-7 meses. La formación tardía de hielo marino en el Ártico en otoño y la separación temprana del hielo en primavera significa un período más largo de ayuno. Las condiciones de los osos polares en estos útlimos años han permitido observar una reducción del 15 % en el tamaño de los machos adultos así como una disminución en el número de cachorros nacidos entre 1981 y 1998. Aunque este film se centre en el mundo animal no podemos olvidar que hay casi 4 millones de habitantes en la región polar, de los cuales unos 400.000 son indígenas. Los habitantes del Ártico han visto como la acumulación de metales pesados y sustancias orgánicas volátiles (COP) ha incrementado notablemente los trastornos de salud tales como cánceres, disfunciones endocrinas, pérdidas de fertilidad, etc. como se afirma en el informe GEO-4.

National Geographic se ha querido sumar a la advertencia científica de que en los últimos años el hielo ártico ha disminuido un 20 % y que, de seguir a este ritmo, para el 2040 el verano helado podría no tener hielo firme sobre el mar. Aunque este mensaje puede sonar a resabido, Los Reyes del Ártico, un documental familiar, lo reafirma con una contundencia inusitada a través de la aparente ingenuidad de narrar la vida de una osezna de oso polar y una cría de morsa con nombres propios para esta ficción, pero que no es más que el testimonio de una realidad constatada por los científicos. Una vida amenazada en la que los protagonistas son el oso blanco, un depredador poderoso, y la morsa, una presa ocasional del mismo.

Sin embargo, la originalidad de este documental, que está contado casi como un fábula, no deja indiferente porque nos muestra como las estrategias vitales aprendidas generación tras generación por estos colosos quedan obsoletas frente a los cambios ecológicos en su entorno natural. La vida en el Ártico es ya de por sí dura, como para que por razones de la falta de hielo de los últimos lustros, el oso polar ya no pueda cazar focas bajo el hielo porque simplemente no hay el suficiente grosor para que las focas se escondan y el oso las pueda capturar. En la otra cara de la moneda, las morsas, comedoras convulsivas de almejas que se tumban en los témpanos, no tienen donde reposar y las manadas ven amenazada su tranquila existencia. Al final, todo redunda en una falta de alimento esencial que hace estragos en las poblaciones naturales de estos reyes del ártico, por someterlas a esfuerzos titánicos que no siempre tienen un final feliz. Y así, poco a poco, la historia del filme, que empieza con tiernas escenas del nacimiento de dos oseznos polares y una morsa, va tomando un cariz cada vez más dramático. Las visicitudes entrelazadas de estos dos colosos árticos nos muestran la crudeza de su existencia por culpa del calentamiento global.

Es evidente que se trata de un documental en el que el equipo que ha participado ha hecho un importante esfuerzo para tomar imágenes inéditas como las tomas submarinas o en condiciones de climatología extrema. Desde la comodidad de la butaca, lo que en apariencia podría ser un paseo singular por uno de estos paisajes inasequibles para la mayoría, nos sumerge en la inestabilidad ecológica que hemos creado y que en el Ártico empieza a vislumbrarse con toda su crudeza. Tratándose de un documental familiar no faltan algunas escenas divertidas: desde el patinaje de dos osos sobre el hielo hasta la pestilenta sobremesa de la manada de morsas tras zamparse una media de unas cuatro mil almejas por barba. Pero el drama de la existencia en un ecosistema cambiante para especies tan especializadas recorre todo el metraje y, a lo largo de la proyección, helará nuestras consciencias.

La lucha contra el cambio climático es en realidad una lucha contra nosotros mismos. O sea que, quizás, los cambios en nuestros hábitos deberían producirse sin necesidad de ser espectadores de este tipo de documentales. Sin embargo, quizás la simpatía que pueden crear los dos protagonistas del mismo sirvan de acicate para mover ficha por nuestra parte. La vida para los protagonistas del Ártico se ha visto complicada hasta la tragedia con la falta de hielo durante el verano.  En este 2008, Año Internacional de la Tierra, Los Reyes del Ártico nos traslada, a la vez que nos advierte, a la fragilidad de uno de los ecosistemas más prístinos pero a la vez más alejados de los centros urbanos e industriales desde los que contribuimos al calentamiento global. Se podría pensar que es un documental más sobre osos polares y otros habitantes árticos, pero debemos insistir en que se trata de una película para sacudir nuestra cómoda realidad derrochadora en emisiones con efecto invernadero. En este sentido, se agradece que se inviertan tantos esfuerzos tecnológicos y creativos en una severa advertencia sobre nuestro futuro, ni que esté revestida por una aparentemente ingenua historia de animalillos. Un film, pues, totalmente recomendable para hacernos conscientes de que debemos empezar a ser parte de la solución. Algo que, como advierte este documental, no es más que la punta de los témpanos helados cada vez menos frecuentes en el Ártico. La versión española ha sido presentada por la multinacional de la iluminación Osram, que produce bombillas de bajo consumo de calidad.


Curiosidades...
La versión española está narrada por Belén Rueda.



actualizado: 
08/03/2008
parte de: