You are here

La Petite Reine, transporte de mercancías en triciclo




La Petite Reine, transporte de mercancías en triciclo


Imagen del cargociclo de La Petite Reine en pleno trabajo por París (Foto La Petite Reine)


Cargo bike o triciclo de carga de caja frontal y tacción trasera.


Detalle del cargociclo de tracción delantera de La Petite Reine.


En la central de reparto de La Petita Reine cargando un vehículo.


Ejemplo de aplicación publicitaria de los cargociclos de La Petite Reine.

Febrero, 2008. El triciclo es un vehículo que por sus características se convierte en una herramienta de gran utilidad para el transporte de mercancías y también de personas. Los triciclos están presentes ya en algunas ciudades en aplicaciones turísticas, como es el caso de los Trixis, unos triciclos para pasear a otro ritmo y descubrir los secretos urbanos. También hay ciudades con una larga tradición de empleo de triciclos para llevar a los niños al cole y luego realizar la compra. Existen algunos triciclos empleados para realizar campañas de publicidad sin contaminar y empresas que usan triciclos para determinados servicios, desde recoger basuras hasta repartir correo. En algunos países no desarrollados, los triciclos tienen un amplio catálogo. Además existen los tradicionales triciclos tipo reclinable, que tanto para paseo como para aventura aportan experiencias singulares al conductor. Algunos de estos triciclos de tracción biomecánica llevan un apoyo incorporando un pequeño motor eléctrico de 250 W en el buje de la rueda tractora. Pero la gran ventaja de los triciclos respecto a la bicicleta es que son realmente versátiles, ya que mantienen la estabilidad cuando están detenidos. Por este motivo, las aplicaciones industriales de los triciclos sobrepasan la imaginación en cuanto a posibilidades. Algunas tiendas de bici visualizan ya estas alternativas de movilidad sostenible.

Triciclos de tracción trasera y tracción delantera
Un triciclo no deja de ser la mitad de una bicicleta – ya sea su parte anterior o su parte posterior–, a la que se le incorpora una base con dos ruedas unida a una de las partes, que es desde donde se impulsa con el pedaleo al vehículo. Los triciclos de tracción delantera permiten remolques de mayor altura y dimensión, dado que el conductor va delante. Los triciclos de tracción trasera tienen una mejor percepción sobre la carga y menos complejidad tecnológica, pero la capacidad de carga es algo menor para poder facilitar la visión del conductor. 

Tanto en la tracción trasera como en la delantera, la maniobrabilidad de un triciclo es absoluta. Sin embargo, el ángulo de giro es casi radial en los de tracción delantera, mientras que en los de tracción trasera el ángulo de giro es menor, pero superior al de un vehículo de tracción mecánica de dimensiones similares. Así que entre una tipología u otra, lo importante es tener claro el uso que le querremos dar. Lógicamente, la carga delantera permite una mejor visibilidad de la misma, tanto en su transporte como en su reparto, pues el conductor la tiene en todo momento frente a él.

Transporte de mercancías en triciclo a la práctica
En algunos centros urbanos históricos está prohibida la circulación de vehículos con motor térmico, lo que ha provocado que en el reparto de mercancías se buscaran alternativas. La industria del motor desarrolló aplicaciones basadas en el motor eléctrico, silencioso y no contaminante localmente. Otras ciudades con índices altos de contaminación están fomentando la distribución de paquetería con triciclos. Desde hace unos años, en dos distritos de París la empresa La Petite Reine (la pequeña reina, que en francés es una expresión coloquial para llamar a la bicicleta) realiza servicios de transporte de tracción biomecánica a modo de terminal intraurbano de mercancías por cuenta de otros, como socio privilegiado de empresas de reparto, pero con una mayor competitividad, calidad y respeto hacia el medio ambiente.

Para ello, La Petite Reine desarrolló su propio triciclo de transporte (cargocycle), que por su diseño se convierte en un vehículo singular. Con un peso de unos 80 kg, puede transportar hasta 180 kg más el propio conductor. La caja de transporte tiene una capacidad equivalente a 1.400 litros, lo que le permite llevar paquetería de una altura de más de 120 cm, eso sí, que no sea excesivamente pesada e inferior a los 75 cm de ancho. En cualquier caso, el triciclo de La Petite Reine, además de tener un gran volumen de transporte, puede ser también un espacio de publicidad.  

Los cargociclos de La Petite Reine
El concepto de cargocycle nace en el año 2001, cuando Gilles Manuelle concibe y utiliza triciclos con caja abierta y asistencia eléctrica, cuyo volumen útil de 400 litros permitía arrastrar hasta 80 kg de carga. Dos años más tarde diseña un triciclo de carga trasera con capacidad de carga útil de 1.200 litros y cuyo peso de transporte puede alcanzar 150 kg. Pero el actual cargociclo de La Petite Reine nace definitivamente en el 2006 y se convierte en un icono de la empresa. Además, permite repartir mercancía con un peso de hasta 180 kg y un volumen de 1.400 litros.

Las entregas de paquetería se efectúan gracias a los cargociclo, con un sistema de asistencia eléctrica. El sistema es un motor de 250 W en la rueda delantera, que obtiene la energía de una batería ion-litio. Esto no sólo permite mayor rapidez con menos esfuerzo, sino también un buen ejemplo de respeto por el medio ambiente, al evitar emisiones con efecto invernadero.

Los cargociclos disponen de autonomía suficiente para un día de entrega y pueden circular por todas las vías urbanas, se aparcan fácilmente y nunca causan atascos o interrumpen vías de circulación, como sucede con la mayoría de transportes de reparto, que son furgonetas de motor térmico. La empresa La Petite Reine considera que sus cargociclos son vehículos urbanos por excelencia, porque permiten sustituir a las camionetas y ofrecen una verdadera solución para asumir todos tipos de mercancías compatibles en peso y en volumen. Lo cierto es que, aunque tengan una menor velocidad, ésta es más constante y la facilidad de acceso a la dirección de entrega permite aportar una mayor competitividad en el reparto de pequeños paquetes.

Las ventajas de la logística en triciclo
Como reconoce La Petite Reine, la mayoría de las plataformas logísticas se basan en centros de acopio de mercancías para su distribución situados fuera de las ciudades y son monocliente. Sin embargo, en una ciudad pueden repartir diferentes empresas de transporte, cada uno desde su base logística, que cuando deben adentrarse hasta los centros lo hacen con los mismos vehículos comerciales que por su tamaño no son muy manejables. Una camioneta de entrega pesa más de una tonelada, suministra por término medio menos de 100 kg de mercancías y recorre alrededor de 15 km sobre la zona de reparto. En cualquier caso, en determinados centros urbanos su presencia causa numerosas molestias a parte de contaminación.

Una camioneta de reparto que trabaje unas 7 horas al día por un centro histórico acaba siendo causante de embotellamientos y devgenerar alta tensión por el estacionamiento en doble fila, ocupación de vías ciclables, etc. Además, como todos  los trayectos se hacen a las horas punta, el reparto de mercancías constituye un problema para la circulación, de estorbo del espacio, contaminación y pérdida de tiempo. Esta situación, además de tener efectos sobre el entorno, también supone un factor de tensión para los conductor-repartidores, así como para los usuarios del espacio urbano (hora de llegada a la escuela, apertura de los comercios, de los servicios administrativos…). En las grandes aglomeraciones, los vehículos industriales ligeros (VUL) representan por término medio un 20% del espacio ocupado en la vía pública. Las operaciones terminales de entregas de mercancías son responsables de alrededor de un 46% del consumo de gasóleo en ciudad.

Así que un esquema más racional de gestión de los flujos de mercancías en ciudad sería entrar las mercancías en horas de bajo tránsito, como puede ser a primera hora de la mañana, a un centro de distribución logístico situado en el propio centro y a partir de éste iniciar un reparto menos agresivo, tanto en lo ambiental como en lo social, con vehículos de tracción biomecánica. Precisamente ésto es lo que hace La Petite Reine en Paris. Así que, al recibir paquetería de diferentes empresas de reparto, la puede agrupar por clientes y es precisamente esta concentración la que permite hacer altamente competitivo el reparto en los cargociclos de La Petite Reine.

La alternativa de La Petite Reine
La Petite Reine propone, pues, una alternativa realista e inteligente para el transporte de mercancías intraurbano, basada en ubicar una plataforma logística centrourbana y en el reparto con vehículos de bajo impacto ecológico, mínimo consumo energético y mantenimiento reducido. Esto hace que pueda ofrecer un servicio de entrega económico, eficaz y duradero para los centros-ciudad, ya que concentra las mercancías de las empresas de reparto en horario no comercial y de menor tráfico, permitiendo también reducir la presencia de vehículos motorizados de transporte en los centros urbanos. Los cargocycles de La Petite Reine se adaptan a las entregas respetando la calidad del medio ambiente, con rapidez, sin molestar al tráfico ni a los transeúntes y disminuyendo la contaminación del aire.

La Petite Reine se ha convertido en un interlocutor privilegiado para ofrecer a las empresas de reparto un servicio eficaz y competitivo para los profesionales del transporte, comerciantes y colectividades locales en los centros urbanos.

El cicloartista Oscar Patsi, en referencia a la implantación de la bicicleta –a las que asimila a mariposas– en las ciudades, resume con gran precisión esta visión que ofrece el transporte en triciclos de La Petite Reine en París, Dijon, Bordeaux y Ginebra: “La fórmula magistral para la captación de nuevas mariposas es simplemente polinizar. Belleza llama a belleza, silencio llama a respeto y elegancia llama a admiración. En bicicleta hay que ir como a caballo, con la cabeza erguida, no es necesario hablar y no discutir jamás. La mariposa limpia y la espada brillante”. Sin duda, La Petite Reine es un buen ejemplo de elegancia, eficacia y compromiso ecológico en el transporte de pequeña paquetería en centros urbanos.