You are here

The Age of Stupid, la película

The Age of Stupid (La Era de la Estupidez) es un documental en clave de ficción que pretende ser una reflexión sobre por qué la sociedad no hizo nada para frenar los efectos del cambio cuando aún había tiempo que intenta sacudir las conciencias de la gente, especialmente las de los responsables políticos. Este es pues el punto de partida de un hombre solitario que vive en el año 2055 en un mundo devastado por el cambio climático. Al ver reportajes del daño causado unos cuarenta años atrás se pregunta: ¿por qué no hicimos algo para evitarlo?

Por tanto, este documental hace un repaso a algunas de las “estupideces” que estamos cometiendo y que seria la responsable del agotamiento de las reservas de combustibles fósiles, la inestabilidad meteorológica que ha comportado huracanes y tifones de fuerza destructora inaudita, o las sequías pertinaces que devastan cosechas por medio mundo, etc. Pero por encima de todo, en este juego de porque no hicimos algo que nos propone el film, juegan también un papel importante las alternativas que tenemos al alcance y que por las propias inercias no apoyamos suficientemente. Adoptar nuevas ideas es relativamente fácil cuando estas están bien construidas en base a los deseos humanos. Pero, sin embargo, los seres humanos resultamos patéticos cuando se trata de “cambiar” a favor de la austeridad, de una mayor esfuerzo laboral o inversor para una economía ecológica. The Age of Stupid es un paseo contado a modo de fábula, pero en la que las imágenes y los problemas expuestos no son más que la pura realidad.

El film tan sólo los muestra con los recursos audiovisuales propios para que el espectador no quede indiferente. Y de esto se trata frente a una película del género documental. En este sentido conserva pues el rigor y no se escuda tras los tópicos. El equipo de la película ha contado con un buen grupo de asesores sobre el tema del cambio climático, en especial de la Met Office Hadley Centre y del Intergovernmental Panel on Climate Change y ha basado la mayor parte de sus predicciones en la obra de Mark Lynas autor de High Tide y Six Degrees: Our Future on a Hotter Planet, traducidos a más de 12 lenguas (en España, está traducido al catalán y castellano).

The Age of Stupid está basada en "las predicciones de la ciencia dominante". Esta afirmación al principio del film no es recurso retórico para declararse como película realista sino que es la realidad hasta donde sabe la ciencia actual. Se defienden que no son El Día Después de Mañana, basado en fenómenos climáticos que son tan poco realistas y que contravienen las leyes de la física. La conclusión es que las predicciones que nos aportan los científicos sobre lo que ocurrirá en las próximas décadas son tan aterradoras que no era necesario exagerar para incrementar el efecto dramático. El aumento del nivel del mar se está acelerando y un aumento de temperatura de dos grados es ahora muy difícil de evitar, y que los mares son ya más ácidos que el de medio millón de años debido al dióxido de carbono que se disuelve en los océanos. ¿Cuántas más alertas necesitamos para empezar a actuar?. Lo interesante de la película es que a partir de diversos personajes reales, una mujer africana que quiere ser médico, un empresario de la energía eólica al que los vecinos del pueblo no le dejan instalar sus aerogeneradores o el ejecutivo indio que crea la primera compañía de aviacion low cost, son algunos de los personajes que permiten alertar sobre las incongruencias que nos convierten en verdaderamente una especie estúpida.


 
La película está ambientada en el año 2055, algo menos de los 50 años que nos quedarían para actuar. El actor Pete Postlethwaite interpreta a un hombre que vive como guardián de un vasto archivo para dejar de testimonio del porqué llegamos hasta la devastación y no consideramos algo tan simple como salvarnos a nosotros mismos cuando todavía había tiempo. Es el de la voz de la conciencia de todas aquellas personas que quedan con vida, que están sufriendo los resultados del calentamiento global debido al incremento de emisiones acumuladas que ya hemos vertido a la atmósfera (entre el inicio de la revolución industrial -1859 y hoy -2009), y lógicamente las que no hemos parado de verter en las décadas futuras. Si no somos capaces de reconocer lo que estamos haciendo sin duda en el futuro nos considerarán estúpidos. Pensemos que las discusiones intergubernamentales son para reducciones bien modestas y que como proyecta la Agencia Internacional de la Energía, las emisiones estarán 45% más alto que en la actualidad ya en 2030.

Porqué no nos salvamos cuando tuvimos la oportunidad

Y este es el escenario que The Age of Stupid muestra con el respaldo científico y se presenta no para sugerir el fatalismo o la negación sino para sumarse a miles de esfuerzos como el de la campaña: Not Stupid. Debemos recordar que las emisiones per cápita en España son de 7,2 toneladas al año y que lo razonable sería de 1 tonelada (o sea que precisamos de una reducción bien importante). Las escenas que nos presenta la película se basan en las previsiones del cambio de temperatura más realista y por ello defienden que no se trata de exageraciones sino de realidades a las que nos abocamos sin remedio. La secuencia de apertura puede plantear algunas dudas: Londres se inunda en silencio, la Ópera de Sydney se muestra en el contexto de la furia de las llamas, el pico alpino del Matterhorn en Suiza está desprovista de nieve, y Las Vegas está enterrado en un océano de dunas arenosas.  El propio equipo del film es en este sentido contundente: “Lo sentimos, no lo son”.

Pero The Age of Stupid mira precisamente este mundo para animarnos  a afrontar los cambios necesarios y esfuerzos necesarios para reducir las emisiones y frenar el incremento de la temperatura global porque el film toma su hipótesis de debacle de nuestra civilización en base a una previsión climática de poco más de 2 ° C por encima de los niveles preindustriales para 2055 (recordemos que hoy por hoy el incremento de temperatura es ya 0,8 ° C por encima del clima pre-industrial "natural").

El film también invita a que se valore el esfuerzo artístico y documental y que el espectador no se escude en negar su propia responsabilidad de actuar - sobre la base de que es "alarmista". El film se presentó en España en 2009 con el soporte de Greenpeace y la Fundación Tierra, -que ya se había preocupado previamente en la divulgación de films de temática ambiental como La hora 11.

Algunas curiosidades

El tema del cambio climático ha tenido en los últimos años un notable impacto en el cine: desde el drama de El día de mañana hasta la denuncia demoledora de Una verdad incómoda. Pero también ha habido propuestas para recordarnos lo que podemos hacer desde la producida por Leonardo DiCaprio, La hora 11, hasta producciones independientes con mucho compromiso como Recipes for disaster. Ahora ha sido el nominado a los Oscar, Pete Postlethwaite (En el nombre del padre, Sospechosos habituales) quien se ha atrave con una la película escrita y realizada por Franny Armstrong (McLibel, Drowned Out) y producida por John Baltsek (nominado a los Oscar por Un día de septiembre).

The Age of Stupid tiene una característica especial y es que ha sido financiada por el público. La película ha sido posible gracias a la venta de acciones a 228 individuos y grupos preocupados por el cambio climático. Estos grupos están formados por una gran diversidad de gente que han colaborado con el presupuesto global de la película que era de 513.000 euros para la producción, 205.200 para el lanzamiento en el Reino Unido y 250.800 para el lanzamiento internacional. Ni que decir que la cifra de producción es una tercera parte de lo que se correspondería por una producción equivalente.

Además el film pretende poder ofrecer unos buenos rendimientos a los inversores como ha sucedido con otros films como Super Size Me que permitió ganar 19 millones de euros o El viaje del Emperador que ingresó 43 millones de euros. A pesar de ser un proyecto más bien modesto la película se estrena en un año clave en las negociaciones internacionales para tomar medidas más contundentes contra el cambio climático. Por este motivo en la estrena el próximo día 21 de septiembre 2009 contará con Kofi Annan, ex secretario de la ONU, o la actriz Gillian Anderson, así como el equipo de la película acompañado por distintas personalidades, activistas medioambientales y jefes de gobierno. Todos ellos llegarán al centro de Manhattan por varios medios de transporte (barco, bicicleta...) y caminarán por una alfombra verde, iluminada con energía solar.
 

Cartel de la película The Age of Stupid.

Ficha técnica

Título original: The Age of Stupid
Director: Franny Armstrong
Actores: Pete Postlethwaite
Coordinación musical: Daniel Cross
Duración: 92 minutos
País: Reino Unido
Género: Documental
Año: 2009
Distribuidora: Arts Alliance Media

Artículo elaborado por la redacción de terra.org. Fotografías del film.

actualizado: 
09/09/2012
parte de: