You are here

Entregando la llave de cierre de la central nuclear de Garoña





Entregando la llave de cierre de la central nuclear de Garoña ##fechadiario##
Dirigentes de las entidades ecologistas catalanas agrupadas en la coordinadora Cerremos las Nucleares.

La campaña antinuclear es lo más sensato que podemos hacer en estos momentos.

Una llave clave para un cierre necesario









En un acto unitario –como sucede pocas veces–, grupos de personas por todo el país hicieron entrega de la llave de cierre para la central nuclear de Garoña, en las delegaciones del gobierno del Estado de sus correspondientes autonomías .

Así pues, la coordinadora TLN-100%-EER convocó a los activistas a sumarse al acto de entrega de una de las llaves necesarias para proceder al cierre de Garoña en la Delegación del Gobierno en Catalunya, el pasado jueves 21 de mayo a las 19 horas. Esta acción se realizaba de forma coordinada con compañeros y compañeras del movimiento contrario a la energía nuclear en Madrid, Valencia, Burgos, Extremadura, etc., con el objetivo de contrarrestar la presión que los grupos partidarios de la energía nuclear están realizando sobre el Gobierno del Estado, desde que la vicepresidenta primera declaró, en el mes de enero de 2007, que el Gobierno no procedería a la renovación del permiso de explotación de la central de Garoña.

Curiosamente, el acto coincidía con el anuncio y presentación de un informe de la Fundación Ideas del PSOE, en el que se recomienda no renovar la concesión operativa de Garoña.

Esta campaña para intentar relanzar la energía nuclear se está haciendo cada vez más agresiva. La respuesta al fracaso de sus "proyectos estrella" ha consistido en elevar el nivel de demagogia y mentiras a cotas más altas. En realidad, ya hemos denunciado desde este diario por qué están definitivamente fuera de línea.

Además, desde el ecologismo –y con él, la ciencia y la técnica con conciencia–, se argumenta que para hervir agua (que es lo que hace en definitiva una central nuclear, para fabricar electricidad con el vapor generado por la fisión) hay soluciones más elegantes y ecológicas que la reacción de fisión de los núcleos del uranio-235 (dando como resultado productos de fisión altamente radioactivos) y la reacción de la absorción neutrónica del Uranio-239 (dando como resultado Plutonio-239, cuando 4 kg de Pu-239 bastan para disponer de una bomba atómica).

El acto –que contó con una representación de las principales entidades implicadas en el campaña contra el cierre de Garoña– se realizó frente a la Delegación del Gobierno en Barcelona, que estaba fuertemente custodiada por la policía, pues hay que suponer que debían imaginar que los antinucleares podían lanzar un ataque radioactivo sobre este edificio. Sin embargo, los policías, con sus cascos y sus porras enfundadas, quedaron muy defraudados al ver que todo consistía en un acto simbólico casi protocolario y se quedaron con las ganas de repartir leña, aunque alguno miraba de reojo esperando la orden de la carga. Por suerte, uno de los oficiales, con más experiencia, rápidamente se dio cuenta de que era algo sencillo y dio todas las facilidades para que dos representantes entregaran a uno de los funcionarios la llave, en el interior del edificio, y todo quedara pacíficamente resuelto. En fin, que se agradece que queden profesionales. Los miembros de la benemérita que custodian el interior del edificio estaban alucinando al ver que, con tanta dignidad, dos ecologistas se quedaran felices entregando su llave para el cierre de Garoña, sin más. Y es que, en este país, a lo del pacifismo y la corrección cívica le queda mucho por andar en ambos lados.

Pero, frente a esta denuncia ecologista, las mentiras y el silencio relacionados con Garoña no cesan. Se silencia que desde que empezó el año 2009 ya ha tenido nueve problemas de seguridad, se oculta el malogrado estado de su reactor y la cantidad de fugas que presenta. En definitiva, éste era un acto para  generar un estado de opinión que lleve al Gobierno a implicar el dinero público en el mantenimiento de su negocio. Por el momento, ya han logrado que el cierre de Garoña ni se mencione en la intervención presidencial del debate sobre el estado de la nación.

Se da la curiosidad de que, antes de esta concentración, en la sede de la Delegación del Gobierno se presentaba otra película que había reunido a diferentes medios de comunicación, entre ellos los de la televisión catalana. Se les explicó que habían sido convocados, pero el periodista se despachó diciendo que no tenían asignada la noticia nuclear. Y es que el mundo puede acabarse, pero los medios de comunicación sólo son el eco de los gobernantes…

Y mientras todo esto se sucedía para advertir sobre Garoña, Greenpeace y Ecologistas en Acción denuncian que, en las inspecciones realizadas en los tubos en U de los generadores de vapor de Almaraz II, durante la recarga se han vuelto a encontrar fenómenos de corrosión en los tubos de sus tres generadores de vapor. Argumentan que “esto obligará a los explotadores de la central a caras reparaciones y quizá a un nuevo cambio de los generadores. Los motivos para la corrosión son la acción combinada de las sales disueltas en el circuito primario de refrigeración y el pandeo de los largos tubos, sujetos por un sistema conocido como nido de abeja. Y esto a pesar de que en el cambio de los 90 se aseguraba que estos fenómenos no volverían a producirse”. A su vez, sentencian que “se trata de una grave noticia, justo cuando están a punto de cumplirse los treinta años de funcionamiento de la central, cuando se quiere proceder a una ampliación de potencia de las dos unidades y cuando se van a acometer las obras de construcción de las torres de refrigeración que salven el grave problema del calentamiento del agua del Tajo. Para estas organizaciones, lo más sensato es dejar de tirar el dinero en inversiones en estas peligrosas instalaciones atómicas y proceder a su cierre.”

En fin, que en el tema nuclear algún día tendremos el susto o el accidente que nadie quiere, pero también es cierto que no se podrá argumentar que el movimiento ecologista no ha sido proactivo para impedirlo.


¿Por qué este diario?