You are here

El hielo se derrite más rápidamente en todas partes

23 de diciembre de 2009, Alexandra Giese, traducción con permiso de Earth Policy Institute. - Del hielo marino del Ártico al interior del Antártico, hasta los picos montañosos de Perú, Alaska y Tíbet, el hielo se está derritiendo a una velocidad alarmante. La pérdida acelerada de las capas de hielo, del hielo marino y de glaciares es uno de los indicadores de mayor alcance y más llamativos de un clima que se está calentando.

zoom

El deshielo se está produciendo en todo el mundo, en este mapa se muestran las áreas más afectadas. En inglés. Fuente: Earth Policy Institute

La pérdida más notable de hielo de estos últimos años corresponde  a la reducción del hielo marino en el Océano Ártico. Desde los primeros datos registrados por satélites en 1979 hasta 1996, el área de hielo disminuyó a un índice constante del 3 % por década, debido al aumento de la temperatura. En la década siguiente, el área de hielo disminuyó un 11 %, alcanzando un mínimo dramático en 2007. En septiembre de ese año, el hielo marino ocupó solamente 3,6 millones de kilómetros cuadrados, un área el 27 % más pequeña que la bajada récord anterior (en 2005) y un 38 % más pequeño que el promedio 1979-2007. La cobertura del hielo marino del verano ha aumentado levemente durante los dos años pasados, pero está todavía lejos por debajo del promedio a largo plazo. (Véase la figura.)

El decrecimiento del hielo marino

Las reducciones en grueso y volumen del hielo son dramáticas. La combinación de estas reducciones ha llevado a una disminución de la cantidad de hielo que persiste en el Ártico a lo largo de las estaciones. El hielo permanente es más estable y menos susceptible a la desintegración que el hielo estacional fino, de breve duración, que se forma cada invierno. Entre 1987 y 2007, la cantidad de hielo de por lo menos cinco años de vida, ha caído a plomo a partir del 57 % a apenas un 7 %. Los cambios drásticos en la cubierta del hielo marino han llevado a los científicos de la University of Washington y de la National Oceanic and Atmospheric Administration a predecir que el verano de 2037 podría ser la primera vez que veamos un Ártico sin hielo en un millón de años. Otros científicos han predicho un Ártico en gran parte sin hielo para el verano de 2015.

El decrecimiento del hielo marino es una tendencia que se retro-alimenta debido a lo que se conoce como el efecto del albedo. El hielo refleja hasta el 70 % de la luz del sol que lo alcanza, mientras que el agua del océano refleja solamente el 6 % y absorbe el resto como calor. Esto significa que tan pronto como una pequeña cantidad de hielo marino desaparece y se expone el agua subyacente del océano, el sistema comienza a absorber más energía, lo que favorece un mayor derretimiento del hielo. Los peligros asociados a este escenario de calentamiento acelerado incluyen la destrucción rápida de los diversos ecosistemas que soportan los osos polares, las focas y las morsas, entre otros organismos; un deshielo de la tundra ártica, que puede lanzar copiosas cantidades de metano de gases de efecto invernadero; y el calentamiento creciente de Groenlandia.

zoom

Fotografía aérea de una isla frente la costa de Groenlandia. Fuente: Túrelio, Wikimedia Commons

El calentamiento de Groenlandia y el deshielo del Polo Sud 

Los datos recogidos por los satélites indican que la capa de hielo de Groenlandia ha estado experimentando un derretimiento acelerado, particularmente durante las últimas décadas. De hecho, el derretimiento anual medio de Groenlandia entre 2002 y 2005 era el triple que el del período 1997-2003, y el área del derretimiento de verano en la capa de hielo ha aumentado el 30 % desde 1979. Durante estos últimos años, los cambios en las dinámicas del hielo debidos a temperaturas más altas han hecho que los glaciares fluyeran más rápidamente, conllevando una pérdida adicional de hielo. El agua del deshielo lubrica la base de los glaciares que transportan el hielo desde el interior al mar, lo que hace que su movimiento acelere (por ejemplo, la velocidad del glaciar más grande de Groenlandia se doblado en apenas cinco años). Los lagos superficiales propagan las fracturas a través de la capa de hielo a medida que drenan, lubricando aún más la base y debilitando la capa de hielo con una red de grietas. Y los glaciares se han estado rompiendo en el océano con fuerza suficiente para que se detecte en los sismómetros de todo el mundo. La frecuencia de estos “terremotos glaciales” ha aumentado durante estos últimos años; en 2005, por ejemplo, hubo sobre el doble de temblores que en cualquier otro año antes de 2002. Con todo esto, Groenlandia perdió 1.500 gigatoneladas de hielo entre 2000 y 2008, más agua que la que se utiliza en los hogares e industria de los EE.UU. durante un período de seis años.

zoom

Comparación de tamaño superficial entre Europa y la Antártica. Fuente: Hannes Grobe, Alfred Wegener Institute for Polar and Marine Research, Bremerhaven, Alemania.

En el hemisferio meridional, el Polo Antártico, también está dando muestras de que el clima se calienta. La pérdida anual de la masa de hielo del continente entero se ha más que doblado entre los períodos 2002-06 y 2006-09. En marzo de 2009, un pedazo de 400 kilómetros cuadrados de hielo se rompió de la capa de hielo de Wilkins, el décimo derrumbamiento de la capa de hielo en la península antártica recientemente. La rotura más notable fue la de la capa de hielo de Larsen B en 2002, de cerca de 3.000 kilómetros cuadrados, casi el tamaño de Rhode Island. La capa de hielo antártica del oeste (West Antarctic ice sheet -WAIS) perdió un 59 % más de hielo en 2006 de lo que perdió en 1996. El drenaje de flujo rápido de un glaciar del WAIS, el glaciar Pine Island, experimentó una cuadruplicación en su índice medio de pérdida de volumen entre 1995 y 2006. La capa de hielo Antártica del Este, anteriormente estable o aún ganando en masa, puede también estar encogiendo. Un reciente estudio de 2009 de Nature Geoscience señala una fusión neta de la capa de hielo desde 2006. Este nuevo descubrimiento se suma a los temores cada vez mayores del colapso total de la capa de hielo y la subida del nivel del mar. Con el deshielo creciente, los científicos dicen que el nivel del mar podría aumentar cerca de 2 metros antes de fin de este siglo.

El derretimiento de los glaciares de montaña en todo el mundo 

Los glaciares de las montañas son mucho más pequeños con respecto a las capas de hielo polares, con lo que así, no plantean una amenaza importante para el nivel del mar del mundo. Pero debido a su proximidad e importancia para los establecimientos humanos, su deshielo también plantea un interés grave e inmediato. El deshilo de los glaciares de montaña pueden crear peligros como caídas de rocas, avalanchas, e inundaciones repentinas de los lagos glaciales; también tienen impactos significativos en las fuentes de agua dulce. En todo el mundo, la tasa anual media de derretimiento del glaciar de montaña se había doblado entre 1996 y 2005 en relación a la década anterior. El World Glacier Monitoring Service tituló el 2007, el último año para el cual los datos están disponibles, el décimo-octavo año consecutivo de retroceso para los 30 glaciares de referencia medidos desde 1976.

Los glaciares en el Himalaya y en la meseta tibetana componen el cuerpo más grande de hielo fuera de los polos y proporcionan agua a los sistemas fluviales más importantes de Asia, que suministran agua a más de 2.000 millones de personas. Esta agua es vital para beber y para irrigar las cosechas de trigo y de arroz en China y la India, las cosechas más grandes del mundo. Durante estos últimos años, los glaciares del Himalaya han estado retrocediendo a tasas que oscilaban entre los 10 a los 60 metros por año. Mientras desaparecen los glaciares, los flujos de los sistemas fluviales de la estación seca que dependan de ellos, pueden disminuir hasta el 70 %, convirtiéndolos en ríos estacionales. Los sistemas fluviales que están en riesgo incluyen los ríos Yangtzé, Amarillo, Indus, Ganges y Brahmaputra.

Los Andes, hogar del 90 % de los glaciares tropicales del mundo, también están experimentando un derretimiento rápido y una reducción del suministro de agua: entre principios de los años 70 y 2006, los glaciares peruanos y bolivianos perdieron cerca de la mitad de su superficie. En Perú, el derretimiento del glaciar y de la nieve proporciona el 80 % del agua dulce, usada no sólo para beber sino también para la hidroelectricidad, que suministra más del 80 % de la energía del país. En la vecina Bolivia, el gobernador de La Paz está anticipando ya severas escaseces de agua y preparando un programa para la migración fuera del capital. El glaciar de Chacaltaya de 18.000 años, hogar de la única estación de esquí del país, desapareció en 2009.

Evolución del glaciar Grinnell en el Glacier National Park, Montana, USA. Fotografías del glaciar (de izquierda a derecha) 1938, 1981 y 2005. Fuente: United States Geological Survey

Los glaciares del montaje Kilimanjaro de Tanzania, antiguos iconos culturales y espirituales, disminuyeron en área un 84 % entre 1912 y 2007, y continúan derritiéndose rápidamente. En Alaska, el 98 % de los glaciares está adelgazándose o retrocediendo actualmente. Y la fusión acelerada pone el Parque Nacional Glacier de Montana a punto de perder sus homónimos antes de 2020.

Esta tendencia actual de pérdida de hielo es alarmante, pero quizás lo más desconcertante es el hecho de que el derretimiento del hielo está ocurriendo a velocidades incluso más rápidas que los modelos que los científicos han predicho, lo que acentúa la necesidad de recortar emisiones antes de que el mundo vea toda la capa de hielo derrumbarse, inundaciones catastróficas de zonas costeras bajas, y gran escasez de agua y alimentos. Después de todo, en palabras del catedrático Johan Rockström de la Universidad de Estocolmo, “no sabemos cómo recongelar la capa de hielo de Groenlandia.”

actualizado: 
27/12/2009
parte de: