You are here

La bicicleta y sus dueños

Que en México hay pasión por la bici lo prueba la militancia que anima a su uso en ciudades que realmente están en estado de sitio por parte de los automóviles, como por ejemplo en Guadalajara. Pero, contra este estado de excepción a la movilidad sostenible, la imaginación saltó al poder y eso es lo que ha llevado que existan colectivos capaces de reunir a miles de personas para pedalear e incluso periódicamente organicen congresos de bici urbana.

Especialmente, el colectivo de Guadalajara tiene un alma particular como prueban sus declaraciones “Estamos aquí para divertirnos, para generar conciencia entre nosotr@s, ciclistas, peatones, automovilistas, autoridades, que se den cuenta que existimos, tenemos derecho a circular con seguridad por las calles, no somos una casualidad, no somos un fantasma, somos una alternativa de movilidad, exigimos respeto como nosotros debemos dar, esté no es un paseo más, es un movimiento ciudadano que busca el uso de la bicicleta como medio de transporte”.

En este marco, surgen pues iniciativas culturales de todo tipo en las que la bicicleta es la protagonista. Una de estas curiosidades culturales ha sido convertida en un libro con vocación literaria y global: La bicicleta y sus dueños, publicado en México.

La bicicleta y sus dueños
Rogelio Garza
Ilustraciones: Maru Sandoval
Mexico, 2009
rueda-libre.blogspot.com

Partiendo de una idea sencilla y realista: que la bicicleta es un vehículo fundamental en la historia moderna del ser humano y de que quien más quien menos ha tenido una bicicleta, al mexicano Rogelio Garza se le ocurrió investigar la relación de determinados personajes de la historia reciente con la bicicleta. Además, de ciclista convencido, tiene alma de escritor. Así que también se lo planteó como una oportunidad para releer al mundo des de la bicicleta. La bicicleta y sus dueños reúne pues los relatos de diferentes figuras del mundo del arte, la historia y la técnica en relación a la bicicleta que tuvieron o utilizan. Entre ellos hay desde cantantes como Madona, hasta científicos como Carl Sagan, pasando por revolucionarios como el Che y diversos políticos, incluido Barak Obama.

Sin embargo, esta pequeña joya literaria y documental sobre el mundo de la bicicleta también da unas pinceladas de aspectos complementarios, en capítulos cuyos títulos ya dejan claro su contenido: la rueda del tiempo: Tour de France; ciclos y cine; ciclismo mágico: para leer la mundo en bicicleta; la rueda del tiempo: la bicicleta moderna, una cadena de sucesos y rock ‘n’ bikes: un cancionero bicicletero. El conjunto de las dos docenas de personajes retratados más estos complementos configuran, junto con las ilustraciones que lo acompañan, una obra en si misma atractiva más allá del gusto que supone su lectura.

Que el autor es un enamorado de la bicicleta queda perfectamente reflejado en la introducción cuando confiesa que “Andar en bicicleta es pura magia. Es cuidar y fomentar la armonía planetaria. Esto es fácil de comprobar si observamos un mapa del sistema solar: el planeta que habitamos es una estrella menor de los cambios de velocidad espacial y atracción cósmica, visibles al trazar la órbita de su movimiento de traslación. Es decir, el sistema solar al que pertenecemos sólo es parte de la gran bicicleta, que alguien está pedaleando para mover al Universo y mantener el equilibrio”.

Cada personaje desvelado en el libro tiene pues algún tipo de historia con una bicicleta, la cual a su vez es la excusa para que el autor ilustre desde de un punto de vista bien personal al retratado. Por ejemplo, si tiene o no bicicleta la cantante Britney Spears, una de las personas investigadas respecto a sus bicis, eso lo sabe ella, pero lo que está documentado es que en el 2002 la susodicha donó una bicicleta infantil Bianchi Mini Kitty para una subasta destinada a recoger fondos para las víctimas del 11S y a opinión del autor “Preferible recordarla con su bicicleta infantil que verla gorda, rapada y enloquecida por la fama”.

La bicicleta de Carl Sagan vista por la ilustradora Maru Sandoval

A veces, los libros, tienen la magia de situarnos en espacios donde sólo la imaginación es capaz de entrar. La bicicleta y sus dueños no puede considerarse un libro realista en el sentido de ser un apunte biográfico de los personajes y su relación con la bicicleta, aunque recopila situaciones biográficas documentadas. Esencialmente es un libro literario en el que los personajes y la bicicleta son simples excusas para que la prosa personal del autor nos inunde de su mundo, de la bicicleta, pero también de las relaciones de esta con el cine, la literatura o la música y tiene razón: “así es, al pedalear, como al leer y escribir el tiempo transcurre d manera distinta dos formas de fugarse sanamente. Podríamos seguir por la ruta ciclista de la literatura, haciendo paradas en las obras donde encontramos a la bicicleta, pero el tiempo real se termina y el camino es largo, para recorrerlo se necesita un buen par de ojos como ruedas”.

La edición es exquisita y las ilustraciones de Maru Sandoval para cada uno de las portadas que introducen a los diferentes personajes configuran sin duda alguna colección de postales gráficas de antología. Es curioso que este libro, que es producto de la tozudez del autor, no tenga un distribución global, porque por contenido lo merece. En cualquier caso va por la segunda edición y puede adquirirse desde su web.

 

actualizado: 
04/09/2010
parte de: