You are here

SQM. Los pájaros de la mina

La SQM o síndrome de la sensibilidad química múltiple es una reacción global del cuerpo humano frente a cualquier estímulo químico al que a menudo se añaden otras intolerancias ambientales (ondas electromagnéticas, sonido, luz, etc.) que convierten a los afectados en "desaparecidos" sociales. Deben recluirse e intentar sobrevivir sin la influencia de cualquier sustancia química , principalmente sintética, aún a  dosis  inferiores  a los niveles oficiales establecidos de tolerancia humana. Sin embargo se da el caso que algunas sustancias naturales concentradas tales como los aceites esenciales de plantas aromáticas también pueden provocar efectos diversos aunque con menor intensidad que las sintéticas.
Su vida se convierte en un calvario invisible tanto por los efectos fisiológicos que sufren como por la incomprensión social que conlleva. Las personas afectadas se ven expuestas a reacciones fisiológicas a menudo imprevisibles y varían de una persona a otra. La SQM es una enfermedad  no reconocida oficialmente en España. No vamos a insistir sobre el tema del que hay abundante información y en este portal ya hemos publicado algún que otro artículo.

Hay blogs, puntos de encuentro, reportajes en televisión, documentales con entrevistas de personas afectadas que constituyen un vivo testimonio de esta realidad. Hay libros bien documentados, libros testimoniales, estudios, y organizaciones que intentan conseguir que las administraciones públicas se hagan cargo de la atención y prevención de estas patologías. Se estima que en España puede afectar a unas 400.000 personas, medicos expertos y cientificos han declarado que se trata de una epidemia emergente que sin medidas adecuadas tendera a pandemia. Algunas son personas afectadas levemente con molestias que remiten al evitar las substancias desencadenantes aunque la tendencia es a sumar intolerancias. Otras evolucionan a mas severidad, y empeoran con cada exposición, pudiendo llegar al colapso inmunológico, nervioso, respiratorio, digestivo, circulatorio, intenso dolor, con precipitación de síntomas o deterioro irreversible de órganos.. Suelen añadirse los problemas laborales, familiares, sociales, etc. El dramatismo llega a veces a casos insólitos, inhumanos, y con el acoso psíquico y físico de su entorno familiar incrédulo. Muchas de ellas son personas que padecen crisis diarias, con fortísimos dolores, taquicardias intensas, inflamación general, fiebre, asfixia, temblores...

zoom

La vida de una afectada por la SQM llevada al cine.

Puede parecernos que el SQM es como algo que nos es ajeno porque la mayoría resistimos aparentemente los embates de la toxicidad química en nuestro entorno. Sin embargo, nos olvidamos que estamos envueltos por más de 100.000 sustancias orgánicas sintéticas que nunca antes de la ciencia química contemporánea habían existido y que se han puesto al mercado ignorando sus efectos. Es lógico que nuestro organismo pueda reaccionar frente a este caldo venenoso de formas impredecibles. Sin embargo, como se ha dicho, los afectados por SQM son como los canarios empleados por los mineros para detectar gases tóxicos. Así que cada nuevo afectado de SQM nos revela que el avance de la "nube tóxica" es evidente y que tarde o temprano puede dejarnos a todos afectados. Debemos vivir una vida más sana cuidando el medio ambiente.

Uno de los últimos materiales de denuncia sobre el SQM es la película Los pájaros de la mina (2010) dirigida por Víctor Moreno. Todas las personas afectadas por SQM empezaron con una exposición prolongada o intensa a algún producto químico: gasolina, pesticidas, ambientadores, equipos ofimáticos, productos de limpieza industrial, formol de laboratorio, etc. Muchas deben vivir con mascarillas, todas deben evitar exponerse a ambientes y sustancias xenobióticas (ajenas a la vida) Solo pueden convivir con personas que lleven una estilo de vida exento de tóxicos (en el vestido, en los productos de higiene, etc.). La vida de los afectados del SQM es la advertencia de que cambiemos a un estilo de vida sin química toxica. Mientras, esta poderosa industria con el auspicio de UNESCO, anuncia el 2011 como el Año Internacional de la Química. Debería ser un año para reflexionar sobre los límites de esta industria que primero comercializa y después prueba la toxicidad de lo que vende. Una industria que tiene visiones habitualmente con intereses contrapuestos a acuerdos del Parlamento Europeo. Datos y testimonios no faltan, pero el SQM sigue afectando y destrozando la vida de personas inocentes.

Los pájaros de la mina puede visualizarse en este enlace.