You are here

Energía renovable pedaleando paso a paso

La autonomía energética es una posibilidad que tenemos a disposición; no sólo con las tecnologías renovables convencionales sino también con una actividad tan simple como pedalear. Hemos descrito ya en estas páginas las posibilidades que ofrece la energía humana para generar electricidad. También hemos dado ejemplos concretos, de entidades que han convertido la bicicleta generadora de energía en su fuente de electricidad para hacer funcionar la megafonía para sus conciertos sostenibles.

El esquema de funcionamiento de gestión eléctrica sostenible en los conciertos sostenibles que ofrecen desde Producciones Callejeras.

He asistido a un taller de como fabricarse una bicicleta generadora de electricidad para usos domésticos de la mano de Producciones Callejeras. Allí estaba pues Walter González, dispuesto a revelar los secretos de su fuente de energía con pedaleo con la cual monta sus conciertos musicales. Otras entidades del barrio de Sant Martí e Provençals de Barcelona, implicadas en un plan de energía participativa se sumaron a la iniciativa, como Biciclot o Metal+Inc.

El típico ejemplo de un sistema sencillo de generación energética renovable con una bici convencional desde un entrenador adaptado con un motor eléctrico.

Lo primero es disponer de un motor en corriente continua de imán único. En fin, el típico motor eléctrico de patinete que generan un máximo de 250 W de potencia con 13,7 A y hasta un máximo de 24 V.

Luego, la clave está en adquirir un caballete para entrenamiento ciclista que consta de un soporte en V invertida que fija la bicicleta por el eje de la rueda trasera y que llevan un rodillo móvil por donde friccionará la rueda. Algunos de estos soportes tienen posiciones de mayor o menor fricción, pero esto no es importante para nuestra aplicación.

Así que con el motor y el caballete de entreno ya disponemos de los elementos esenciales para conseguir que nuestra bicicleta sea generadora cuando está en casa.

Detalle del caballete de entreno junto con la pieza de engranaje que se le ha adaptado para que case con el eje del motor y cuando la rueda gire arrastre al motor eléctrico y este genere energía.

A continuación basta con preparar el cableado del motor eléctrico para que este se mueva en una sóla dirección. Para ello tomaremos el cable de polo positivo y le colocaremos un diodo de forma que la electricidad funcione en un único sentido, de forma que nuestro motor ruede no en sentido horario, sino antihorario ya que este será accionado por la rueda de la bicicleta arrastrando el rodillo móvil.

Una vez le hemos colocado el diodo ahora se trata de conectarlo a la batería, respetando que habiendo invertido el polo positivo y negativo, pues, hagamos bien la conexión. De este modo, cuando iniciemos la marcha pedaleando y el motor empiece a generar electricidad podemos medir con un amperímetro como aumenta el voltaje que le entra a la batería.

Para que el motor repose mejor sobre el caballete se le hace una pletina de soporte para que quede bien sujetado. Luego colocamos el diodo sobre el cable negativo que luego conectaremos en el polo positivo de la batería de forma que así al invertir la polaridad conseguimos que el motor se mueva al revés que el rodillo del caballete de entrenamiento.

Walter recomienda que, para no poner un regulador, elemento imprescindible en una instalación de energía autónoma, que protege a la batería de una sobretensión, basta con tener algún consumo enchufado al sistema antes de iniciar el pedaleo. Sin embargo, lo suyo es colocarle un regulador entre el motor y la batería.

La tensión que vamos a generar cuando pedaleamos es la que realmente carga la batería. Esta debe ser una batería de potencia: las que se usan para arranque, que se caracterizan porque permiten sacarles mayor potencia en un mínimo tiempo.

El pedaleo para obtener energía eléctrica es una actividad saludable y que invita a participar.

Luego, una vez que tenemos la batería cargada con la bici, ya podemos enchufarle a la misma los aparatos que sean de nuestra utilidad. Si lo hacemos con aparatos de corriente alterna, tendremos que poner un inversor (aparato que convierte la corriente continua de la batería en alterna) después de la batería. Walter recomienda que un inversor de un máximo 600 W es suficiente.

Una vez tenemos el motor conectado a la batería y con un inversor que transforma en alterna ya le podemos conectar nuestra utilidad. En este caso, Producciones Callejeras lo usa para el sistema de megafonía de sus conciertos musicales.

Lo suyo sería que a esta batería se pudieran conectar utilidades o aparatos electrodomésticos con corriente continua. En este sentido, el libro Energía Solar en sistmas con 12 voltios explica como convertir algunos electrodomésticos a corriente continua y de este modo que todo el sistema autónomo sea más eficiente.

En el taller también enseñaron a convertir en bicicleta generadora una bici de entreno. En este caso todo es más sencillo pues ya no se necesita el apoyo en uve, basta con fijar el motor con un rodillo para que éste gire con la rueda delantera de la bici. En cualquier caso, el amigo Walter de Producciones Callejeras se ofrecía a contestar las dudas que pudieran surgir a los que se adentraran en fabricarse su propia unidad de generación eléctrica autónoma con pedaleo.

Algunas de las curiosas bicis que fabrican los del taller de Metal+Inc.

Y mientras esto sucedía, los ingeniosos y virtuosos del taller de Metal+Inc expertos en soldadura de cuadros viejos de bicicleta mostraron y dejaron probar a los curiosos que pasaban por allí su parque de bicicletas chopper y sidecar hasta triciclos costumizados. En fin, una jornada sencilla y llena de sentido formativo. Pues que tu bici, cuando está en casa, pueda aportarte la electricidad renovable necesaria para tener luz mientras haces ejercicio saludable es un conocimiento muy útil en tiempos de crisis.

Fotos del reportaje: Fundación Tierra.

 

 

actualizado: 
13/11/2011