Esparcir tres litros de cenizas no es un problema ecológico. Sin embargo, abandonar una urna cineraria, que se convierte en un residuo, es un problema cívico. El problema ecológico no son las cenizas si se esparcen solas, como tampoco lo son las urnas biodegradables certificadas. El problema es el abandono de urnas de metal, plástico y otros materiales imperecederos abandonados de forma incívica...
Los servicios funerarios actuales son uno de los pocos sectores socioeconómicos que apenas ha hecho nada a favor del...
Analizamos el impacto de las flores de jardinería en los servicios funerarios y difundimos el uso de estas desde una...
Este informe explora las áreas tradicionales de la educación ambiental, tales como el aprendizaje basado en la...
Esta es la historia de un perro que tuvo la suerte de vivir el equivalente a los 105 años humanos gracias a la...