El pastoreo tradicional constituye una herramienta altamente eficaz para preservar la biodiversidad, fertilizar los suelos, optimizar los recursos hídricos y revertir el calentamiento global. La península ibérica goza de una red de vías pecuarias única en el mundo, que recorre 125.000 kilómetros y ocupa 420.000 hectáreas de superficie.