Página inicial
Ecología práctica
  
Mapa     Tienda Biohabitat    Agenda verde

PATROCINIO



  ESPECIAL. Informe La huerta de Almería


página: 1 - 2 - 3 - [4] - 5 - 6
Almería: el final de la gran cosecha
Texto: Helena Migueiz y Cristian Añó
Fotos: Raúl Montanós
INTEGRAL número 272


   ÍNDICE

   Miles de toneladas de residuos al año
   La encrucijada de 16.000 agricultores
   El agua como factor limitante
   La presión sobre los espacios naturales
   Un esperado plan de ordenación territorial
   Almería no acoge
   Un modelo alimentario poco saludable


   INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

   1. Almería en cifras
   2. Producción intensiva de residuos
   3. Planta de recogida y transferencia de residuos
   4. Balance de un invernadero

   5. El invernadero inteligente
   6. La industria auxiliar
   7. Contaminación de acuíferos
   8. La gestión del agua
   9. Desmontes: una violenta transformaciónel paisaje
   10. El papel del jornalero inmigrante
   11. Control sanitario y LMR
   12. Producción integrada y ecológica




Información complementaria


Almería en cifras

La huerta de Europa es un cultivo bajo plástico de 70 x 15 km donde se concentra la mayor producción de hortalizas del mundo: la cosecha anual, unos tres mil millones de quilos, tapizaría una autopista de Madrid a Barcelona. Son casi 30.000 hectáreas de invernaderos repartidas entre 16.000 pequeños propietarios agrícolas. La mayor parte de los invernaderos (si los pusiéramos todos en línea llegarían de Almería a Berlín) se concentran en nueve municipios del litoral almeriense (El Ejido, Adra, Roquetas de Mar, Vícar, Níjar, Berja y La Mojonera). En algunos casos, como el de La Mojonera, más del 60% del municipio está cubierto por invernaderos. De las 192.000 personas censadas como población activa en 1999 por el EPA (Estudio de Población Activa), 115.000 están empleadas en la agricultura y sus industrias afines. Descontados los alrededor de 20.000 inmigrantes en situación irregular que trabajan como jornaleros, casi el 50% de la población almeriense que trabaja vive de los invernaderos.

(Datos extraídos del estudio Almería madura, Almería podrida de Mario Gaviria y David Baringo. Universidad Pública de Navarra. Primera versión provisional febrero del 2001)





Producción intensiva de residuos


El problema que plantea el tratamiento de los residuos en la agricultura intensiva almeriense es su ingente cantidad, su diversidad y toxicidad. Se generan, al año, 1.000.000 toneladas de restos orgánicos, con trazas de pesticidas y abonos; 30.000 toneladas de plásticos y 6.000 más de residuos diversos. Los restos vegetales son un auténtico foco de propagación de plagas y una fuente de lixiviados, altamente contaminantes para el suelo y los acuíferos, que van introduciéndose en la cadena trófica: terminamos comiéndonoslos, por ejemplo, a través del ganado que pasta en campos sembrados de restos de cosecha. El plástico, al no ser biodegradable, tiene que reciclarse y su tratamiento se complica por el hecho de incluir restos de fitosanitarios, que lo convierten en un residuo tóxico.

Producción anual por hectárea de los principales residuos en invernadero:

   Biomasa residual 29,1 tn
   Plásticos para cubiertas 1,05 tn
   Envases de fitosanitarios 66 envases
   Lixiviados 0,3 tn de agua y agroquímicos
   Sustratos 6-10 tn (lana de roca y perlita)


Fuente: Encuentro Medioambiental Almeriense. Grupo Ecologista Mediterráneo.






Planta de recogida y transferencia de residuos

El municipio de El Ejido, con unas 12.000 hectáreas de invernaderos (casi el 50% del total) produce unas 350.000 toneladas de residuos orgánicos al año. Tal vez por eso, el ayuntamiento de este municipio fue pionero en la aplicación de un Plan de Higiene Rural, iniciado en 1992, considerado por los ecologistas como el más responsable con el tratamiento de los residuos. La creación de una planta de recogida y transferencia de residuos agrícolas fue su culminación. La planta, que da servicio a toda la provincia, tiene una capacidad de tratamiento de 50.000 toneladas anuales, sólo el 5% del millón de restos vegetales producidos en el Poniente. Existen algunas plantas más de compostaje de restos vegetales (como Agrimartín) y centros de reciclaje de plásticos: Egmasa, con capacidad para 5.000 tn anuales, o Ibacplast, que producen grazna para uso industrial. Pero sigue siendo insuficiente porque cada vez hay más invernaderos y, por consiguiente, más residuos.

Los agricultores, a través de sus asociaciones, las administraciones y los ecologistas están enzarzados en una batalla dialéctica para ver quien paga la gestión de los residuos. Polémica que ha saltado a las portadas de la prensa local cuando la gestión de la planta de El Ejido fue licitada a una empresa privada, TECMED. Para el agricultor, tiene que ser un servicio público totalmente gratuito; los ecologistas consideran que quien contamina paga y que soluciones como la incineración, por la que apuestan organizaciones agrarias como COAG, son inaceptables. Los municipios no pueden asumir el coste de los centros de tratamiento ni de propuestas más ambiciosas, como las plantas de biomasa (existe una en la central térmica de Carboneras, auspiciada por Endesa, y otra en proyecto, en la que participan organizaciones del sector como Coexpahl). El peligro de las plantas de biomasa, alertan los ecologistas, es que no se controlen debidamente las emisiones del proceso de combustión y no sean más que plantas incineradoras encubiertas.


Fuente: Los residuos agrícolas en el Poniente Almeriense. Almería. GEM 1999.


PÁGINA ANTERIOR PÁGINA SIGUIENTE


Version para Imprimir English
Ecoteca
Ecoproductos
Agenda verde
Diario de un ecologista
Ecología para ti: El consejo - Salud vital - Dinero verde
Súbete al Sol: Actividades - Ingenios solares - Cocina solar
Rehabilita tu entorno: Bioconstrucción - Madera ecológica - Vehículos sostenibles - Mi huerto, mi jardín
Recursos: Revistas - Servicios - Libro - Peli - Web - Econoticias - Fresa - Preguntas - Enlaces - Artistas
© Fundació Terra | Contactar | Patrocinio | Condiciones de acceso | Protección de datos %speed%  Made with