You are here

Los problemas de las centrales nucleares catalanas

La plataforma Tanquem Les Nuclears – 100% RENOVABLES, ha presentado los datos del grave peligro que suponen las centrales nucleares de Cataluña en un informe que muestra cómo se acumulan los problemas y deficiencias técnicas en estas instalaciones. Se trata de una recopilación de 7 años de datos (de octubre 2005 a diciembre 2012) basados en los datos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y que ponen de manifiesto el proceso de deterioro de los reactores, con un compendio total de 221 problemas de funcionamiento. Toda esta información está en poder del Gobierno español, pero está claro que no les dan la atención que merecen todas estas incidencias acumuladas, que son muchas. Una media de más de 30 al año, por tanto a más de 2 por mes, y aún pretenden alargar la vida útil de algunas de las centrales nucleares en funcionamiento, como Garoña, o defender la energía nuclear como "segura".

Áreas de la central nuclear Ascó II afectadas por incidentes.

Las zonas más degradadas por problemas de  funcionamiento de las centrales nucleares de Ascó I, Ascó II y  Vandellòs II son justamente las que corresponden a las instalaciones más complejas, delicadas y peligrosas: el edificio de control (61 problemas, un 29,8% del total), el edificio de contención (50 problemas, un 24,4%) y  el edificio de combustible (23 problemas, un 11,2%).

Entre las causas de los incidentes destacan los problemas debidos a activaciones “falsas”, o por mecanismos que deberían funcionar y no funcionan, con un impresionante 59,3% (121 problemas consignados del total de 221). También son muy importantes el 4,9% de  problemas que se caracterizan como de deficiencias de montaje o de diseño, -algo difícil de entender en centrales que llevan funcionando más de 25 años. Todavía más increíbles son los 18 casos (un 8,8%) de problemas causados por incumplimiento de las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF), un aspecto que cualquier persona consideraría elemental que no pueden saltarse los procedimientos que implican una máxima peligrosidad en los reactores nucleares.

Imagen de la central nuclear de Ascó en Cataluña.

El total de problemas de  funcionamiento que han tenido las nucleares de Cataluña entre finales de  septiembre del 2005 y el 31 de  diciembre del 2012 ha sido: 72 problemas en Ascó 1, 87 en  Ascó II, y  62 en  Vandellòs 2. El análisis ordenado de las averías y problemas acumulados de este informe de los últimos siete años, muestra unas instalaciones industriales envejecidas. La conclusión del informe es que los tres reactores nucleares en funcionamiento en Cataluña están muy deteriorados como resultado del paso del tiempo y de las propias limitaciones de la tecnología nuclear, lo que unido a episodios de complicidades y negligencias que se han puesto de manifiesto en cada problema muy grave que se ha descubierto, demuestra que la población de Cataluña y  de los territorios limítrofes está sometida a un elevado peligro radiactivo, que hace prioritario y urgente a corto plazo un plan de cierre ordenado de Ascó I, Ascó II y Vandellòs II.

El informe elaborado por esta coordinadora antinuclear se complementa con una presentació en la web, donde se puede ver la distribución temporal de los problemas de las centrales nucleares de Ascó I, Ascó II y Vandellòs II; y el detalle en la estructura de los reactores. Al margen de toda la falsa mística tecnológica que los rodea, los reactores nucleares deberían ser tratados como cualquier otra instalación de uso continuado, y cumplir con los requerimientos legales que una instalación con tal peligrosidad conlleva.

La central nuclear de Vandellòs 2.

En la presentación web se han situado los problemas en 8 ubicaciones: el edificio auxiliar, el edificio de  combustible, el edificio de  contención, el edificio de control (con especial mención a la sala de control), el edificio diésel, el edificio de  penetraciones de la turbina y el edificio de salvaguarda. Se ha añadido la denominación “sin determinar lugar concreto”, para los 45 problemas de los que el CSN no menciona el lugar donde han sucedido.

Se han identificado 16 mecanismos o procesos muy afectados: el alternador, las barras de alimentación, las bombas, los conductos eléctricos, el circuito primario, los detector de gases tóxicos, los detectores de  radiación, los equipos de  seguridad, la estructura del edificio, los generador diésel, los generadores de vapor, los ordenadores, el presionador, los sistemas de  refrigeración, el sellado, y  las válvulas. També se ha añadido la categoría “sin identificar mecanismo”, para clasificar los 26 problemas de los que el CSN informa sin indicar qué mecanismo concreto resulta afectado. Se han determinado 10 causas de problemas: las alarmas reales de radiación, las paradas no programadas, las deficiencias en métodos de diseño, las deficiencias de montaje, los errores de actuación, la quiebra de un mecanismo, las falsas arrancadas, las falsas señales de alerta, el incendio, y los incumplimientos de las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF) por parte del equipo de  dirección de la central.

Imagen de la central nuclear de Vandellòs 2.

En el informe [visualización gráfica del informe] se pone en evidencia que la cultura de la seguridad nuclear en estas centrales tiene importantes carencias, bien por falta de voluntad política por abordar problemas estructurales, o bien por dejadez en el funcionamiento cotidiano del equipo operativo de las centrales. En el análisis reactor por reactor, ASCÓ I acumula 36 de los problemas, casi la  mitad, en el edificio de contención y el edificio de control. Les 39 causas más frecuentes incluyen fallos, falsas señales de alerta y falsos arranques, que representan más del 53%. Destacan 9 incumplimientos de las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento, y 2 causas calificadas por el CSN como deficiencias de métodos de diseño o deficiencia de montaje.

En ASCÓ II, los dos edificios claves del reactor, el edificio de  control y el edificio de contención, suman 54 problemas (un 59,4%), destacando las falsas alarmas (35 que afectan a los detectores de gases y radiación), y varios problemas estructurales particularmente inquietantes de los que no existe información o seguimiento posterior. También resulta destacable que no se proporcionen datos del mecanismo, ni del lugar exacto en 6 casos de quiebras y que 4 de los incumplimientos de las ETF afecten a válvulas, -tan sólo en un caso se indica el lugar: en el edificio de  contención.

Finalmente, en VANDELLÒS II, debe destacarse que en la mayoría de los 62 problemas (21 casos que representan el 35% del total) no se indica el lugar concreto donde se han producido. Casi la mitad del total, 32 problemas, afectan al edificio de control y al edificio de  contención. De los 11 problemas relacionados con las válvulas, 6 no tienen ubicación definida, y 2 afectan a mecanismos del edificio de contención. Durante el año 2006 se producen 4 paradas no programadas, y en ninguna de ellas se identifica el mecanismo exacto que las ha provocado. De hecho, de los 9 problemas en los que no se identifica el mecanismo, 3 implican la parada automática del reactor. Hay 5 casos de fallos en los que no se identifica ni el lugar, ni el mecanismo exacto que falla, con la paradoja de que uno afecta a un incumplimiento de las ETF.

 

Conclusiones del informe: enumerando problemas graves

El análisis permite extraer 8 características comunes a los tres reactores:

a) que la mayoría de problemas afectan a las estructuras más importantes: el edificio de contención y el edificio de control, con especial incidencia en la sala de control;
b) que hay una elevada cantidad de  problemas en que las informaciones del CSN no especifican el lugar en que se producen;
c) que los mecanismos más afectados son los detectores de radiación y de gases tóxicos seguidos por las válvulas;
d) que se da también un importante número de casos  en que no se identifica el mecanismo afectado;
e) que la causa más repetida de problemas es la falsa señal de  alerta por contaminación radiactiva o por gases, seguida por el fallo de funcionamiento de  mecanismos;
f) que existe un elevado porcentaje de problemas que se originan por incumplimientos de las Especificaciones Técnicas de  Funcionamiento (ETF), dejando en evidencia falsos tópicos sobre el “rigor” y  la “seguridad” nucleares;
g) que resulta inexplicable que este incumplimiento de  las ETF no lleve aparejadas fuertes sanciones económicas e inmediatas a los propietarios de los reactores; y 
h) que resulta significativo que en centrales que llevan funcionando más de  25 años, aparezcan 11 problemas, que se consideran causados por deficiencias de diseño o de montaje.

 

Desde la plataforma Tanquem Les Nuclears – 100% RENOVABLES reivindicamos la necesidad y la urgencia de promover un plan de cierre urgente y ordenado de los tres reactores nucleares funcionando en Catalunya. Consideramos que el cierre es viable de manera inmediata, y que existe experiencia en otros países sobre cómo abordar los aspectos laborales y de gestión de residuos aparejados. Las centrales nucleares son innecesarias, pero su cierre tan sólo será posible si hay una voluntad política que recoja la demanda social mayoritaria de  cerrarlas y dejar atrás la era nuclear. Alemania ya está por esta labor, ¿a qué esperamos aquí?.

 

Artículo basado en la nota de prensa elaborada por la coordinadora Tanquem les Nuclears (Cerremos las nucleares) presentado el 16 de mayo 2013.

Descargar el informe completo "SOBRE EL ESTADO DE LOS REACTORES NUCLEARES EN CATALUÑA. INFORME 2. ANÁLISIS DE LOS PROBLEMAS ACUMULADOS EN EL PERÍODO OCTUBRE 2005 – DESEMBRE 2012 Y DE LOS RIESGOS EXISTENTES" [pdf]
Descargar resumen del informe con los puntos principales "SOBRE EL ESTADO DE LOS REACTORES NUCLEARES EN CATALUÑA. INFORME 2. ANÁLISIS DE LOS PROBLEMAS ACUMULADOS EN EL PERÍODO OCTUBRE 2005 – DESEMBRE 2012 Y DE LOS RIESGOS EXISTENTES" [pdf]
Visualización gráfica de las partes del informe.

actualizado: 
16/05/2013
parte de: