You are here

Alta tensión, la electricidad cuestionada

Si hay algo opaco en España es el sistema eléctrico. Pocos españoles saben que durante décadas hemos estado pagando en el recibo de la luz un cánon para restituir el déficit que tuvieron las compañías eléctricas que construyeron centrales nucleares y que se llamó canon por la “moratoria nuclear”. Pocos españoles saben cuanto gastan en número de kilowatios al mes y que invirtiendo en energías renovables podrían ahorrar y contribuir a mitigar las emisiones que causan el cambio climático.

Portada del libro publicado por Editorial Icaria.

Alta Tensión. Por un nuevo modelo energético, sostenible, democrático y ciudadano, es una obra coordinada por dos activistas de lo energético, el periodista J.V. Barcia Magaz y la activista de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, Cote Romero, la cual reúne las aportaciones de más de una quincena de expertos sobre el sistema energético español. Todos ellos además personas comprometidos con impulsar un modelo energético más sostenible, menos concentrado, más democrático, renovable, soberano, accesible y que tenga como doble referencia el respeto a los derechos humanos y los límites biosféricos. 

En este libro se compendian, como reza su subtítulo “por un nuevo modelo energético sostenible, democrático y ciudadano”, las principales reflexiones e ideas de quienes contra viento y marea desoyen por igual las amenazas de las corporaciones energéticas como los cantos de sirena de quienes impulsan sueños como la fusión nuclear. El hilo conductor de este libro es muy didáctico. 

Inicia con las causas que nos han llevado o mantienen el modelo energético insostenible actual (desde la geostrategia global a la estrategia de los cárteles energéticos, la internacionalización del sector energético pasando por como se intentan mantener las viejas centrales nucleares amenazando la seguridad colectiva o las incongruencias de algunos de los elementos que componen el sistema eléctrico). 

Continúa con los efectos sociales de este modelo energético insostenible. En este apartado se analizan realidades como la pobreza energética, el impacto socioecológico y económico del actual modelo energético, los efectos que han causado sobre el empleo la política contra las renovables. 

Finaliza con un apartado esperanzador donde se recopilan experiencias alternativas en las que la ciudadanía ha apostado por participar en el desarrollo del modelo energético impulsando las renovables. La llamada energía comunal, el autoconsumo energético, o la bioconstrucción y el uso de la eficiencia energética constituyen los temas de este apartado.  

Un vehículo con energía solar para salir el fin de semana nos puede parecer lógico. La cuestión es porque no aplicamos esta misma lógica en el autoabastecimiento energético con renovables en nuestro hogar o comunidad de vecinos.

Queremos destacar de la edición de este libro que cada uno de los autores no se limita a una exposición de ideas sino que cada una de ellas se soporta con datos concretos y algunas de ellas se ilustran con una profusión de tablas, esquemas, etc. Es un libro pues de reflexión activa para ser conscientes como las élites económicas nos están llevando por el camino equivocado al querer mantener el sistema energético fósil y nuclear que está abocando al cambio climático y a la inseguridad global como lo ha demostrado la crisis que persiste con Fukushima. 

Sólo alzando nuestra voz, a partir de una opinión bien fundamentada podremos como ciudadanía responsable e informada contribuir a cambiar el actual modelo energético que tiene ramificaciones en todas las áreas de nuestra sociedad. Alta Tensión, pone pues su granito de arena para desvelarlas y aportar alternativas. Es una obra coral que tiene el mérito de haber reunido a los mejores expertos del país en el tema.

Queremos destacar que la obra recoge un artículo póstumo del activista Ladislao Martínez fallecido a finales del año 2014 y antes de que el libro viera la luz. En su aportación, nos esclarece la aparente paradoja de porque no se ahorra energía en lugar de producirla que es más caro económicamente y con impacto ambiental. Como reconoce en su artículo “muchos consumidores ignoran las posibilidades que estén de ahorro de energía y toman muy frecuentemente decisiones inadecuadas. Esto es especialmente cierto en el caso de los usuarios domésticos… Como consecuencia de todo ello tenemos que el precio que la sociedad está pagando para satisfacer el nivel actual de servicios energéticos es muy superior al precio óptimo que se obtendría de combinar la oferta de energía y de ahorro en proporciones adecuadas”.  

Ejemplo de un barrio construido con energía fotovoltaica incorporada en todos los edificios para ahorrar energía a través del autoconsumo con renovables. 

Alta Tensión es una obra que deberíamos leer como consumidores de energía que somos. De la misma forma que nos interesa como nos venden la moto con los alimentos y como juegan con nuestra salud. Con el modelo energético actual pasa lo mismo. Los grandes oligopolios juegan con nuestra salud envenenando el aire con emisiones de efecto invernadero y radioactivas porque desconocemos que podemos ahorrar y ser en buena parte autoconsumidores con renovables. Ciertamente, la alimentación es un tema esencial pero también lo es la energía. 

EL declive energético impactará con fuerza especialmente en las grandes zonas metropolitanas, en un escenario agravado por las crisis globales financiera, económica y alimentaria. Por ello, cuando antes se reconviertan los espacios en que habitamos con criterios de autosuficiencia y sostenibilidad mejor para todos. Alta Tensión es un libro práctico e incluso de lectura amena que contribuye a esta visión.

Artículo elaborado por la redacción de terra.org. Imágenes: Fundación Tierra.