You are here

Con las manos en el barro: curso intensivo de cerámica

"Hemos llegado a un punto de nuestra forma de vida que esta nos aleja de las personas, de los vecinos, de nosotros mismos. Estamos tan imbuidos en la tarea diaria del hacer y hacer, que cuando uno tiene la oportunidad, el lujo, el privilegio, de poder trasmitir experiencias y descubrimientos sencillos, con personas sin prisas, es un gran placer". Con este espiritu, Pau Valverde, autor del libro Vivir del barro, que no del cuento, organiza cursos de cerámica en su taller de Tierrarroja de Fuerteventura. El material didáctico de esta experiencia formativa puedes descargártelo al final de esta página.

zoom

Un material didáctico para interesarse por el aprendizaje de la cerámica, de la mano de Pau Valverde

La cerámica es el trabajo con el barro para convertirlo en un utensilio o una pieza artística. Este habilidad se calcula se se desarrolló hace más de 12.000 años. Hoy la cerámica sigue estando presente entre los enseres de nuestro hogar a pesar de la invasión de los plásticos. Aprender a moldear el barro es un oficio que requiere de habilidad y muchas horas de dedicación. Acercarse a la vitalidad del barro es también una oportunidad para saborear una forma diferente de ver los utensilios de nuestra cotidianidad.  Como el mismo Pau Valverde reconoce "no sé si habremos aprendido mucho o poco, pero sé que he podido traspasarles, a unas más, a otros menos, la agradable sensación de la libertad que nos da el hacer cosas con el barro. Con el barro que más cercano. Hacerles partícipes de la mágica y sencilla trasformación del barro en cerámica;del goce antiguo, recuperado de una infancia ya lejana, al poder acariciar la tierra modelada, la superficie suave o áspera, húmeda, amable, de un cuenco que crece entre las manos, que después pasará por el fuego que todo lo quema, para acariciar unos labios con sed".

El barro o arcilla, está compuesto de muchos minerales. (químicamente es un silicato de aluminio hidratado: Al2O3.2SiO2.2H2O.) El mineral básico de cualquier barro es el sílice (SiO2) y en menor proporción el óxido de aluminio (Al2O3). El óxido de hierro (FeO2) y otros en menor proporción (el óxido de hierro es el que da color al barro, cuanto más tenga, más rojo será un barro).  En el Planeta existen miles de diferentes tipos de barros o arcillas naturales, además de muchas otras fabricadas industrialmente. Cada lugar del planeta tiene su barro, unos más fáciles de trabajar que otros. 

La plasticidad es la propiedad más importante del barro. Permite que al mezclarlo con agua se pueda conseguir cualquier forma de cualquier tamaño. Cuando se seca y quema mantiene la misma forma y se endurece. Existen diferentes tipos de barros, clasificados según su punto de fusión, es decir, la temperatura máxima que aguantan en el horno antes de comenzar a fundirse. Así pues, podemos decir que hay tres grupos de barros, los de baja temperatura, entre los 800ºCc y los 1000ºC, los de media, entre los 1000ºC y los 1.200ºC, y los de alta temperatura, desde los 1200ºC hasta los 1400ºC. El grado de sofisticación en la elaboración de piezas de cerámica, es uno de los índices que nos dan a conocer el desarrollo tecnológico de una cultura. El barro tanto seco como quemado se puede, y debe, reutilizar. Todos los trozos o piezas rotas, recortes, siscos y restos de barro sin quemar, se dejan secar totalmente y cuando se tiene una cantidad suficiente, se trocean un poco con un martillo y se echan en un recipiente que tenga agua en el fondo, suficiente como para cubrir el barro, dejándolo reposar hasta que se diluya. Luego se le quita el agua sobrante, se mezcla y se deposita sobre una plancha de escayola para que chupe el agua sobrante, teniendo mucho cuidado de no dejarlo demasiado tiempo en la escayola, pues se secaría demasiado. por último se amasa y almacena.

Si quieres acceder a los apuntes del curso de Pau Valverde en Fuerteventura, puedes pinchar aquí.

actualizado: 
26/12/2009
parte de: