You are here

El impacto ecológico de cocinar con combustibles fósiles

La adicción a los combustibles fósiles en la cocina

Los países del Norte tenemos una gran suerte: disponemos de espacios para cocinar con toda suerte de electrodomésticos para procesar los alimentos: frigorífico, congelador, lavavajillas, horno, cocina, vitrocerámica, microondas, mini-horno, cafetera, tetera, freidora, tostadora...

Un europeo, sin embargo, para cocinar depende en más del 80% de los combustibles fósiles, directamente o indirectamente consumiendo electricidad o gas. Además hay que tener en cuenta que los recursos energéticos fósiles están destinados a ser cada vez más raros y más caros. En 2009 la factura energética para procesar alimentos era de más de 70 € al año para un hogar español con todos los dispositivos eléctricos y de más de 40€ para aquéllos que solo cocinan con gas (datos 2009).

zoom

Comparativa de emisiones y coste entre una cocina de gas y otra eléctrica.

Aunque en tiempos de crisis, los precios del combustible fósil disminuyan con la caída de la demanda, la tendencia general es a incrementarse (fuente: Poweo).

 

Cálculo de los impactos energéticos del procesado de alimentos

Ya sea en forma de gas o electricidad, el consumo energético de procesar alimentos supone liberar al ambiente una cierta cantidad de CO2 y el equivalente en residuos radiactivos por la producción eléctrica de origen nuclear. Se puede considerar lo siguiente:

1 kWh de la red de electricidad de España equivale (según el ADEME, 2004) a 0,429 kg de CO2, esta cifra toma en cuenta sólo la explotación pero no el ciclo completo de vida de las centrales (eólica, nuclear, petróleo, etc...), ademas, la energía nuclear se considera que no causa emisiones directas (dato que no es cierto).

Estudios recientes dan un balance de 66 gramos de CO2 por cada kWh de energía nuclear teniendo en cuenta el ciclo completo de funcionamiento (Fuente: "Etude Benjamin K." y Guide FE ADEME), sin embargo, otros estudios señalan cifras de entre 0,140 a 0,290 gramos (Fuente: Coordinadora Tanquem Les Nuclears).

1 kWh de la red de electricidad de España tiene por equivalente: 0,62046 kg de Co2

1 kWh de gas natural tiene por equivalente en 2007: 0,231 kg de Co2 (fuente: Guia FE ADEME)

1 kWh de GLP tiene por equivalente: 0,260 kg de Co2 (Fuente: CFBP)

 

Cálculos de los kWh y de los costes de cocinar con electricidad

Durante décadas, el consumo de electricidad para el procesado de alimentos en los hogares es cada vez mayor, se calcula que se ha multiplicado por cinco entre 1970 y 2010 (según datos de la ADEME y el INSEE para Francia), una tendencia que se ha generalizado en casi todos los países de Europa. El CWAPE (Fuente: EF4) estima que son necesarios 175 kWh de energía eléctrica  para que una persona cocine sus alimentos durante un año (placas y horno solamente). Teniendo en cuenta que el número de personas de un hogar español medio es de 2,9  (Fuente: INE), es posible estimar el consumo de electricidad para una vivienda española en: 2,9 x 175 = 507,5 kWh al año por hogar español que cocina con la electricidad.

Dicho esto, la ADEME, que tiene en cuenta todos los pequeños electrodomésticos (hervidor, tostador, ...) estima que el consumo total de electricidad de una cocina es un 30% mayor (Fuente: AP Guía ADEME).

Al elegir la estimación de este último, la factura de la electricidad para cocinar se sitúa en torno a los 71.12 € abono no incluido para un hogar español medio. Considerando un coste de 0,14€ por kWh (datos CNE) con una potencia energética de 3 kW. Abono a parte de 66,82€ IVA incluida al año). Este calculo es variable según la tarifa que se aplica y el precio del kWh contratado de modo que se ha tomado un dato medio.

La electricidad se ha convertido en uno de los sistemas principales para preparar alimentos en las sociedades avanzadas.

507,5 kWh / año · 1,3 · 0,14 = 92,36 € al año IVA incluido,
abono a parte por hogar español medio que cocina con la electricidad

 

Cálculos de los kWh y de los costes de cocinar con gas

Necesitemos distinguir en primer lugar, el gas embotellado (butano, propano), que es en realidad gas licuado de petróleo (GLP), y el gas canalizado (o gas natural). De hecho, los dos combustibles son diferentes y tienen equivalencias diferentes en kWh/m3.

Gas envasado
Se puede observar que un hogar medio español (2,9 personas) equipado con un horno y una estufa de gas, consume alrededor de 3,5 botellas de 13 kg año . De acuerdo con datos de 2010 Repsol, el precio de una botella de gas es de 12,7 € IVA incluido. Según el Comité Francés de butano y propano, el butano contiene 13,7 kWh por kg. Entonces, se puede calcular las cifras siguientes:

3,5 · 13 · 13,7 = 623,35 kWh al año por hogar español medio cocinando con botellas de gas.

3,5 · 12,7 = 44,45 € IVA incluido al año por hogar español medio cocinando con botellas de gas.

Gas canalizado (o gas natural)
Según los datos de GDF de 2005, un abono especial en gas sólo para la cocina cuesta: 0,06937€ por kWh IVA incluida y impuestos diversos. El abono tiene en cuenta un consumo por debajo de 1.000 kWh / año y cuesta 25 € al año IVA incluido. Si hacemos las hipotesis que el precio es igual en Francia y en España, ya que el consumo en kWh de gas butano y de gas natural es lo mismo, se puede estimar estas cifras:

(623,35 · 0,06937) = 43,24 € al año IVA incluido, abono a parte por hogar español medio que cocina con gas natural.

Estimación de las emisiones de CO2 de los hogares españoles al año

507,5 kWh / año · 1,3 · 0,62046 Kg de CO2 = 409,34 kg de CO2 al año por hogar español cocinando con electricidad

623,35 kWh / año · 0.231 Kg de CO2 = 144 kg de CO2 al año por hogar español cocinando con gas natural

623,35 kWh / año · 0.260 kg de CO2 = 162,07 kg de CO2 al año por hogar español cocinando con botella de gas

La cocción de alimentos con gas es una de las opciones de las sociedades desarrolladas.

 

Estimación de los residuos nucleares al año por hogar español cocinando con electricidad

Un kilovatio hora (kWh) de la red eléctrica española (aproximadamente el aporte de la energía nuclear es del 25% de promedio) produce 0,0166 gramos de residuos radiactivos de baja y media duración, (vida media <300 años) y 0,0033 gramos de larga duración (decenas de miles de años), muy radiactivos (> vida media de 300 años) basado en datos proporcionados por el trabajo de Denis Chamonin, ingeniero ambiental con la ADEME.

623,35 kWh · 0,0199 = 12,4 gramos de residuos nucleares al año por hogar español cocinando con electricidad.

 

Balance

Aunque en tiempos de crisis, los precios de los combustibles fósiles tienen una tendencia a disminuir después de la caída de la demanda, la tendencia general es hacia arriba: cerca de 9% anual para el gas y el 2% de electricidad a la tarifa regulada para Francia. Teniendo en cuenta que la tarifa regulada de EDF está condenada a desaparecer poco a poco, el precio de la electricidad conocerá también un aumento importante lo que mostrará a su vez el verdadero coste de la energía nuclear (Fuente: Poweo).

Para una familia, en pocos años puede recuperar su inversión en una cocina solar, cocinando con el sol los platos que requieren una gran cantidad de energía (vapor de cordero, pasteles, guisados, patatas ...). Para una familia de 5 personas, la factura anual de electricidad y / o gas para cocinar será situada entre 80 y 130 € IVA incluido pero abonos a parte!

 

Cocina y recursos energéticos (leña y carbón)

Un habitante del continente africano consume cada día para cocinar su comida entre 1 y 1,5 kg de leña según la FAO, lo cual agrava la deforestación mundial y la desertificación en algunas zonas sensibles.

Además, la recogida de la madera es un trabajo que requiere un notable esfuerzo y obliga a  invertir un buen tiempo, a menudo -mujeres y niños/as- caminan durante horas para extraer o recoger la leña. Más allá de eso, el humo que resulta de la combustión de los fogones de leña causan cada año graves problemas de salud a miles de personas.

La crisis de la leña afecta a más de 2.000 millones de personas en todo el planeta.

Los países del "sur" son también los principales consumidores de carbón, y el proceso de fabricación es similar tanto en los países desarrollados como en los no desarrollados. Según los datos del fabricante, para producir 1 kg de carbón para barbacoa, se debe quemar 5 a 7 kg de leña seca (Fuente: GBMF).

Si usamos una barbacoa, vale la pena informarse de la procedencia de este carboncillo. Ese puede provenir fácilmente de la región amazónica, de África, pero puede que también provenga de residuos de la industria maderera local y bajo el estándar FSC. Pero no es lo habitual. Uno de los carbones más aptos para las barbacoas son aquellos que se han elaborado con restos de coco.

 

Cálculo de los impactos

El cálculo de los impactos es pues bastante rápido y fácil de componer: sabiendo que una familia normal en el continente africano se compone de 6 personas y que una persona necesita 1,25 kg de leña por día según la FAO:

6 · 1,25 = 7,5 kg de leña por día y por hogar africano medio

7,5 · 365 = 2737,5 kg de madera por año y por hogar africano medio

La mayoría de las maderas usadas como combustible tienen aproximadamente la siguiente composición: 80% de materia orgánica con una composición en átomos: carbón 50%, oxígeno 43%, hidrógeno 5%, nitrógeno 2%. De modo que el 2% de la materia mineral y 18% de agua, no inflamable, forman las cenizas. Sabiendo que 12 gramos de carbono producen quemándose 44 gramos de dióxido de carbono, podemos realizar los siguientes cálculos:

50% de carbono · 80% de materia orgánica = 400 gramos de carbono emitido por kg de madera quemada

400 g de carbono · g 44 CO2 / 12 g de carbono = 1,47 kg de CO2 emitidos por kg de madera quemada

2.737,5 kg de madera · 1,47 kg de CO2 = 4024,125 kg de CO2 al año por hogar africano medio.

 

 

Adaptado del artículo original en Atlas de la cocina solar.

> Encontrarás modelos de hornos y cocinas solares en la ecotienda de Terra y también en la página del Atlas de la Cocina Solar.