You are here

Enamorémonos

Enamorarse es abrirse a otra perspectiva del mundo. El enamoramiento, dice Alberoni, es el camino a través del cual lo subjetivo adquiere un valor de por sí y se percibe la intensidad vital del mundo y, en su felicidad, se recompone el campo social, para ver el mundo con ojos nuevos. El amor produce una geografía sacra del mundo.

La crisis socioecológica es un buen punto de partida para que, en el vacío que nos deja, nos enamoremos de la biosfera y en ella descubramos lo bello y lo feliz para recobrar una antigua amistad perdida en los últimos siglos. Nuestra existencia, en uno de los momentos más excitantes de la historia de la humanidad por nuestros logros intelectuales, sociales y tecnológicos, nos ha sumido sin embargo en un estado de inquietud espiritual sin parangón. Educar en descubrir la belleza de nuestro entorno es la clave para enamorarnos de la vida que bulle en todos los ecosistemas que nos rodean.

La educación ambiental tiene ante sí un gran reto y es el de enamorar a los humanos de su entorno.

En un simple escarabajo batanero (Polyphylla fullo) de 2,5 a 3,6 cm, con sus abigarrados élitros en blanco y marrón, cuando lo ponemos bajo el foco de una lupa binocular, descubrimos que el color de las motas blancas no es sino el efecto óptico de decenas de microescamas de este color marfil ancladas sobre la quitina oscura, que convierten su cuerpo en una auténtica obra de arte de estilo puntillista. Lo misma excitación estética la podemos sentir cuando observamos una orquídea del género Ophrys a gran aumento. Estos pequeños seres que nos acompañan en nuestros bosques más comunes resultan ser de una belleza que enamora.

La educación ambiental tiene ante sí un gran reto y es el de enamorar a los humanos de su entorno. No sólo por los grandes paisajes o las luces espectaculares del crepúsculo, sino también por la singularidad estética de la vida que convive junto a nuestro deseo humano de bienestar personal, de ampliar las posibilidades de acción y del deseo de relacionarse socialmente. No podemos competir contra los dos primeros, pero sí que podemos estimular el deseo social, como reconoce Jorge Riechmann, quien está convencido de que, sin una vigencia renovada de los valores ecosocialistas de cooperación y solidaridad, no cabe pensar en una salida de la crisis ecosocial. Y, para hacer frente a los deseos del bienestar personal y de ampliar posibilidades, debemos impulsar el vínculo social.

zoom

Hoy nuestra amistad y amor por la naturaleza está tan dañada como lo está nuestra capacidad para la cooperación y la solidaridad.

La amistad es lo más necesario en la vida, porque sin amigos nadie querría vivir, aunque poseyera los demás bienes, como se reconoce desde la antigüedad. Hoy nuestra amistad y amor por la naturaleza está tan dañada, como lo está nuestra capacidad para la cooperación y la solidaridad. Pero no es fácil enamorarse sin el roce, sin los encuentros y experiencias íntimas.

La educación ambiental debe fijarse no tanto en el reconocimiento de los problemas y las soluciones, sino en estimular lo estético que se encuentra en la naturaleza, así como en las múltiples soluciones inauditas que nos muestran los seres vivos y que los estudiosos de la biomímesis nos describen. Colores que no son pigmentos sino estructuras reflejantes de la luz, por poner sólo un ejemplo.

Salir del actual crisis sólo es posible con amor y enamoramiento por la Tierra en su globalidad. Pero para ello es necesario adentrarse en la intimidad de lo amado y reconocer lo sagrado que en ello hay, para ganarse su amistad, la nuestra como especie.

 

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Artículos relacionados:

Las últimas horas de la vieja luz del sol

La economía del bien común

Aprender de la sabiduría antigua