You are here

Cultiva germinados en casa

Los germinados no son sólo el alimento vivo más antiguo, sino un manantial de clorofila, enzimas, vitaminas y aminoácidos (proteínas). Están indicados en cualquier tipo de alimentación y para todas las edades, y su obtención es muy sencilla y económica. Su listado de virtudes es impresionante: favorecen la regeneración celular, ayudan a perder peso, bajan los niveles de colesterol, ayudan a la eliminación de toxinas, incrementan la concentración, mejoran la calidad de piezas dentales, piel y cabello, aportan la energía suficiente para la práctica de deportes exigentes, mejoran el olor y el sabor de los fluidos corporales (semen, saliva y transpiración), ayudan en la digestión, incrementan la potencia sexual... Los germinados crudos son los que mejor conservan sus vitaminas además de su frescor y su textura crujiente lo cual permite que sean un complemento ideal en ensaladas, pero también como parte de un bocadillo o incluso complementando una sopa.

Los germinados de semillas son un buen complemento nutritivo para las ensaladas. Foto: Fundación Tierra.

El bulo alemán para desprestigiar los germinados

Los brotes de germinados son muy fáciles de preparar en casa. En realidad, es quizás la forma más sencilla de ser hortelanos sin salir de casa. La germinación de semillas para comer es una actividad que nos da autonomía alimentaria y salud a raudales. Sin embargo, en junio de 2011 la epidemia alemana del brote de Eschirichia coli se atribuyó a unos brotes germinados. Según Reinhard Burger, presidente del Instituto Robert Koch de Berlín (aunque sin haber logrado localizar analíticamente el origen del brote infeccioso de bacteria E.coli localizado en el norte del país) afirmaba que "Fueron los brotes germinados", y que "ya se puede comer ensalada, pepinos y tomates". Luego todo quedó en el enigma al que a veces nos someten los medios de comunicación y las instituciones públicas, incluso de países avanzados como Alemania. Sin embargo, quizás esta era una acusación dado que los germinados ofrecen una aportación nutricional muy interesante por su riqueza en proteínas y sobretodo autonomía alimentaria. Combinados con cereales, aportan proteína de gran calidad, contienen minerales y vitaminas abundantes. En definitiva, los germinados tienen un papel fundamental en la dieta de las personas vegetarianas y muy especialmente de las veganas.

 

Cultivo fácil y saludable
Resulta muy fácil preparar en casa brotes tiernos y nutritivos a partir de semillas germinadas. Una de las ventajas de los germinados es que podemos producirlos y conservarlos en casa. De este modo nos convertimos en microhortelanos sin salir de nuestra cocina. Es un cultivo muy sencillo que podemos practicar merced a los llamados germinadores que no son más que bandejas que permiten depositar las semillas para germinar sobre un recipiente con agua que les da humedad y luego permite alimentar sus raicíllas. Los métodos de germinado son variados. Algunos recomiendan poner en remojo las semillas unas horas (varia según las semillas entre 4 y 10 horas, aunque de media, con 6 horas bastará). Una condición clave es que las semillas para germinar sean de cultivo biológico y que no hayan sido tratadas para plantar con fertilizantes y otras sustancias o que no hayan sido tostadas o congeladas.

zoom

Un germinador práctico que se ofrece con un pack de semillas ecológicas para germinar disponible en la tienda de terra,org

El proceso de germinación acontece mejor en lugar cálido y oscuro ya que esto estimula el fenómeno. A los 2 o 3 días empiezan a salir los brotes, aunque el tiempo de germinación depende de la semilla escogida. Cuando los germinados tengan unos 2 cm de largo, se pondrá el germinado en un sitio luminoso, sin que le de el sol directamente para que las hojas vayan adquiriendo su color verde. Una vez terminado el proceso de germinación. Los brotes se pueden guardar en la nevera donde se conservarán sin problema durante más o menos una semana.

 

La clave de su poder nutritivo
Los germinados son vegetales vivos que se encuentran en pleno crecimiento en el momento de su consumo. Por tanto se trata de un superalimento que además se desarrollan en cualquier época del año mientras haya un clima benigno y la humedad y el oxígeno suficiente. Con menos de una semana (alrededor de cinco días conseguimos un buen puñado de semillas germinadas que serán un complemento ideal para nuestra alimentación por su aporte en vitaminas y proteínas. No necesitan ni tierra ni sol sino tan sólo humedad para que la semilla inicie el proceso de consumir su “mochila de reservas nutritivas” y empiece a desarrollarse como planta sacando el brote y las raíces.

El proceso de germinado es el mismo que si queremos obtener una planta para cultivar en el huerto o nuestra terraza. Sin embargo, se da la posibilidad de que podamos obtener de este ya un alimento crudo y entero lleno de propiedades nutritivas y muy digestivo. Nuestro organismo los asimila muy fácilmente y estimula los procesos digestivos contribuyendo a la regeneración de nuestra flora intestinal. Las personas que practican una dieta vegetariana pero que no toleran las legumbres (que son una importante fuente de proteínas clave para nuestro organismo) tienen en los germinados una alternativa muy saludable. Los germinados también pueden cocerse (es un plato muy típico de la cocina china, los germinados de soja hervidos y salteados con tamari), y que aportan pues matices gustativos interesantes, pero que recién sacados del germinador, crudos y frescos es cuando son más saludables.

 

Cosecha tus germinados en casa
El microcultivo de semillas para obtener germinados es una actividad ideal para las personas que quieren seguir una alimentación sana y a la vez tener el placer de cosechar sus propios complementos nutritivos como son los brotes.

zoom

La hora de la cosecha de las semillas germinadas. Foto: Fundación Tierra.

No todo el mundo tiene espacio para tener su propio huerto urbano en el balcón o en la terraza. Sin embargo, todos podemos tener nuestros propios microhuertos para cosechar germinados con semillas cien por cien ecológicas.

La germinación de semillas es una actividad que nos aporta el placer de la autonomía alimentaria. Además constituye una experiencia sana, divertida y didáctica para toda la familia.

En el mercado encontramos semillas ecológicas para germinar de alfalfa, lentejas, mostaza, sésamo, soja verde, rabanillos, col lombarda, trigo, ajo, y la variedad de brotes Mix Vita Plus (de Semillas Batlle) incluyen un surtido de 10% Rábano Daikon, 10% Rabanito Sango, 10% Nabo, 30% Trébol rojo y 40% de Alfalfa, que garantizan una mezcla altamente nutritiva y energizante.

Una receta culinaria con germinados: wok de verduras y germinados

zoom

Los germinados ofrecen múltiples posibilidades en la cocina vegetariana. Foto: Semillas Batlle (la imagen no se corresponde con la receta expuesta).

Ingredientes para 4 personas
- 200 g de brotes de lentejas
- 200 g de brotes de soja verde
- 100 g de coles de Bruselas
- 100 g de brócoli romanesco
- 100 g de rábano (tipo daikon)
- 100 g de col lombarda en tiras
- 1 puerro grande
- 2 dientes de ajo
- Una pizca de pimentón picante
- 4 cucharadas de aceite de sésamo
- Sal de hierbas

Elaboración
Cortamos las coles de Bruselas por la mitad, así como el brócoli romanesco lo preparamos en trozos y el rábano en cubitos. Hacemos una picada de puerro y ajo. Calentamos el aceite de sésamo en el wok y le añadimos la picada de ajo y puerro. Sin dejar de remover, incorporamos los brotes de lentejas y la col lombarda en tiras. Pasados dos minutos le añadimos los brotes de soja, el pimentón picante y sal de hierbas, y removemos un minuto. Sacamos del fuego y dejamos reposar 5 minutos tapado para que los vegetales se hagan levemente al vapor.

Artículo elaborado por el equipo de terra.org. La receta es de Laura Kohan del folleto promocional de Semillas Batlle.