You are here

Desastre de Chernobyl y la desinformación 27 años después

El 26 de abril 2013 nos recordará el 27 aniversario de la catástrofe de Chernobyl. Uno podría pensar en una de estas muchas efemérides históricas que se recuerdan y poco más, pero que definitivamente se terminaron. Pero el caso es que Chernobyl no es un evento con un principio y un fin: es el punto de partida de un largo desastre que, por desgracia, aunque parezca una broma todavía continúa...esto es lo que no podemos olvidar cada 26 de abril.

 

26 de abril 1986: el comienzo de la catástrofe

El 26 de abril de 1986, el reactor número 4 de la central nuclear de Chernobyl (Ucrania), considerado tan "seguro que podría haber estada funcionando en medio de la Plaza Roja de la capital de la Unión Soviética" explota proyectando a la atmósfera ingentes cantidades de radionucleidos. Sin embargo, las autoridades gubernamentales actuaron con negligencia. Luego se sucedió la primera oleada de evacuación de la población de Pripiat (la hoy ciudad fantasma) que  comenzó al día siguiente, y que se incluyó en una zona de exclusión para ser habitada en aquel momento. Esta zona prohibida comprendía una área alrededor de la central nuclear de 30 km. 

No podemos olvidar la catastrofe de Chernobil porque todavía sigue esparciendo radioactividad letal.

Por meses, los llamados bomberos y los "liquidadores" - de 600 000 a 900 000 personas, la mayoría jóvenes reclutados de todo el territorio de la URSS sin ninguna información sobre lo que se les proponía - turnarse en condiciones de salud catastróficos para extinguir el fuego mientras recibían dosis de radiación letales. Eso después de probar con un esfuerzo titánico pagado en vidas humanas que serían irradiadas y morirían por su labor de estabilizar el corazón del reactor de fusión. 

Los radionucleidos mortales proyectados por la explosión se expandieron a través de la atmósfera por toda Bielorrusia, Ucrania y Rusia occidental, pero también se depositaron en bosques, prados y ciudades de Europa. Las altas concentraciones de radioactividad se detectaron durante los días sucesivos en Alemania, Austria, Francia, Suecia y Finlandia. 

Muy rápidamente, la desinformación oficial fue el medio para ocultar la tragedia que se estaba cebando no sólo en Ucrania, sino también en Europa. En Francia, el profesor Pellerin, Director del Servicio Central de Protección contra la Radiación Ionizante, declara que el riesgo para la salud es mínimo. Otros países darán versiones parecidas. Visualizar los telenoticias de la época permite percibir el cinismo con que los gobiernos sin excepción dosificaron la información con tácticas como la ocultación de datos.  En Francia, el mismo Pierre Pellerin formará parte del pequeño grupo de expertos internacionales que sellarán el comunicado con un mínimo número de muertes por Chernobyl [1]. Gracias a esta brutal táctica de la desinformación en Francia se ha ocultado a toda costa que tras la catástrofe de Chernobil el número de afectados por cáncer, en particular por cáncer de tiroides en Francia se ha incrementado como  ha sido ampliamente documentado por el trabajo de la jueza Marie-Odile Bertella-Geoffroy. [2]

 

Ucrania entre el turismo y radiactivos sitio faraónico

27 años después de la explosión, para las autoridades de Ucrania, el desastre ha terminado. Dos nuevos reactores nucleares estan a la espera de ser construidos. La zona de exclusión de Chernobyl está abierto a los turistas en busca de emociones [3], las como declaró el primer ministro Mykola Azarov de Ucrania con cinismo el pasado 23 de abril 2012: “el mismo nivel de radiactividad ha disminuido considerablemente en los últimos años en la zona de exclusión, y que era hora de "revitalizar" la zona y dar un lavado de cara a pueblos abandonados”.

Sin embargo, el reactor eviscerado sigue amenazando a  Ucrania: el sarcófago de hormigón construido a toda prisa sobre sus ruinas como una de las medidas para taponar la radiación ya no es seguro. El 12 de febrero 2013 una parte del techo de la sala de máquinas del reactor número 4 se colapsó y los grupos ecologistas temen que otros elementos de esta estructura de contención de la radiación muestran su fragilidad [4].

Aparentemente protegidos para no para la radiación letal de estas catástrofes humanas que no podemos olvidar.

El 26 de abril de 2012, comenzó la construcción del gigantesco arco de metal de 29.000 toneladas, 105 metros de altura y 260 metros de largo, diseñado para durar 100 años que debe servir para evitar la dispersión de la radiación que sigue emitiendo el reactor 4. Este gigantesco proyecto, liderado por un consorcio de Vinci y Bouygues, está evaluado en cerca de 2 mil millones doláres y se espera que esté terminado en 2015. Ucrania tan sólo aporta el 8% de su coste. El resto ha sido financiado por la Unión Europea y la comunidad internacional.

 

Vida contaminada permanentemente

Por encima de todo, la catástrofe sobre la salud humana no ha terminado de grieta. Los efectos económicos y sociales de la catástrofe, afectan especialmente a los niños y niñas . En Ucrania no menos de 55 000 km² , -equivalente a las superficies de Cataluña más la Comunidad Valenciana juntas-, un 4,8% de su territorio, están contaminados, aunque allí viven cerca de 2 millones de personas. La vecina Bielorrusia, que recibió el 70% de la precipitación radiactiva más de un cuarto de su territorio está afectado. La ONU estima que el 20% de la población, incluidos 500 000 niños, -tristemente conocidos como "Los niños de Chernobyl"-, el 20% de la tierra cultivable y el 23% de los bosques bielorussos están contaminados. Las Naciones Unidas también han cifrado el daño infligido a la economía del país en 30 años, en hasta 230 miles de millones de dólares. Entre los 600 000 a 900 000 liquidadores, muchos murieron o enfermaron como resultado de las dosis de radiación que recibieron. Más de dos millones de personas siguen viviendo en zonas contaminadas en Ucrania, Bielorrusia que suman 1,1 millones de personas y 1,5 en Rusia. 

171.000 años es lo que tarda el plutonio, un residuo nuclear en perder el 99 % de su radioactividad mortal.

Los radionucleidos liberados por explosión de 1986 todavía están presentes en el suelo y siguen incorporándose en la cadena alimentaria. Este es el caso del cesio 137 y estroncio 90, que han perdido sólo la mitad de su poder radioactivo desde 1986 y, por tanto, sus efectos nocivos se prolongarán tres siglos. En particular, la acumulación de cesio-137 en el cuerpo humano es la del aumento dramático en la incidencia de cáncer y enfermedades cardiovasculares, especialmente en niños. También causa cambios hormonales responsables para incrementar la infertilidad, y el aumento de malformaciones en los niños. 

La desinformación sigue vigente en todo lo que concierne a Chernobyl. Pero lo que no se puede negar es el aumento de la tasa de malformaciones congénitas (entre los  2000 y 2009,  pasó del 3,5 por 1.000 al 5,5 por 1000). Sólo el Ministerio de Salud de Bielorusia investiga estos trastornos hereditarios y congénitos. [5] En 2005, el "Foro de Chernobyl", celebrada en Viena bajo los auspicios del OIEA llegó a la conclusión de que sólo se podían atribuirse a Chernóbil 4.000 muertes. Sin embargo, el testimonio de la población afectada contradice todos estos datos. El aumento de las enfermedades y el deterioro del estado de salud de las poblaciones está particularmente atribuido a la tensión (la "radiofobia"), el alcoholismo y el deterioro de las condiciones económicas y sociales en las regiones afectadas. La investigación llevada a cabo por científicos independientes como el estudio realizado por el profesor Yuri Bandazhevsky, publicado por la Academia de Medicina de Nueva York en 2011, concluye que el desastre y sus consecuencias fueron responsables de 985.000 muertes. [6]

 

¿Chernobyl, Fukushima... serán las únicas catástrofes?

Veinticinco años después del inicio de la catástrofe de Chernobyl, un nuevo accidente nuclear grave golpea brutalmente el Japón en la central de Fukushima, era el 13 de marzo de 2011. La situación en Fukushima todavía lejos de ser estable no permite dilucidar su evolución. En todo el proceso de Fukushima nuevamente la negación y la desinformación gubernamental sigue siendo la práctica habitual.  El cinismo también campa a sus anchas. El Sr. Shunishi Yamashita (responsable de los estudios epidemiológicos que afectan a la gente de Fukushima), ha declardo sin pudor que la radiación no afecta a la gente feliz, ¡sólo los débiles de mente [7]!

Cambiemos de era, salgamos de la nuclear. cambiemos de era, abracemos las renovables.

Dos años o un cuarto de siglo después la humanidad tiene dos catástrofes nucleares sobre sus espaldas que esparcirán su rastro por siglos en las áreas afectadas y alrededores. Para evitar que se repitan, sólo hay una solución: abandonar la energía nuclear, y cuanto antes, asumiendo que nos costará millones de euros poner en lugares seguros los residuos que se genera con la fusión nuclear. Chernobil no es un día para recordar, sino para no olvidar.

 

Referencias

[1] Wladimir Tchertkoff, Le crime de Tchernobyl. Le goulag nucléaire, Actes Sud, avril 2006.
[2http://www.sortirdunucleaire.org/ac...
[3http://expresstourinua.com/
[4http://www.bellona.org/articles/articles_2013/chernobyl_roof_collapse_report
[5] Bandajevski Y, Dubovaya N.F., Les conséquences de Tchernobyl sur la natalité. Césium radioactif et processus de reproduction, Éditions Yves Michel, 2012.
[6] Alexey V. Yablokov, Vassily B. Nesterenko et Alexey V. Nesterenko, Chernobyl. Consequences of the catastrophe for people and the environnement, Annales de l’Académie des Sciences de New York, Volume 1181. Consultar un resumen en francés aquí.
[7http://www.spiegel.de/international...

 

Artículo basado en: http://www.chernobyl-day.org/Tchernobyl-la-catastrophe-et-la?lang=fr así como en folletos divulgativos de esta organización.
Más información en: http://www.tanquemlesnuclears.org/

actualizado: 
26/04/2013
parte de: