You are here

Econoticias nº 6. El protocolo de Kioto empieza a





6
Semana del 11 al 17 de marzo de 2002

Internacional


El protocolo de Kioto empieza a andar

sen0006-kioto


El pasado día 4 de marzo (2002) la Unión Europea ratificó el protocolo de Kioto destinado a reducir los gases de efecto invernadero. Éste es el primer paso para que este acuerdo internacional pueda entrar en vigor en un futuro próximo. Su redacción en 1997 condicionó su aplicación como tratado internacional a que fuera ratificado por al menos 55 países que representen el 55% de las emisiones de gases, en particular de dióxido de carbono (CO2). Este protocolo tan sólo compromete a una reducción de un 5% de las emisiones durante el período 2008-2012 respecto a los niveles de emisión de 1990. La ratificación conjunta de los quince de la Unión Europea permite una mayor flexibilidad, aunque la Comisión Europea podrá denunciar ante el Tribunal de Luxemburgo al país que no reduzca la parte que le corresponde.

Esta ratificación deja ahora en manos de Rusia y Japón que pueda aplicarse el tratado próximamente, teniendo en cuenta la negativa manifiesta de los Estados Unidos de entrar en las reducciones previstas en el protocolo.

Sin embargo, en España las emisiones netas de los principales gases invernadero se elevaron a 368 millones de toneladas, en otras palabras en un ascenso del 28,97% respecto a los niveles de 1990 (276 millones de toneladas). Otras estimaciones, valoran el ascenso en un 32%, o sea el doble de lo previsto. El protocolo de Kioto marca para España no aumentar sus emisiones por encima del 15% respecto a 1990. En definitiva, la emisión de gases invernadero aumenta en España el doble de lo previsto. Ante esta realidad en lugar de plantear políticas de ahorro energético efectivas y de potenciar la implantación de energías renovables tales como la solar fotovoltaica en el ámbito doméstico se discute como neutralizar las emisiones con los llamados sumideros naturales (los bosques y los vegetales, en general).

Ahora el siguiente paso es que se establezcan los mecanismos socioeconómicos para garantizar la reducción de gases invernadero. El conjunto de la sociedad española tiene una notable responsabilidad a la que hacer frente si apreciamos la vida de las generaciones futuras.