You are here

El cercano declive del petróleo




El cercano declive del petróleo
Extracto de "Plan B 2.0: Rescuing a Planet Under Stress and a Civilization in Trouble"

Cuando el precio del petróleo subió por encima de los 50 US$ por barril a finales de 2004, la atención pública se centró en la capacidad de los abastecimientos mundiales de petróleo, y específicamente en cuándo la producción alcanzaría su máximo y comenzaría a declinar. Los analistas están lejos de un consenso en este punto, pero algunos científicos prominentes creen que el pico del petróleo es inminente.


La reducción de reservas es sumamente evidente en el cociente entre los nuevos descubrimientos de yacimientos y la producción de las principales compañías petroleras.


Trabajadores de la Boots & Coots Company en el campo petrolífero de Rumaila en Irak (29 de Marzo 2003). Fuente: Army photo by Pfc. Mary Rose Xenikakis, 22nd Mobile Public Affairs Detachment


Hundimiento en la plataforma Thunder Horse, a 150 millas al sudeste de New Orleans. Operada por BP (75%) y Exxon Mobil (25%).


Colapso de tráfico en Bangkok. Una reducción moderada de la producción puede doblar los precios del petróleo del mundo





Centenares de carteles e infografías se crearon y distribuyeron alrededor del mundo durante el ataque a Irak de Estados Unidos en febrero del 2003.

5 de Mayo, 2006. El petróleo ha dado forma a nuestra vigésima primera civilización, afectando cada faceta de la economía desde la mecanización de la agricultura hasta el transporte aéreo. Cuando su producción se ralentice, se producirá un seísmo económico, creando un mundo muy diferente al que hemos conocido durante el curso de nuestras vidas. De hecho, cuando los historiadores escriban sobre este período de la historia, podrán distinguir perfectamente entre antes del pico máximo del petróleo (BPO - before peak oil) y después del pico del petróleo (APO - after peak oil). 

Las perspectivas del fin del petróleo
La prospectiva del petróleo se puede analizar de diversas maneras. Las compañías petroleras, las firmas consultoras de las petroleras y los gobiernos nacionales confían plenamente en modelos informáticos para proyectar la producción petrolífera y los precios futuros.

(1) Un modelo de enfoque, -que utiliza la relación de reservas/producción para determinar las tendencias de producción futuras-, fue iniciado hace varias décadas por el legendario King Hubbert, geólogo de la U.S. Geological Survey. Dada la naturaleza de la producción petrolífera, Hubbert teorizó que el periodo de tiempo entre el pico de descubrimientos de nuevos yacimientos y el pico de producción era predecible. Observando que el descubrimiento de nuevas reservas en los Estados Unidos había alcanzado su máximo alrededor de 1930, predijo que la producción petrolífera de Estados Unidos alcanzaría su máximo en 1970. Acertó de lleno.

Países "pre-pico" y "post-pico"
(2) Un segundo enfoque, separando los principales países productores de petróleo del mundo en dos grupo, –entre ésos donde está bajando la producción y ésos donde todavía está creciendo-, también resulta ilustrativo. De los 23 principales productores de petróleo, la producción parece haber alcanzado su pico máximo en 15 y todavía está en aumento en los 8 restantes. Los países de "post-pico" se extienden desde Estados Unidos (el único país con excepción de Arabia Saudita que ha llegado a bombear más de 9 millones de barriles de petróleo al día) y Venezuela (donde la producción petrolífera alcanzó su pico en 1970) hasta los dos productores de petróleo del Mar del Norte, el Reino Unido y Noruega, donde el pico de producción se alcanzó en 1999 y 2000 respectivamente. La producción de Estados Unidos, que alcanzó los 9,6 millones de barriles al día en 1970, cayó a 5,4 millones de barriles por día en el 2004, - un 44% menos. La producción de Venezuela ha caído un 31% desde 1970.

Los ocho países de "pre-pico" están liderados por los principales productores de petróleo del mundo, Arabia Saudita y Rusia, produciendo cerca de 11 y 9 millones de barriles de petróleo al día respectivamente en otoño del 2005. Otros países con potencial substancial para aumentar la producción son Canadá, en gran parte debido a sus arenas de alquitrán, y Kazakhstán, que todavía está desarrollando sus infraestructuras de petróleo. Los otros cuatro países de pre-pico son Argelia, Angola, China, y México.

El mayor interrogante entre estos ocho países es Arabia Saudita. Su producción alcanzó su pico técnico en los 80 en los 9,9 millones de barriles al día y la producción actual es de casi 1 millón de barriles al día menos. Está incluído en el grupo de países con la producción al alza solamente en base a las declaraciones de los funcionarios saudís que indican que el país podría producir más. Sin embargo, algunos analistas dudan de si los saudís pueden realmente aumentar su producción de petróleo mucho más allá de su producción actual. Algunos de sus antiguos yacimientos de petróleo están ya agotados en gran parte, y aún está por saber si el bombeo de nuevos campos será suficiente para poder compensar las pérdidas de los campos más viejos.

Este modelo de análisis se centra en saber si la producción aumentará realmente de forma suficiente en los ocho países pre-pico para compensar los descensos actuales en la producción de los 15 países que ya han alcanzado sus máximos. En volumen de producción, los dos grupos tienen esencialmente la misma capacidad total. De cualquier manera, si la producción empezara a descender en alguno de los ocho, la producción del mundo podría declinar.

Las estrategias de las compañías petroleras
(3) Una tercera manera de considerar las perspectivas de la producción petrolífera es observar las acciones de las propias principales compañías petroleras. Aunque algunos ejecutivos de alto rango se pronuncian al alza sobre el futuro crecimiento de la producción, sus acciones sugieren una perspectiva menos confiada.

Cierta evidencia de esta supuesta falta de confianza en las predicciones al alza de la producción de petróleo es la decisión que ha llevado a las compañías petroleras a invertir fuerte en la compra de su propio stock. ExxonMobil, por ejemplo, con el mayor beneficio trimestral de cualquier compañía registrada, - 8.400 millones de US$ en el último trimestre de 2004-, invirtió casi 10.000 millones en volver a comprar sus propias acciones. ChevronTexaco utilizó 2.500 millones de US$ de sus beneficios para recomprar las acciones. Con poco petróleo nuevo por descubrir y la demanda mundial de petróleo creciendo rápidamente, parece que las compañías se dan cuenta que sus reservas serán aún más valiosas en el futuro.

Relacionado de cerca con este comportamiento, es la carencia de cualquier aumento substancial en la exploración y el desarrollo durante el 2005, incluso con los precios del petróleo por encima de los 50 US$ el barril. Esto sugiere que las compañías coinciden con los geólogos del petróleo que indican que el 95% de todo el petróleo del mundo ya se ha descubierto. "El mundo entero ha sido estudiado sísmicamente y las mejores partes seleccionadas" dice el geólogo independiente Colin Campbell. "El conocimiento geológico ha mejorado enormemente en los últimos 30 años y hoy en día es casi inconcebible pensar que siguen habiendo campos importantes para ser encontrados." Esto también implica que los costes de exploración y perforación para encontrar ese 5% restante pueden ser muy altos.

Esta reducción de reservas es sumamente evidente en el cociente entre los nuevos descubrimientos de yacimientos y la producción de las principales compañías petroleras. Entre ésos que publican que su producción petrolífera excede enormemente los nuevos descubrimientos del 2004 están la Royal Dutch/Shell, ChevronTexaco y Conoco-Phillips. En la escala global, el geólogo Walter Youngquist, autor de “GeoDestinies: The Inevitable Control of Earth Resources Over Nations and Individuals” señala que en el 2004 el mundo produjo 30.500 millones de barriles de petróleo pero descubrió solamente 7.500 millones barriles de nuevo petróleo.

La "psicología del agotamiento"
La influencia en la producción petrolífera en los años inmediatamente posteriores a esta situación que es más difícil de medir, es la emergencia de lo que yo llamo una "psicología del agotamiento." Una vez que las compañías petroleras o los países exportadores de petróleo se den cuenta de que su producción está a punto de alcanzar su máximo comenzarán a pensar seriamente en cómo estirar las reservas restantes. Mientras que cada vez está más claro que incluso una reducción moderada de la producción puede doblar los precios del petróleo del mundo, el valor a largo plazo de las reservas de petróleo será cada vez más claro.

La evidencia geológica sugiere que la producción petrolífera del mundo llegará a su pico más bien pronto que tarde. Matt Simmons, jefe del banco de inversión del petróleo Simmons & Company International y líder de la industria, dice en referencia a los nuevos yacimientos de petróleo: "hemos agotado los buenos proyectos. No es una cuestión de dinero... si estas compañías petroleras tuvieran proyectos fantásticos, ya estarían allí [ desarrollando los nuevos campos de explotación ]." Kenneth Deffeyes, un altamente respetado geólogo de la universidad de Princeton y antiguo empleado de la industria del petróleo, dice en su libro del 2005, Beyond Oil : "según mi opinión el pico ocurrirá a finales del 2005 o en los primeros meses de 2006." Walter Youngquist y A.M. Samsan Bakhtiari de la Iranian National Oil Company proyectan que la producción del petróleo alcanzará su máximo en 2007.

Sadad al-Husseini, retirado recientemente como jefe de exploración y producción en Aramco, la compañía petrolera nacional saudí, indica que la nueva producción de petróleo venidera tendría que ser suficiente para cubrir un crecimiento anual de la demanda mundial de por lo menos 2 millones de barriles al día y cubrir la declinación anual en la producción de los campos existentes que es de cerca de 4 millones de barriles al día. "Esto es como una Arabia Saudí nueva entera cada par de años," dijo Husseini. "No es sostenible."


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Adaptado del Capítulo 2, " Beyond the Oil Peak," en Lester R. Brown, Plan B 2.0: Rescuing a Planet Under Stress and a Civilization in Trouble (New York: W.W. Norton & Company, 2006), compra disponible en: www.earthpolicy.org/Books/PB2/index.htm


Lester Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org