You are here

El consumo del papel de los españoles




 

¿Cuánto papel consumimos los españoles y en qué proporción se recicla?
Mireia (Manresa)


  Según datos del sector, los españoles consumimos actualmente unos 175 kg de papel por habitante y año, y el sector papelero espera que nos aproximemos cada vez más al despilfarro que se produce en países como Alemania o Reino Unido, con un consumo superior a los 200 kg/hab/año. El 40% del papel consumido en España acaba en el vertedero ya que nuestra tasa de recogida es muy baja. Como resultado de este derroche, la industria se ve obligada a importar más de 700.000 toneladas de papel recuperado de otros países vecinos.

Curiosamente, la mayor parte de la industria papelera de nuestro país utiliza como materia prima no precisamente fibra virgen sino papel usado. Resulta irónico que mientras los españoles tiramos el papel a la basura, nuestra industria deba comprar en el extranjero su materia prima, o sea, papel usado recogido, entre otros, de los contenedores azules extranjeros.

Sin embargo, no podemos olvidar que el 17% de la fibra virgen utilizada por la industria papelera mundial procede de bosques primarios, especialmente de bosques boreales de Canadá, Finlandia y Rusia. La industria española importa pasta y papel de estas regiones, de manera especial de Finlandia y Estados Unidos, pero también del Sudeste asiático. En muchas zonas la tala de bosques o el proceso de fabricación de la pasta destruye el medio ambiente.

Las ONG ecologistas contemplan que en un futuro próximo en Europa se consuma un 50% menos de papel que actualmente, a la vez que sea producido por una industria que dependa menos de las fibras procedentes de bosques vírgenes, que maximice la utilización de materiales reciclados, que proteja la biodiversidad, que respete los derechos de propiedad de las poblaciones locales, que proporcione empleo y tenga un compromiso social, sea beneficioso para las comunidades y no genere conflictos. Precisamente, en este sentido debemos destacar que existe un estándar mundial, la etiqueta FSC que asegura la viabilidad de los bosques cuando se explotan para fabricar pasta de papel virgen. El estándar del Forest Stewardship Council (FSC) es el esquema de certificación internacional más creíble y que se acerca mejor a la protección de la biodiversidad forestal. El papel FSC de fibra virgen es una alternativa que los consumidores podemos fomentar. Porque no podemos olvidar que para que exista papel usado debe haber papel virgen y que además el papel usado no puede ser reusado indefinidamente sinó que precisa que se añadan porcentajes de fibra virgen.

Las ONGs demandan más responsabilidad a la industria europea y que se emplee a fondo en el uso de fibras de fuentes responsables y sostenibles certificadas por sistemas como el FSC, energías renovables y la máxima reducción de residuos y emisiones al agua y a la atmósfera. Las ONG ya han advertido a la industria del papel que debe estar a la altura de los retos del nuevo siglo y que debe comprometerse a acometer acciones urgentes con el fin de reducir el consumo de fibras vírgenes, asegurar la responsabilidad social, el abastecimiento responsable de fibra y garantizar la producción limpia.

Poder disponer de un buen papel sin embargo depende de una cadena de  la que todos formamos parte. Muchas ONGs están estimulando la reducción de impresiones de e-mails que no son estrictamente necesarios. Otras disponen de recogida selectiva en sus oficinas. Hay que fomentar pues nuevos hábitos pero dando ejemplo. (Marzo, 2006)