You are here

El momento del Plan B




El momento del Plan B
Earth Policy Institute publications
Cuando los líderes políticos prestan atención a la necesidad de reducir las emisiones de dióxido de carbono para frenar el calentamiento global, se preguntan: ¿Qué reducción es políticamente viable? En el Earth Policy Institute nos preguntamos algo diferente: ¿Qué reducción es necesaria para evitar los efectos más peligrosos del cambio climático? Fundación Tierra ha traducido al castellano "Time for Plan B: cutting carbon emissions 80% by 2020", un plan para reorientar la acción política hacia la reducción real y útil de emisiones.


El Plan B plantea que es posible reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 80% para el año 2020. La eficiencia y las energías renovables son dos de las claves para lograrlo.


Acabar con la deforestación en el mundo y gestionar suelos y bosques de manera sensible con el cambio climático son dos de las propuestas del Plan B que permitirían reducir más de un 30% nuestras emisiones actuales.


Enero, 2009. Al quemar combustibles fósiles y destruir los bosques, emitimos gases de efecto invernadero, sobre todo dióxido de carbono (CO2), a la atmósfera. Estos gases capaces de atrapar el calor están provocando el calentamiento del planeta, poniendo en marcha cambios que nos están llevando más allá de los límites climáticos dentro de los que nuestra civilización se desarrolló.

No podemos permitirnos dejar que el planeta se caliente mucho más. A las temperaturas actuales, ya elevadas, las enormes capas de hielo de Groenlandia y del oeste de la Antártida –que juntas contienen suficiente agua como para elevar el nivel del agua 12 metros– se están derritiendo a una velocidad creciente. Por todo el mundo, los glaciares están menguando y en riesgo de desaparecer, incluidos los de las montañas de Asia, cuyos hielos fundidos alimentan los mayores ríos del continente durante la estación seca.

Retrasar la acción sólo traerá daños mayores. Es el momento del Plan B. Como alternativa al modo como se han hecho las cosas hasta ahora, el Plan B llama a reducir las emisiones netas de dióxido de carbono en un 80 % para 2020. Esto nos permitirá impedir que la concentración de CO2 en la atmósfera, que ya es de 384 partes por millón (ppm), supere las 400 ppm, y mantener así al mínimo el futuro aumento de la temperatura global. 

Reducir las emisiones de CO2 un 80 % para el año 2020 requerirá una movilización a nivel mundial y a una velocidad de tiempos de guerra. Primero, invertir en eficiencia energética nos permitirá impedir que la demanda energética global siga creciendo. Entonces, podemos recortar en un tercio las emisiones de carbono sustituyendo los combustibles fósiles con recursos energéticos renovables para la producción de electricidad y calor. Un descenso suplementario del 14 % viene de la reestructuración de nuestros sistemas de transporte y de la reducción del uso del carbón y el petróleo en la industria. Acabar con la deforestación neta a nivel mundial puede reducir las emisiones de CO2 otro 16 %. Por último, plantar árboles y gestionar suelos para secuestrar carbono puede absorber el 17 % de nuestras emisiones actuales.

Ninguna de estas iniciativas depende de nuevas tecnologías. Sabemos que lo que hay que hacer es reducir las emisiones de CO2 un 80 % para el año 2020. Lo único que se necesita ahora es liderazgo. El Earth Policy Institute ha elaborado un completo informe para orientar la acción mundial y lograr este objetivo de reducción del 80% de las emisiones para el año 2020. La Fundación Tierra ha traducido al castellano esta publicación para ponerla a disposición de los lectores de su portal Terra.org y favorecer la difusión del mensaje del Plan B. Descárgate el informe completo en pdf y hazlo circular, porque ha llegado el momento de poner en marcha el Plan B.


>> Descargar el documento "El momento del Plan B" 


Lester R.Brown, Janet Larsen, Jonathan G. Dorn y Frances C. Moore
 Earth Policy Institute
www.earth-policy.org