You are here

El mundo frente a nuevos y enormes retos alimentarios




El mundo frente a nuevos y enormes retos alimentarios: seguir como siempre no es una opción viable
Alerta 6 - 2008
Una escasez de alimentos de rápido despliegue está engullendo el mundo entero, conduciendo los precios de los alimentos hasta valores récord. Durante el último medio siglo los precios de los cereales han llegado a máximos de vez en cuando debido a eventos relacionados con las condiciones meteorológicas, tales como el descenso de la cosecha en la Unión Soviética de 1972 que dio lugar a una duplicación de los precios mundiales de trigo, arroz y maíz. Sin embargo la situación actual es totalmente diferente. La actual duplicación de los precios del grano está impulsada por cierta tendencia, el efecto acumulado de algunas tendencias que están acelerando el crecimiento de la demanda y otras tendencias que están frenando el crecimiento de la oferta.


Las reservas mundiales de grano están disminuyendo.




Vietnam está actualmente restringiendo la exportación de arroz nacional.


El aumento de la demanda de carne está incrementando también la demanda de grano.


La demanda del trigo está aumentando por todo el mundo.



16 de abril, 2008 .- El mundo no ha experimentado nada parecido a esto antes. A la vista del aumento de los precios de los alimentos y de la propagación del hambre, el orden social se está empezando a romper en algunos países. En varias provincias de Tailandia, por ejemplo, roban la cosecha de arroz de los campos durante la noche. En respuesta, los aldeanos tailandeses con campos alejados del pueblo vigilan los campos de arroz por la noche con escopetas cargadas.

En Sudán, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), que se encarga de suministrar grano a dos millones de personas en los campamentos de refugiados de Darfur, se enfrenta a una difícil misión. Durante los tres primeros meses de este año, 56 camiones cargados de grano fueron secuestrados. Hasta el momento, sólo 20 de los camiones han sido recuperados y unos 24 conductores se encuentran todavía en paradero desconocido. Esta amenaza al suministro de alimentos de la ONU a los campamentos de Darfur ha reducido a la mitad el flujo de alimentos en la región, lo que plantea el fantasma de la hambruna si las líneas de suministro no pueden estar garantizadas.

En Pakistán, donde los precios de la harina se han duplicado, la inseguridad alimentaria es una preocupación nacional. Miles de soldados paquistaníes armados han sido asignados a la vigilancia de los montacargas de grano y a acompañar a los camiones que lo transportan.

Los disturbios por alimentos son cada vez más frecuentes. En Egipto, las líneas de pan en las panaderías que distribuyen el pan subvencionado por el estado son a menudo escenario de luchas. En Marruecos, 34 manifestantes por comida fueron encarcelados. En Yemen, los disturbios por comida resultaron mortales, llevándose por lo menos una docena de vidas. En Camerún, docenas de personas han muerto en los disturbios por alimentos y cientos han sido detenidos. Otros países que sufren disturbios por alimentos incluyen Etiopía, Haití, Indonesia, Mexico, Filipinas y Senegal. (Ver más ejemplos de los precios de los alimentos afectados)

Escasez de alimentos
La duplicación del precio mundial de trigo, arroz y maíz ha reducido significativamente la disponibilidad de ayuda alimentaria, poniendo a los 37 países que dependen de la ayuda alimentaria de emergencia de los PMA en situación de riesgo. En marzo, el PMA emitió un llamamiento urgente por US$ 500 millones adicionales de fondos.

En todo el mundo está surgiendo una política de gestión de la escasez alimentaria. Fundamentalmente, esto implica la restricción de las exportaciones de granos de países que quieren controlar el aumento de los precios de sus alimentos nacionales. Rusia, Ucrania y Argentina se encuentran entre los gobiernos que actualmente están restringiendo las exportaciones de trigo. Los países que restringen las exportaciones de arroz también incluyen Vietnam, Camboya y Egipto. Estas restricciones a la exportación generan simplemente un incremento de los precios en el mercado mundial.

Aumento de la demanda y reducción de la oferta
El ya crónico escaso suministro de alimentos al que el mundo se enfrenta ahora está impulsado por el efecto acumulativo de varias tendencias bien establecidas que están afectando tanto la demanda mundial como la oferta. Por el lado de la demanda, las tendencias incluyen la continua adición de 70 millones de personas por año a la población del planeta, el deseo de unos 4 millones de personas para desplazarse hacia arriba en la cadena alimentaria y que consumen más productos de ganadería intensiva en grano, y la reciente fuerte aceleración en los EE.UU. en el uso de cereales para producir etanol de automóviles. Desde 2005, esta última fuente de demanda ha elevado el crecimiento en el consumo anual mundial de cereales de cerca 20 millones de toneladas a 50 millones de toneladas.

Mientras tanto, del lado de la oferta, hay pocas nuevas tierras que puedan ararse a menos que se talen los bosques tropicales en las cuencas del Amazonas y del Congo, o en Indonesia, o se limpien tierras en el cerrado brasileño, una región parecida a la sabana en el sur de la selva amazónica. Por desgracia, esto tiene profundos costes ambientales: la liberación del carbono secuestrado, la pérdida de especies vegetales y animales, las precipitaciones y el aumento de la escorrentía y la erosión del suelo. Y además de eso, las principales tierras de cultivo de los países se están perdiendo debido a la construcción de industria y viviendas, y a la pavimentación de tierra para caminos, carreteras y aparcamientos para satisfacer el rápido crecimiento de las flotas de automóviles.

Las área de riego y la tecnología agrícola
Las nuevas fuentes de agua de riego son aún más escasas que las nuevas tierras para arar. Durante la última mitad del siglo XX, el área de regadío del mundo casi se triplicó, expandiéndose de 94 millones de hectáreas en 1950 a 276 millones de hectáreas en 2000. En los años transcurridos desde entonces, ha habido poco crecimiento. Como resultado de ello, el área irrigada por persona se está reduciendo un 1 por ciento al año.

Mientras tanto, el trabajo pendiente de tecnología agrícola que pueda utilizarse para aumentar la productividad de las tierras de cultivo está acumulándose. Entre 1950 y 1990 los agricultores del mundo aumentaron la productividad de los campos de grano en un 2,1 por ciento al año, pero desde 1990 hasta 2007 esta tasa de crecimiento se redujo al 1,2 por ciento al año. Y el aumento del precio del petróleo está impulsando los costes tanto de la producción de alimentos como del transporte, a la vez que hace más rentable convertir el grano en combustible para los automóviles.

El descenso de las existencias mundiales
Más allá de esto, el cambio climático presenta nuevos riesgos. El marchitamiento de las cosechas por olas de calor, tormentas más destructivas, y el derretimiento de los glaciares montañosos de Asia que sostienen el flujo de los principales ríos de esa región durante la estación seca, se han combinado para hacer de la expansión de la cosecha algo aún más difícil. En el pasado, el efecto negativo de inusuales fenómenos meteorológicos ha sido siempre temporal, en el plazo de un año o dos las cosas volvían a la normalidad. Pero con el clima en continuo flujo, no hay ninguna norma para regresar a la normalidad.

El efecto colectivo de estas tendencias hace que sea cada vez más difícil para los agricultores mantener el ritmo del crecimiento de la demanda. Durante siete de los últimos ocho años, el consumo de grano superó la producción. Después de siete años de reducción en las existencias mundiales de cereales, las existencias remanentes en 2008 se han reducido a 55 días de consumo mundial, el nivel más bajo en los registros. El resultado es una nueva era de escasedad en los suministros de alimentos, el aumento de los precios de la comida, y la inestabilidad política. Con las existencias de cereales a un nivel mínimo histórico, el mundo esta sólo a una mala cosecha del caos total en los mercados mundiales de cereales.

La seguridad alimentaria mundial pendiente de un hilo
Seguir como siempre ya no es una opción viable. La seguridad alimentaria va a seguir deteriorándose a menos que los países puedan movilizarse colectivamente para estabilizar la población, restringir el uso del grano para producir combustible de automoción, estabilizar el clima, estabilizar las capas freáticas y los acuíferos, proteger las tierras de cultivo y conservar los suelos. La estabilización de la población no es simplemente una cuestión de proporcionar los servicios de salud reproductiva y de planificación familiar. Se requiere un esfuerzo mundial para erradicar la pobreza. La eliminación de la escasez de agua depende del intento por elevar la productividad del agua, similar al esfuerzo iniciado hace medio siglo para aumentar la productividad de la tierra, una iniciativa que casi ha triplicado el rendimiento de grano por hectárea en el mundo. Ninguno de estos objetivos puede lograrse rápidamente, pero el avance hacia todos ellos es indispensable para restablecer cierta seguridad alimentaria.

Esta preocupante situación no se parece a ninguna a la que el mundo se haya enfrentado antes. El reto no es simplemente hacer frente a una subida temporal en los precios de los cereales, como en el pasado, sino más bien alterar rápidamente esas tendencias cuyos efectos acumulativos suponen una amenaza para la seguridad alimentaria colectiva, una característica distintiva de civilización. Si la seguridad alimentaria no se puede restaurar rápidamente, el malestar social y la inestabilidad política se extenderán y es probable que el número de estados inseguros aumente de manera espectacular, poniendo en peligro la estabilidad de la propia civilización.

Lester R. Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org