You are here

El pico del agua: ¿qué sucede cuando los pozos se secan?

Julio, 2013.- El pico del petróleo, -de su traducción en inglés peak oil-, ha generado titulares en los últimos años, pero la verdadera amenaza para nuestro futuro es el pico del agua. Hay sustitutos para el petróleo, pero no para el agua. Podemos producir alimentos sin petróleo, pero no sin agua.

Bebemos un promedio de cuatro litros de agua por día, de una forma u otra, pero la comida que comemos cada día requiere 2.000 litros de agua para producirse, o 500 veces más. Conseguir suficiente agua para beber es relativamente fácil, pero encontrar la suficiente para producir las cantidades crecientes de grano que el mundo consume es otro asunto.

El consumo directo de grano suministra cerca de la mitad de nuestras calorías. El grano consumido indirectamente para la producción de carne, leche y huevos, suministra una gran parte del resto. Hoy en día, aproximadamente el 40 por ciento de la cosecha mundial de cereales proviene de las tierras de regadío. Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que la expansión del riego ha desempeñado un papel central en la triplicación de la cosecha mundial de cereales en las últimas seis décadas.

Durante la última mitad del siglo XX, la superficie de regadío en el mundo aumentó de cerca de 100 millones de hectáreas en 1950, a unos 280 millones en el 2000. Casi se triplicó el riego en el mundo en 50 años, algo único en la historia. Pero desde entonces, el crecimiento en el riego ha llegado a un punto muerto, ampliándose sólo el 10 por ciento entre 2000 y 2010.

Explotación de los acuíferos en España en 2001. Las áreas con mayores problemas de sobreexplotación de acuíferos se sitúan en la cuenca del Guadiana, regiones mediterráneas y archipiélago canario. Fuente: Instituto Geográfico Nacional. Ministerio de Fomento. Gobierno de España (Datos del 2001).

 

¿Podría el mundo estar enfrentándose al pico del agua?

Al analizar el agua y nuestro futuro, nos enfrentamos a muchas preguntas y pocas respuestas. ¿Podría el mundo estar enfrentándose al pico del agua? ¿O ya alcanzó su punto máximo?

Los agricultores obtienen su agua de riego de los ríos o los acuíferos subterráneos. Históricamente, empezando por los sumerios hace unos 6.000 años, el agua de riego proviene de la construcción de represas en los ríos, la creación de embalses, que luego les permitieron desviar el agua hacia la tierra a través de una red de canales por gravedad. Este método de riego se mantuvo hasta la segunda mitad del siglo XX, donde los pocos sitios que quedaban para la construcción de represas, hicieron que las perspectivas de expansión de riego en superficie se desvanecieran. Los agricultores pasaron a la perforación de pozos para aprovechar los recursos hídricos subterráneos.

De este modo, se enteraron de que hay dos tipos de acuíferos: los que son renovable a través de la lluvia, que son la mayoría, y los que se componen de agua estancada hace miles de años y, por lo tanto, no se recargan. Éstos últimos, conocido como acuíferos fósiles, incluyen dos acuíferos de importancia estratégica: el profundo acuífero debajo de la llanura norte de China y el acuífero Ogallala en las Grandes Llanuras de Estados Unidos.

Campos de regadío con sistema de riego de pivote central en Kansas, EE.UU. que cubren cientos de kilómetros cuadrados regados por el acuífero de Ogallala. Fuente: NASA, vista satelital.

 

Aprovechar los recursos hídricos subterráneos ayudó a expandir la producción mundial de alimentos, pero como la demanda de grano continuó subiendo, también lo hizo la cantidad de agua bombeada. Finalmente, la extracción de agua comenzó a exceder la recarga de los acuíferos de la precipitación, y los niveles de agua subterránea comenzó a caer. Y luego los pozos empezaron a secarse. De hecho, el exceso de bombeo crea una burbuja de alimentos gracias a la sobreexplotación del agua, una burbuja que va a estallar cuando el acuífero se agote y la tasa de bombeo se reduzca necesariamente a la tasa de recarga.

 

El bombeo de los acuíferos en Oriente Medio

En la actualidad unos 18 países, que albergan la mitad de personas en el mundo, están sobreexplotando sus acuíferos. Entre ellos se encuentran los tres grandes productores de cereales: China, India y los Estados Unidos, y varios otros países muy poblados, como Irán, Pakistán y México.

Entre los países que sobre bombean sus acuíferos está España. Fuente: Earth Policy Institute.

Durante el último par de décadas, varios de estos países han sobreexplotados los acuíferos hasta el punto que se están agotando y los pozos se están secando. Han sobrepasado no solo el pico de agua, sino también el pico de la producción de grano. Entre los países cuyo consumo de agua ha alcanzado su punto máximo y comenzado a declinar están Arabia Saudita, Siria, Irak y Yemen. En estos países, al pico del agua le ha seguido el pico de producción de grano.

En ninguna otra parte están cayendo las capas freáticas y se está contrayendo la agricultura de regadío de forma más dramática que en Arabia Saudita, un país tan pobre en agua, como rico en petróleo. Después del embargo de las exportaciones de petróleo árabe en 1973, los saudíes se dieron cuenta de que eran vulnerables a un contra-embargo de grano. Para llegar a ser autosuficiente en trigo, desarrollaron una agricultura de regadío altamente subsidiada basada en gran medida en el bombeo de agua de los acuíferos fósiles.

Después de ser autosuficiente en trigo por más de 20 años, los saudíes anunciaron a principios de 2008 que, con sus acuíferos agotados en gran medida, reducirían la siembra de trigo por un octavo de cada año hasta el 2016, cuando la producción iba a terminar. Para entonces, Arabia Saudita proyectaba importar unos 15 millones de toneladas de trigo, arroz, maíz y cebada para alimentar a sus 30 millones de habitantes. Es el primer país en proyectar públicamente cómo el agotamiento de sus acuíferos reducirá la cosecha de grano.

Siria, un país de 22 millones de personas acribilladas por la guerra civil, también sufre un bombeo excesivo de sus aguas subterráneas. Su producción de cereales alcanzó un máximo en 2001 y durante los años siguiente ha caído un 32 por ciento. Es, también, cada vez más dependiente de grano importado.

En el vecino Iraq, la producción de cereales se ha estancado en la última década. En 2012 fue dependiente del mercado mundial por dos tercios de su consumo. Además del agotamiento de los acuíferos, tanto Siria como Iraq también están sufriendo una reducción del flujo de los ríos Tigris y Eufrates porque Turquía, aguas arriba, reclama más agua para su propio uso.

En Yemen, una nación de 24 millones de personas que comparte una larga frontera con Arabia Saudita, el nivel freático está bajando en aproximadamente 1,8 metros por año, ya que el uso del agua supera la recarga de acuíferos. Con una de las poblaciones con más rápido crecimiento en el mundo y con los niveles de agua cayendo en todo el país, Yemen se está convirtiendo en un caso perdido hidrológico. La producción de cereales se ha reducido casi a la mitad en los últimos 40 años. En 2015, los campos de regadío serán una rareza y el país va a importar prácticamente todo su grano. Viviendo de agua prestada y de tiempo prestado, Yemen podría desintegrarse en un grupo de feudos tribales en conflicto sobre el agua.

Campo de trigo en el valle de Hula, en Israel. Fuente: Wikipedia Commons.

Así, en el Oriente Medio árabe el mundo está viendo la colisión entre el crecimiento demográfico y el suministro de agua a nivel regional. Por primera vez en la historia, la producción de cereales está cayendo en una región geográfica con nada a la vista para detener el descenso. Debido a la incapacidad de los gobiernos de la región para engranar las políticas de población y el agua, cada nuevo día trae actualmente 9.000 personas más que alimentar y menos agua de riego con los que darles de comer.

Otros países con poblaciones mucho más grandes también están cerca o más allá del pico de agua. En Irán, un país con 77 millones de personas, la producción de grano se redujo un 10 por ciento entre 2007 y 2012 cuando los pozos de riego empezaron a secarse. Una cuarta parte de su cosecha de grano actual se basa en el exceso de bombeo. Con una población que crece un millón de personas por año,  también se enfrenta a un día de problemas muy graves.

Pakistán, con una población de 182 millones que está creciendo 3 millones por año, también está minando el agua subterránea. La mayor parte de su agua de riego proviene del sistema de río Indo, pero en la parte paquistaní de la llanura del Punjab fértil, la caída en los niveles de agua parece ser similar a la caída que se está produciendo en India.

Pozos de observación cerca de las ciudades gemelas de Islamabad y Rawalpindi mostraron una caída en el nivel freático, entre 1982 y 2000, que varió de 0,9 a 1,8 metros por año. En la provincia paquistaní de Baluchistán, fronteriza con Afganistán, las capas freáticas de la capital, Quetta, están cayendo 3,5 metros por año, -y empiezan a apuntar la fecha en que la ciudad se quede sin agua. Sardar Riaz A. Khan, ex director del Instituto de Investigación de Zonas Áridas de Pakistán en Quetta, informó que seis de las siete cuencas de Baluchistán han agotado sus reservas de agua subterránea, dejando sus tierras irrigadas estériles.

En un estudio del Banco Mundial, el experto en agua John Briscoe dice: "Pakistán es ya uno de los países con mayor escasez de agua en el mundo, una situación que se va a degradar a la escasez absoluta de agua debido al alto crecimiento de la población". Luego señala que "la supervivencia de una moderna y creciente Pakistán se ve amenazada por el agua."

En México, el hogar de una población de 122 millones de persona que se calcula que llegará a 156 millones en 2050, la demanda de agua está superando la oferta. Los problemas de agua de Ciudad de México son bien conocidos. Las zonas rurales también están sufriendo. En el estado agrícola de Guanajuato, el nivel freático está bajando por 1,8 metros o más al año. En el noroccidental estado de cultivo de trigo de Sonora, los agricultores bombeaban agua desde el acuífero de Hermosillo a una profundidad de 12 metros. Hoy en día, la bombean de más de 120 metros. México podría estar cerca del pico del uso de agua. El pico del grano puede ser inminente.

 

La reducción del cultivo de grano de los principales productores

Además de estos pequeños y medianos países,el agotamiento de los acuíferos ahora también amenaza a las cosechas de los tres grandes productores de cereales -China, India y Estados Unidos- que en conjunto producen la mitad del grano del mundo. La cuestión no es si la escasez de agua afectará a las cosechas futuras de estos países, sino más bien cuándo lo harán.

Entre los tres grandes, la dependencia del riego varía ampliamente. Unas cuatro quintas partes de la cosecha de cereales de China proviene de tierras de regadío, la mayor parte sobre la base de las aguas superficiales, principalmente los ríos Amarillo y Yangtze. Para India, tres quintas partes de su grano son de regadío, sobre todo con aguas subterráneas. Para Estados Unidos, sólo una quinta parte de la cosecha es de regadío. El grueso de la cosecha de grano es de secano, producida en el cinturón de maíz del medio oeste, muy productivos cuando hay poca o ninguna irrigación.

La caída de los niveles freáticos ya está afectando negativamente a las perspectivas de las cosechas en China, que rivaliza con Estados Unidos como el mayor productor de grano del mundo. Un estudio de las aguas subterráneas lanzado en Beijing en 2001 indicó que el nivel freático bajo la llanura norte de China, un área que produce la mitad del trigo del país y un tercio de su maíz, estaba cayendo rápidamente. La extracción excesiva ha agotado en gran parte el acuífero superficial, forzando así a perforar el acuífero profundo de la región, que no es renovable.

El estudio informó que en la provincia de Hebei, en el corazón de la llanura norte de China, el nivel promedio del acuífero profundo caía casi 10 metros por año. Alrededor de algunas ciudades de la provincia, caía el doble de rápido. He Qingcheng, jefe del equipo de monitoreo de aguas subterráneas, señala que a medida que el acuífero profundo se agota, la región está perdiendo su última reserva de agua, su único colchón de seguridad.

En 2010, He Qingcheng informó que Beijing estaba perforando hasta 300 metros para llegar a un acuífero, cinco veces más que hace 20 años. Sus preocupaciones se reflejan en el lenguaje inusualmente fuerte de un informe del Banco Mundial sobre la situación del agua en China, que prevé "consecuencias catastróficas para generaciones futuras", a menos que el uso de agua y el suministro se pueden re-equilibrar de fomra rápida.

 

La alarmante situación del agua en India

A pesar de la gravedad de la escasez de agua en China, las perspectivas son aún más alarmantes en India, donde el margen entre consumo de alimentos y supervivencia es precario. En la India, cuya población está creciendo a 15 millones por año, el riego depende en gran medida de las aguas subterráneas. Y puesto que no hay restricciones a la perforación de pozos, los agricultores han perforado más de 27 millones de pozos de riego y están bombeando grandes cantidades de agua subterránea.

Personas reunidas para sacar agua de un pozo enorme en un pueblo en el estado occidental indio de Gujarat. Fotografía de Amit Dave (Reuters).

En este epicentro mundial de la perforación de pozos, bombas con motor eléctrico fuertemente subvencionados están bajando los niveles freáticos a un ritmo alarmante. Entre los estados más afectados están Punjab, Haryana, Rajasthan y Gujarat en el norte y Tamil Nadu en el sur. En el norte de Gujarat el nivel freático está bajando 6 metros por año. En Tamil Nadu, un estado de 72 millones de personas, las capas freáticas están disminuyendo en todas partes. Kuppannan Palanisami de la Universidad Agrícola de Tamil Nadu observó en 2004 que el 95 por ciento de los pozos propiedad de pequeños agricultores se han secado, y se ha reducido la superficie de regadío en el estado a la mitad que en la década anterior.

La cosecha de cereales de la India se ha expandido rápidamente en los últimos años, pero, en parte, por la razón equivocada, es decir, exceso de bombeo masivo. Un estudio del Banco Mundial estima que el 15 por ciento del suministro de alimentos de la India es producido por la minería subterránea. Dicho de otra manera, 175 millones de indios son actualmente alimentados con grano producido por el uso no sostenible del agua. Ya en 2004, Fred Pearce informó en la revista New Scientist que "la mitad de los pozos tradicionales excavados a mano en India y millones de pozos someros ya se han secado, lo que generado una serie de suicidios entre las personas que dependen de ellos. Los apagones eléctricos están alcanzando proporciones epidémicas en los estados en que se utiliza la mitad de la electricidad para bombear agua desde profundidades de hasta un kilómetro".

A medida que las capas freáticas de la India caen, los grandes agricultores están utilizando tecnologías de perforación de petróleo modificadas para alcanzar el agua, yendo a profundidades de hasta 300 metros en algunos lugares. En las comunidades donde las fuentes de agua subterráneas se han secado por completo, toda la agricultura es ahora de secano y el agua potable debe ser transportada en camiones cisterna. Shah Tushaar del Instituto Internacional de Gestión del Agua dice de la situación del agua en India: "Cuando el globo explote, la India rural vivirá una anarquía jamás."

 

El bombeo excesivo de agua en Estados Unidos

En Estados Unidos, los agricultores están sobre-bombeando las Grandes Llanuras, incluso en varios importantes estados productores de grano como Texas, Oklahoma, Kansas y Nebraska. En estos estados, el riego no sólo ha incrementado los rendimientos de trigo, sino que también ha permitido un cambio de trigo con maíz, un cultivo de mucho más alto rendimiento. Kansas, por ejemplo, de largo conocido como el estado líuder de trigo, ahora produce más maíz que el trigo.

La agricultura de regadío ha prosperado en estos estados, pero el agua se extrae del acuífero Ogallala, una enorme masa de agua subterránea que se extiende desde el sur de Nebraska hasta el Panhandle de Texas. Es, por desgracia, un acuífero fósil, uno que no se recarga. Una vez que se agota, los pozos se secan y los agricultores, o bien regresan de nuevo a la agricultura de secano o abandonan la agricultura por completo, dependiendo de las condiciones locales.

Campo de maíz en EE.UU. que ha ido substituyendo las cosechas de trigo a medida que los cultivos de regadío se extendían.

En Texas, un estado líder en grano y ganado, cuya parte norte se superpone a la parte menos profunda del Ogallala, la superficie de cultivo de cereales de regadío alcanzó su punto máximo en 1975. Desde entonces, se ha reducido en dos terceras partes, con la caída más abrupta en los últimos años. En Kansas el pico se produjo en 1982 y la superficie de cereales de regadío ha disminuido un 41 por ciento desde entonces. Nebraska es ahora también un estado líder productor de maíz, tuvo su pico de superficie de regadío más recientemente, en 2007. A pesar de que el agotamiento de los acuíferos está reduciendo la producción de cereales en varios estados clave, aún no es suficiente para reducir la producción de cereales de EE.UU. en general, la mayor parte se produce en el secano Midwestern Corn Belt.

 

Los conflictos del agua: rural vs. urbano

A nivel internacional, los conflictos del agua, tales como el de la cuenca del río Nilo entre Egipto y los países río arriba, están habitualmente en las noticias. Sin embargo, dentro de cada país, es la competencia por el agua entre ciudades y granjas lo que preocupa a los líderes políticos. En efecto, en muchos países, los agricultores se enfrentan ahora no sólo a la reducción del suministro de agua a medida que bombean acuíferos que se secan, sino también a una porción cada vez menor de este suministro decreciente.

En las grandes áreas de los Estados Unidos, tales como las grandes llanuras del sur y el suroeste, prácticamente los hechos hablan por sí mismos. Las crecientes necesidades de agua de las grandes ciudades y miles de pueblos pequeños a menudo pueden ser satisfechas sólo tomando agua de la agricultura. A medida que el valor del agua se eleva, más agricultores están vendiendo sus derechos de riego a las ciudades, dejando que sus tierras se sequen. Apenas pasa un día sin el anuncio de una nueva venta. La mitad o más de todas las ventas son de  agricultores individuales o sus distritos de riego a las ciudades y municipios.

En la mayor transferencia de agua del campo a la ciudad en la historia de EE.UU., los agricultores del altamente productivo Imperial Valley de California acordaron en 2003 enviar al condado de San Diego agua suficiente para satisfacer las necesidades de los hogares de cerca de un millón de personas cada año. El acuerdo se extiende por 45 años. Esto podría reducir la producción de alimentos en el Imperial Valley, un inmenso huerto de vegetales no sólo para California, sino también para un sinnúmero de otros mercados. Felicity Barringer, del New York Times, señala que muchos temen que "un siglo después que el agua del Río Colorado convirtiera esta tierra en un cuerno de la abundancia, las transferencias sin restricciones de agua a los núcleos urbanos podría convertirla de nuevo en un desierto."

Vista desde el espacio del Imperial Valley, bajo el Salton Sea que se ve en el centro, localizado en el sur-este del estado de California (EE.UU.). Fuente: NASA.

Colorado, con una población en rápido crecimiento, tiene uno de los mercados de agua más activos del mundo. Ciudades y pueblos de todos los tamaños están comprando derechos de agua de riego de los agricultores y ganaderos. En la cuenca del río Arkansas, que ocupa la cuarta parte del sudeste del estado, Colorado Springs y Aurora (un suburbio de Denver) ya han comprado los derechos de agua a una tercera parte de las tierras agrícolas de la cuenca. Aurora ha comprado los derechos de agua que se utilizaba para el riego de 7.700 hectáreas de tierras de cultivo en el valle de Arkansas. El Servicio Geológico de los EE.UU. estima que 162.000 hectáreas de tierras de cultivo se secaron en todo el estado entre 2000 y 2005.

Colorado no está solo en la pérdida de agua de riego. Los agricultores de la India rural también están perdiendo su agua de riego a favor de las ciudades. Esto es notablemente evidente en Chennai (antes Madrás), una ciudad de 9 millones en la costa este. Como resultado de la incapacidad del gobierno de la ciudad para abastecer de agua a muchos de sus habitantes, ha emergido una próspera industria de camiones cisterna que compra agua a los agricultores cercanos y la transporta a los habitantes sedientos de la ciudad.

Para los agricultores cerca de las ciudades, el precio de mercado del agua excede normalmente por mucho el valor de los cultivos que pueden producir con ella.Desafortunadamente los 13.000 camiones cisternas privados transportan agua a Chennai están extrayendo los recursos hídricos subterráneos de la región. Como las capas freáticas caen, con el tiempo hasta los pozos más profundos se secarán, privando a las comunidades rurales, tanto de su alimentación como de su sustento.

En la competencia por el agua entre los agricultores, por un lado y las ciudades y las industrias, por el otro, los agricultores siempre pierden. La economía no favorecen a la agricultura. En países como China, donde el desarrollo industrial y los empleos asociados a ella son un objetivo económico nacional primordial, la agricultura se está convirtiendo en el demandante residual en el suministro de agua.

Cuando se ha consumido prácticamente todo el suminitro de agua, las ciudades normalmente puede obtener más agua sólo tomándola del riego. Los países entonces importan grano para compensar la pérdida de producción de cereales de regadío. Dado que conlleva 1.000 toneladas de agua producir una tonelada de grano, la importación de grano es la forma más económica de importar agua. Por lo tanto, el comercio de futuros de grano es, en cierto sentido, el comercio de futuros de agua. Hasta la medida que el mercado mundial del agua se materializa en el mercado mundial de granos.

 

El agotamiento actual del agua para el cultivo de grano

Actualmente podemos ver cómo el bombeo excesivo, ya sea en el Medio Oriente o las Grandes Llanuras de Estados Unidos, puede conducir al agotamiento de los acuíferos y la disminución de las cosechas de cereales. En resumen, el pico máximo de agua puede llevar a su punto máximo al cultivo de grano. Pero para algunos países esto ya no es una posibilidad teórica. Es una realidad.

Hasta el momento, el agotamiento de los acuíferos se ha traducido en una disminución de cosechas sólo en los países más pequeños en el Medio Oriente. Cuando nos fijamos en los países de tamaño medio, como Irán, México y Pakistán, con escasez de suministro de agua, vemos que Irán ya está en serios problemas. Se están sintiendo los efectos del bombeo excesivo en la disminución de los suministros de agua. Pakistán también puede haber alcanzado el pico del agua. Si es así, el pico máximo de grano no puede estar muy lejos. En México, el suministro de agua ya puede haber alcanzado su punto máximo. Con menos agua para el riego, México podría estar al borde de una caída en la cosecha de grano.

Al resumir las perspectivas de los tres grandes productores del grano, -Estados Unidos, China y la India-, vemos fuertes contrastes. En los Estados Unidos, la tierra de regadío de cereal se está empezando a reducir en gran medida como resultado del agotamiento del acuífero Ogallala, lo que hace más difícil aumentar rápidamente la producción total de cereales.

China, con cuatro quintas partes de su cosecha de grano procedentes de tierras de regadío, depende en gran medida de la irrigación, pero es en mayor parte de agua del río. Una notable excepción a esto es la importante Llanura del Norte de China, que depende en gran medida del agua subterránea. Con los suministros de agua en entredicho en el norte de China y las ciudades que reclaman más agua de riego, el menor abastecimiento de agua probablemente reducirá la cosecha en algunas situaciones locales. Y, en poco tiempo, se podría más que superar las ganancias de los cultivos, dando lugar a un descenso absoluto de la cosecha de cereales de China.

De los tres grandes países, el más vulnerable al exceso de bombeo es la India. Tres quintas partes de su producción de cereales proviene de las tierras de regadío. Y dado que sólo una pequeña parte de su agua de riego proviene de los ríos, la India es abrumadoramente dependiente del agua subterránea. Sus millones de pozos, cada uno alimentado con un motor diesel o un motor eléctrico, están disminuyendo los niveles freáticos a un ritmo alarmante. Los datos exactos son difíciles de conseguir, pero India puede haber ya pasado el pico del agua. La pregunta es, ¿seguirá a su máximo de agua el pico de grano, o existe potencial tecnológico suficiente aún no implementado para aumentar el rendimiento de los cultivos lo suficiente para compensar las pérdidas inminentes de los pozos secos?

El mundo ha pasado en silencio a una situación en la que el agua, y no la tierra, se ha convertido en el principal obstáculo en la expansión de los suministros de alimentos. Hay una gran extensión de tierra que podría producir alimentos si el agua estuviera disponible.

La escasez de agua no es el único desafío. Al igual que las cosechas están disminuyendo en algunos países a causa del agotamiento de los acuíferos, en otros países se reducen debido a la erosión del suelo. Entre los ejemplos más dramáticos están Mongolia y Lesotho, que han visto reducir su superficie de cereales como consecuencia de la erosión del suelo. Y como resultado del cultivo excesivo y el sobrepastoreo, dos enormes nuevos cuencos de polvo se están formando en el mundo de hoy, uno en el noroeste de China y el otro en la región africana del Sahel. Estos cuencos de polvo gigante empequeñecen los Dust Bowl de EE.UU. de 1930.

Maquinaria enterrada en un granero de Dallas, Dakota del Sur, Estados Unidos, durante el Dust Bowl, un desastre agrícola, ecológico y económico en la región de las Grandes Llanuras de América del Norte en 1936. Fuente: United States Department of Agriculture.

La conclusión es que las restricciones de agua, además de la erosión del suelo, la pérdida de tierras de cultivo para usos no agrícolas, un estancamiento de los rendimientos en las principales zonas productoras, y el cambio climático están haciendo que sea más difícil aumentar la producción mundial de alimentos. La pregunta que se plantea es la siguiente: ¿Es concebible que las influencias negativas sobre la producción alimentaria en el futuro algún día podrían compensar las positivas, dando lugar a un cese de la cosecha mundial de cereales?

 

Traducido y adaptado de "The real threat to our future is peak water" de Lester R. Brown, publicado en The Observer el 6 de julio de 2013.

Lester R. Brown es presidente del Earth Policy Institute y autor de Full Planet, Empty Plates: The New Geopolitics of Food Scarcity (WW Norton, 2012).

 

actualizado: 
26/07/2013
parte de: