You are here

El tabaco





El tabaco
seca73b_el tabaco
82,5 millones de metros cúbicos de maderas tropicales se usan anualmente para producir tabaco.

seca73a_el tabaco
Además de ser perjudicial para la salud, el tabaco es un factor importante de degradación ambiental.

Lo que esconde un cigarrillo
El tabaco, aparte de ser muy perjudicial para la salud humana, tiene un componente de degradación ambiental que, habitualmente, la opinión publica no considera. En los países del Tercer Mundo, las plantaciones de tabaco se están convirtiendo en una de las principales causas de deforestación de las últimas selvas. Cada año se consumen 82,5 millones de metros cúbicos de maderas tropicales para la producción del tabaco.

En la última década han muerto a causa del tabaco más de 21 millones de personas, eso sin contabilizar los enfermos cardiovasculares derivados o los perjuicios a los fumadores pasivos, etc. Dejar de fumar es una de las tendencias más naturales. En los países desarrollados, en los últimos 40 años el porcentaje de hombres fumadores ha pasado del 88 % al 39 % actual. En cambio, en las mujeres se ha incrementado del 21 % al 27 %.

Destrucción de selvas tropicales
Los agricultores deforestan una gran parcela para sembrar tabaco. Después de dos cosechas, la tierra se ha agotado y los mismos labradores talan otro trozo de selva para continuar con esta práctica.

El siguiente paso en la destrucción proviene de los tratamientos que hay que dar al tabaco para que tenga el aroma deseado por los productores. Para que las hojas verdes se vuelvan marrones y adquieran el aroma típico del tabaco, se han de fermentar a temperaturas de 70 ºC. Si bien en los países desarrollados el tabaco se seca con quemadores de aceite o gas, en los países menos avanzados arrebatan la madera a la selva para incinerarlo. Los países más afectados por estas prácticas son Paquistán, Tailandia, India, Brasil y Filipinas. El tiempo de fermentación y secado es de una semana y se calcula que con un árbol adulto sólo se obtiene la energía necesaria para la fermentación de 300 cigarrillos (datos de la Organización Mundial para la Salud).

La cantidad de maderas tropicales empleadas para el tratamiento inicial del tabaco es superior a todas la exportaciones mundiales de madera de los países tropicales. Esto sin contar el papel que se gasta posteriormente en la elaboración de los cigarrillos, paquetes y cartones que los contienen.

Repercusión directa sobre el medio ambiente
El consumo de tabaco contribuye directamente al aumento del efecto invernadero, con una producción mundial de CO2 de 225.000 toneladas de este gas, o sea, la misma cantidad que producen 12.000 coches que realizan 10.000 km cada uno.

Uno de los países africanos más afectados por las explotaciones del tabaco es Malawi, que está perdiendo una gran superficie arbolada de sus sabanas, uno de los ecosistemas más frágiles a la erosión cuando se deforesta.

El consumo de productos de tabaco tiene una repercusión directa sobre el medio ambiente, aunque no sea inmediata. Las grandes multinacionales del tabaco apuestan por la producción en países del Tercer Mundo y, en consecuencia, los fumadores contribuyen directamente a la destrucción de las selvas tropicales.

Más subvenciones para producir tabaco que para combatir el cáncer
Cada año se producen 7 millones de toneladas de tabaco en el mundo, lo que equivale a 4 billones de cigarrillos, varios miles de millones de puros y una gran cantidad de tabaco para liar o de pipa. El 50 % de la producción proviene de los países del Tercer Mundo, y la industria del tabaco se jacta de contribuir al desarrollo económico. Sin embargo, la cuestión es el precio que paga el medio ambiente.

Podemos descubrir incluso graves incongruencias en la política europea de subvenciones. Cada año los agricultores de los 7 países comunitarios productores de tabaco se reparten 721 millones de euros para continuar con su actividad. En cambio, el programa "Europa contra el cáncer" sólo recibe 7,2 millones de euros.

Resumiendo ...
• El tabaco perjudica nuestra salud y el medio ambiente.

• Recordemos que está prohibido fumar en los espacios públicos. Respetemos las señales de prohibición y denunciemos cuando se transgreden la normativa vigente.

• Si eres adicto al tabaco piensa que hay métodos para dejar este vicio y liberarse de esta droga. Centenares de miles de personas son exfumadores y son más felices que cuando estaban esclavizados por el tabaco.

•Si eres fumador se consciente del daño que causas a tu cuerpo y a tu entorno. Valora al menos intentar reducir al mínimo posible el número de cigarrillos diarios.