You are here

¿Está llegando la producción petrolífera mundial a su pico?




¿Está llegando la producción petrolífera mundial a su pico?
Alerta 11 - 2007
Muy posiblemente, los datos de la Agencia Internacional de la Energía (IEA) muestran una pronunciada pérdida de empuje en el crecimiento de la producción petrolífera durante los últimos años. Después de subir a partir de 82,90 millones de barriles por día (mb/d) en 2004 a 84,15 mb/d en 2005, la producción aumentó solamente a 84,80 mb/d en 2006 y después declinó a 84,62 mb/d durante los primeros diez meses de 2007.


Pozo de petróleo en Texas, USA (fuente: Wikipedia).


La clásica curva del geólogo Hubbert


Cupón de gasolina impreso pero sin usar, de la crisis del petróleo de 1973 (fuente: Wikipedia)


Voluntarios recogiendo chapapote en el derrame del petrolero Prestige en las costas de Galicia, España (fuente: Wikipedia)




Urbanización en Union, Kentucky, suburio de Cincinnati (Ohio, USA) y tractor con trailer para la recogida de grano (fuente: Wikipedia).

15 de noviembre, 2007. La combinación de la desaceleración o el inicio de declinación de la producción petrolífera del mundo, más una demanda que continúa incrementándose rápidamente, está generando una fuerte presión ascendente en los precios. Durante los últimos dos años, los precios del petróleo han subido a partir de US$50 a casi US$100 por barril (véanse los datos). Si el crecimiento de la producción continúa quedándose por detrás del aumento de la demanda, ¿hasta dónde llegarán los precios?.

Hay muchas maneras de analizar las perspectivas de la producción petrolífera. Una es mirar la relación entre los descubrimientos de nuevos yacimientos y la producción de petróleo, una técnica iniciada por el legendario geólogo estadounidense M. King Hubbert. Dada la naturaleza de la producción petrolífera, Hubbert teorizó que el retraso de tiempo entre el pico de nuevos descubrimientos y el de producción era predecible. Observando que el descubrimiento de nuevas reservas en Estados Unidos alcanzó su máximo alrededor de 1930, el geólogo predijo en 1956 que la producción de crudo en Estados Unidos alcanzaría su pico en 1970. Lo acertó de pleno (véanse los datos).

A nivel global, los descubrimientos de nuevos yacimientos de petróleo alcanzaron su cota máxima en los años 60. Desde 1984, cada año la producción petrolífera del mundo ha excedido a los nuevos descubrimientos de petróleo, y la distancia era cada vez mayor. En 2006, los 31 mil millones de barriles de petróleo extraídos excedieron de lejos el descubrimiento de yacimientos de 9 mil millones de barriles.

El envejecimiento de los yacimientos de petróleo también nos dice algo sobre la perspectiva del petróleo. Los veinte yacimientos de petróleo más grandes del mundo fueron todos descubiertos entre 1917 y 1979 (véanse los datos). Sadad al-Husseini, antiguo funcionario saudí del petróleo, publica que la producción anual mundial de estos campos petrolíferos más envejecidos está cayendo a 4 mb/d. La compensación de esta declinación con nuevos descubrimientos o con tecnologías de extracción más avanzadas está siendo cada vez más difícil.

La producción de los principales países exportadores de petróleo
Otra manera de determinar la perspectiva de futuro del petróleo es mirar por separado los principales países productores de petróleo donde está bajando la producción, los que aún están aumentando la producción, y los que parecen estar al borde del descenso. Entre los productores de petróleo principales, la producción parece haber alcanzado el pico y haber dado vuelta hacia abajo en una docena de ellos, y todavía aumenta en otros nueve.

Entre los países post-pico están los Estados Unidos, que alcanzaron su máximo en 9,6 mb/d en 1970, cayendo a 5,1 mb/d en 2006; Venezuela, donde la producción también llegó a su pico en 1970; y los dos productores de petróleo del Mar del Norte, el Reino Unido y Noruega, que llegaron a su producción máxima en 1999 y 2000.

Los países pre-pico están liderados por Rusia, actualmente el principal productor de petróleo del mundo, eclipsando a Arabia Saudita en 2006. Otros dos países con el potencial substancial para aumentar su producción son Canadá, en gran parte debido a sus arenas de alquitrán, y Kazakhstán, que está desarrollando el yacimiento de petróleo de Kashagan en el mar Caspio, el único gran hallazgo en décadas recientes. Otros países pre-pico incluyen Argelia, Angola, Brasil, Nigeria, Qatar, y los Emiratos Árabes Unidos.

Entre los países donde la producción puede estar alcanzando su pico están Arabia Saudita, México y China. La gran cuestión es Arabia Saudita. Los funcionarios saudís argumentan que pueden producir mucho más petróleo, pero el gigantesco campo de petróleo de Ghawar -de lejos el yacimiento más grande del mundo, y el que ha provisto la mitad del petróleo saudí durante décadas- tiene ya 56 años y está en sus años de declive. Los datos saudíes de producción petrolífera para los primeros ocho meses de 2007 indican una producción de 8.62 mb/d, una caída del 6 % de los 9,15 mb/d del 2006. Si Arabia Saudita no puede recuperar su crecimiento en la producción petrolífera, entonces el pico del petróleo está en el umbral de nuestras puertas.

México, el segundo surtidor de petróleo de Estados Unidos después de Canadá, parece que alcanzó su producción máxima en 2004 con 3,4 mb/d. El geólogo estadounidense Walter Youngquist apunta que Cantarell, el principal yacimiento de petróleo del país, se encuentra ahora en pronunciada declinación, y que México se podría convertir en un país importador de petróleo antes del año 2015. La producción en China, algo más elevada que la de México, puede también estar alrededor de su cota máxima de producción.

Cerca del pico del petróleo
Varios geólogos prominentes están convencidos de que la producción petrolífera global ha alcanzado su pico o está cerca de él. "El mundo entero se ha rastreado sísmicamente y examinado detalladamente," dice el geólogo independiente Colin Campbell. "El conocimiento geológico ha mejorado enormemente en los últimos 30 años y es casi inconcebible que ahora sigan habiendo campos importantes para ser encontrados".

Kenneth Deffeyes, geólogo altamente reconocido, publicó en su libro de 2005 Beyond Oil (Más allá del petróleo): "en mi opinión el pico ocurrirá a finales de 2005 o en los primeros meses de 2006". Youngquist y A. M. Samsam Bakhtiari, de la Iranian National Oil Company, han estimado que la producción alcanzaría su máximo en 2007.

El Energy Watch Group en Alemania, que recientemente analizaba los datos de la producción petrolífera país por país, también concluyó que la producción petrolífera del mundo había alcanzado su pico. Prevén que declinará un 7 % al año, bajando a 58 mb/d en 2020. Bakhtiari proyecta un descenso en la producción petrolífera a 55 mb/d en 2020, algo menos que el grupo alemán. En cambio, la IEA y el U.S. Department of Energy proyectan que la producción de petróleo del mundo en 2020 será 104 mb/d.

Los efectos de la llegada de la crisis del petróleo
El pico de la producción petrolífera del mundo será un acontecimiento sísmico, marcando una de las grandes averías en la historia económica del mundo. Cuando la producción del petróleo deje de crecer, ningún país podrá conseguir más petróleo a menos que otros obtengan menos.

Las industrias intensivas en petróleo se verán afectadas seriamente. Los billetes de avión baratos se convertirán en historia, por ejemplo. El crecimiento proyectado de la industria de las líneas aéreas del 5 % al año, durante la próxima década se evaporará. El sector alimentario se verá afectado seriamente por el encarecimiento de los precios del petróleo, puesto que la agricultura moderna y el transporte del alimento son intensivos en el uso del petróleo. La industria del automóvil sufrirá también una caída a plomo en la demanda de coches. Las presiones se intensificarán en aquellas tres o más compañías importantes de coches que estén desarrollando los coches híbridos enchufables, que funcionan en gran parte con electricidad, para llevarlos al mercado rápidamente.

Desde hace tiempo se necesitan precios del petróleo más altos para que reflejen más exactamente los costes indirectos de la combustión del petróleo, tal como el cambio del clima, y para animar a realizar un uso más eficiente de un recurso que se está agotando rápidamente. Aunque un precio del petróleo más elevado es deseable, la subida no debería ser tan brusca para que conduzca a disrupciones económicas severas.

Objetivo: reducir la demanda de petróleo
Algunos países son mucho más vulnerables a una declinación del petróleo que otros. Por ejemplo Estado Unidos -que ha descuidado largamente el transporte público- es particularmente vulnerable, porque el 88 % de la mano de obra de Estados Unidos se traslada al trabajo en coche.

Puesto que las opciones para ampliar la producción son limitadas, los esfuerzos para evitar que los precios del petróleo aumenten más allá de US$100 por barril en los próximos años dependen de conseguir reducir la demanda, en gran parte dentro del sector del transporte. Y puesto que Estados Unidos consume más gasolina que los 20 países siguientes combinados, debe desempeñar un papel crucial en recortar el uso del petróleo.

Una campaña para reducir el uso del petróleo se podría lanzar rápida y efectivamente en una reunión de emergencia del G-8, puesto que sus miembros lideran el consumo de petróleo del mundo. Si los gobiernos no pueden actuar de forma rápida y decisiva para reducir el uso del petróleo, los precios del combustible podrían elevarse a medida que la demanda aumenta más rápido que la producción, conduciendo a una recesión global o, en el peor de los escenarios, a una depresión mundial como la de los años 1930.

Lester R. Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org