Garoña, la ruleta atómica de Rajoy

parte de: 
actualizado: 
09/11/2012
compartir: 
  • Facebook
  • Twitter

El Gobierno de España ha revocado (BOE del día 3 de julio 2012) la orden del Ministerio de Industria por la que se ordenaba a el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña (la orden del cierre de Garoña fue dictada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero el 3 de julio de 2009). Esta central nuclear es la más antigua de España, es del mismo modelo que la de Fukushima, está más que amortizada y su potencia de 450 MW es absolutamente prescindible frente a los más de 90.000 MW de potencia eléctrica instalada en España. Debería haberse cerrado y desmantelada definitivamente en el 2009.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio haciéndose eco de la patronal de los oligopolios eléctricos ha revocado parcialmente, mediante orden ministerial, que publica este martes el BOE, la orden por la que se acordaba el cierre de la Central Nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) el 6 de julio de 2013, y autoriza su explotación hasta dicha fecha. La nueva decisión establece, además, que con anterioridad al 6 de septiembre de 2012 el titular podrá solicitar del Ministerio de Industria, Energía y Turismo una renovación de la autorización de explotación por un nuevo periodo no superior a seis años, es decir, hasta 2019

La catástrofe de la central nuclear de Fukushima, hermana gemela de Garoña, ha añadido una nueva dimensión. Los datos muestran que la dispersión de la radiación tiene efectos globales. Las estaciones de medición de la Comisión del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBTO) en Estados Unidos han registrado trazos de radiación supuestamente procedente de la central nuclear de Fukushima (Japón) en la costa este de Estados Unidos, según la central de meteorología de Austria (ZAMG). Concretamente, se registraron radioisótopos, es decir, partículas radiactivas, como el yodo-131. También en Islandia se han detectado unas cantidades minúsculas de partículas radiactivas que podrían proceder de Fukushima-1. Las lecciones de Fukushima no pueden olvidarse (lo testimonia un informe oficial del Parlamento japonés).

El riesgo de accidente en Garoña es muy alto y los efectos que tendrían para media España son incalcuables. Por otra parte este intento de alargar la vida de Garoña responde exclusivamente al interés de las empresas nucleares para obtener pingües beneficios ya que todas las centrales españolas están amortizadas. La propuesta de concesión de explotación por 80 años de funcionamiento es una irresponsabilidad intolerable.

Mantener en funcionamiento Garoña es un insulto a la inteligencia del pueblo español. Por pura dignidad ciudadana debemos exigir el cierre inmediato de esta peligrosa e innecesaria central nuclear.

Entre las implicaciones más a destacar está el incremento del volumen de residuos de alta radiación generados, que en el caso de Garoña podría superar fácilmente las 600 toneladas, con un incremento del problema que supone su custodia en condiciones seguras.

zoom

La Coordinadora contra Garoña ha convocado una manifestación de protesta. Se darán facilidades para alojamiento y manutención a los participantes. Reserva el domingo 9 de septiembre y únete contra la apertura de esta central nuclear.

En segundo lugar, el aumento del envenenamiento radiactivo del entorno que provoca el funcionamiento “normal” de una central nuclear, debida esencilamente a los componentes defectuosos, es proporcional al incremento de su vida.

Finalmente, debido al envejecimiento, la multiplicación de incidentes de seguridad de una central que muestra graves síntomas de degradación en mecanismos clave, se multiplica. Sin llegar a un accidente máximo, la degradación de los componentes explica que entre febrero y mayo del año 2011, Garoña tuviera una media de dos sucesos nucleares al mes.

Diversos expertos históricos de la lucha antinuclear, grupos ecologistas de todo el país coordinados por la Coordinadora Estatal Anti Nuclear (CEAN), así como coordinadoras autonómicas como Tanquem Les Nuclears en Cataluña trabajarán conjuntamente para que la reacción social contra la reapertura de Garoña sea derrogada. La decisión del Gobierno de España de reabrir Garoña es un acto irresponsable sólo comparable a una apuesta a la ruleta rusa (sólo que con una arma atómica con perjuicios para todo el país en casi de accidente).

Garoña cierra (actualización de noviembre 2012)

Santa María de Garoña cesará su actividad el próximo 6 de julio de 2013, tal y como señala el CSN ya que su propietario Nucleonor ha decidido no renovar la licencia de explotación. La lucha antinuclear liberada ha sido decisiva para propiciar el cierre definitivo.

Artículos relacionados:

- Diez razones para cerrar Garoña