You are here

IIa Calçotada Urbana en Barcelona





 
IIa Calçotada urbana en el centro de Barcelona

Marzo, 2006. El domingo 19 de marzo tendrá lugar de nuevo un acto singular en Barcelona. Una fiesta para celebrar la cosecha de calçots cultivados en la ciudad por pequeños horticultores concienciados. Después de cuidar durante los meses más fríos esos sabrosos vegetales, se organiza un encuentro de aficionados al cultivo urbano para comer las cosechas invernales de forma colectiva, degustando la dedicación y los esfuerzos al rico olor de las barbacoas y compartiendo experiencias y diversión con los demás cultivadores de la ciudad. No será sin embargo una comida al uso puesto que estará ambientalizada de forma importante siguiendo los principios de Agenda 21 y aplicando medidas ejemplarizantes para la sostenibilidad en las fiestas.

Algunos de los calçots que se degustarán van a ser el producto de la campaña que se inició en septiembre 2005 para animar a plantar estos vegetales e incitar a los cultivadores urbanos a probar el arte de la tierra. Los participantes que traigan sus propios calçots tienen un descuento en la comida.

Este año Lluïsos de Gràcia una histórica entidad de Barcelona (Pl. del Nord, 7-10) hace de anfitriona a este acto festivo en el que a parte de la sabrosa comida, se podrá participar de unos talleres de cultivo de planteles que incluyen lote de regalo (dentro de envases reutilizados que cada uno deberá traer). Otras actividades previstas son el taller de dibujo, de elaboración de la salsa típica para acompañar los calçots, la visita al huerto en el tejado de Lluïsos de Gràcia y también una demostración (si el tiempo lo permite) de la cocción de comida con una cocina solar. Un grupo de animación entretendrá a los más pequeños, y se podrán ver unas interesantes exposiciones fotográficas de huertos particulares y de escuelas en la ciudad.

La Fundación Tierra, conjuntamente con Tarpuna, ha promovido esta iniciativa per segunda vez al comprovar el éxito del año anterior. La propuesta permite a todas las personas que se dedican a la plantación de comestibles en terrazas y balcones visualizar el abasto de esta actividad y la variedad de personas que han dedicado parte de su tiempo a cuidar la tierra y aprender de ella. Los horticultores convocados son personas que disponen de algún espacio natural o creado para hacer la función de huerto, tanto particulares, como también niños y niñas de escuelas que disponen de un programa educativo que incluye la formación con el trabajo de un huerto.

Así pues, las personas interesadas que respondan a ese perfil pueden preinscribirse a la “2ª Calçotada d’Horticultors Urbans” del 13 de febrero al 10 de marzo en la web de Tarpuna o en los Lluïsos de Gràcia (presencialmente o llamando al 93 218 33 72). La inscripción, sólamente para los preinscritos, se realizará el mismo día 19 de marzo abonando 7 euros por persona que permitirán gozar de 12 calçots, 2 trozos de carne a la brasa o seitán, pan con tomate ecológicos, agua osmotizada, vino, fruta ecológica, infusión y café solidario, y naturalmente participar en los talleres programados. Las personas que traigan los calçots de sus propios huertos sólo tendrán que abonar 5 euros para todo lo demás. Habrá que tener a mano 2 euros para el depósito de vaso y plato reutilizable, que se devolverán cuando se retornen limpios.

Además es importante recordar que siguiendo los criterios de ambientalización los inscritos deberán traer:
- Cubiertos de casa (no se permiten de un solo uso)
- Servilleta de tela
- Botellas de plástico de 1 a 2 litros vacías, a poder ser blancas, para el taller de plantel

Se informa de que hay aparcamiento para bicicletas, y que en transporte público se puede llegar con L3 (Lesseps, Fontana), L4 (Joanic), y autobuses 22, 24, 25, 28, 31, 32, 39, 74 y 116.
Este encuentro conseguirá unir a los dispersos horticultores de la ciudad, y también llamar la atención del resto de la población sobre la posibilidad de convertirse en productores de parte de las frutas y hortalizas que se consumen durante el año. La convocatoria de este año pretende también poner en práctica algunas buenas medidas para hacer que la fiesta deje la mínima huella en el medio ambiente. Todo un reto al que hay que empezar a acostumbrarse.




Calçots creciendo en un Horturbà


Este año se prevee una buena cosecha