La población mundial aumentó en 76 millones de personas en el 2004




La población mundial aumentó en 76 millones de personas en el 2004: 3 millones se añadieron al mundo industrializado y 73 millones en los países en vías de desarrollo
Alerta 1 - 2005

Durante el 2004 nacieron 133 millones de personas y murieron 57 millones, hecho que aumentó la población mundial en 76 millones. Este exceso de nacimientos sobre el número de fallecimientos se concentró fundamentalmente en los países en vías de desarrollo, que agregaron a 73 millones de personas a sus poblaciones, en comparación con los 3 millones que se agregaron en los países industrializados. Con un crecimiento del 1,2% anual, la población del mundo alcanzará los 6.400 millones de personas en el 2005.


La población india, que está creciendo a un 1,5% anual, no prevé alcanzar su pico máximo hasta el 2065 con 1.560 millones de personas, cuando se convertirá en el país con más población del mundo.


Las familias más pequeñas están actualmente en los países europeos del este, en España y en Italia, donde las mujeres tienen apenas un niño de media. Las poblaciones en estos países están disminuyendo o se proyecta que empezarán a declinar a finales de esta década.


Actualmente las mujeres de los países industrializados dan a luz a uno o dos niños de media, mientras que en países en vías de desarrollo se tienen más de tres.


Las poblaciones en las ciudades están creciendo casi el doble de rápido que las poblaciones rurales y en el 2007, por primera vez en la historia de la humanidad, los residentes urbanos excederán en número a los habitantes de las poblaciones rurales.


El HIV/AIDS es el responsable de la disminución de la esperanza de vida en varios países africanos a niveles casi medievales. En Botswana, donde uno de cada tres adultos es seropositivo, la esperanza de vida es 40 años. Sin el SIDA, sería de 68.

Enero, 2005. Algo más de mil millones de habitantes de la Tierra viven en los países industrializados de Europa, Norteamérica, Oceanía y Japón, y sus poblaciones están creciendo un promedio de 0,25% al año. Mientras tanto, los otros 5.200 millones de personas viven en los países menos desarrollados, donde las poblaciones están creciendo en un 1,5% anual, 6 veces más rápidamente.

Seis países justifican la mitad del aumento de la población anual, y todos menos Estados Unidos son países en vías de desarrollo. India posee el 21% de este crecimiento, China el 12%, Paquistán el 5%, y Bangladesh, Nigeria, y los Estados Unidos un 4% cada uno.

China deja de ser el país más poblado del mundo
China, -desde siempre el país con la mayor población del mundo-, parece que va a ceder su posición de líder a India en el 2035. En 1968 el crecimiento anual de la población alcanzó el 2,7% y en el año 2004 se había reducido a un crecimiento anual del 0,7%. Su población, actualmente de 1.300 millones, proyecta alcanzar su máximo en el 2031 con 1.450 millones. La población india, que está creciendo a un 1,5% anual, no prevé alcanzar su pico máximo hasta el 2065 con 1.560 millones de personas.

Para alcanzar los primeros 1.000 millones de humanos, se tardó desde principios de la existencia humana hasta principios del siglo XIX. Alcanzamos los segundos mil millones 123 años más tarde, en 1927. Desde entonces, cada uno de los siguientes mil millones han llegado mucho más aprisa: la población del mundo alcanzó los 3 mil millones en 1960, 4 mil millones en 1974, 5 mil millones en 1987, y 6 mil millones en 1999. Probablemente llegaremos a los 7 mil millones de humanos antes del 2013.

El tamaño de las familias y el papel de la mujer
Mientras la población humana crece, la tierra y el agua disponible para cada persona disminuye. Para que la población humana se estabilice es necesario que el tamaño de la familia sea de dos hijos por pareja, nivel conocido como fertilidad de reemplazo. En 1950, las mujeres de todo el mundo tenían de promedio cinco niños durante su vida. Actualmente las mujeres de los países industrializados dan a luz a uno o dos niños de media, mientras que en países en vías de desarrollo se tienen más de tres. (Véase los cuadros 2-4).

Hay 17 países donde las mujeres paren un promedio de seis o más niños. Todos menos dos de ellos, Afganistán y Yemen, están en África. Las mujeres en Nigeria, Somalia, Angola, Uganda, Yemen y Malí dan a luz un promedio de siete o más niños. Con estos niveles, cada uno de estos países de pobre economía tendrá que hacer frente a una duplicación de su población dentro del próximo cuarto de siglo.

Al otro lado del espectro está Europa, donde las mujeres tienen un promedio de 1,4 nacimientos durante sus vidas. En el mundo hay más de 60 países con índices de fertilidad iguales o por debajo del nivel del reemplazo. Las familias más pequeñas están actualmente en los países europeos del este, en España y en Italia, donde las mujeres tienen apenas un niño de media. Las poblaciones en estos países están disminuyendo o se proyecta que empezarán a declinar a finales de esta década.

El número de niños que una mujer da a luz está determinado en gran parte por su educación, el acceso a la información y a los servicios de la planificación familiar, su situación económica y el entorno cultural. Casi el 61% de las mujeres casadas del mundo utilizan algún método de planificación familiar para prevenir o para controlar la sincronización o el espaciamiento de sus embarazos. Desafortunadamente, cerca de 201 millones de mujeres en el mundo desean limitar el tamaño de su familia pero no disponen de acceso a métodos de contracepción eficaces.

Las inversiones en planificación familiar
El año 2004 fue el décimo aniversario de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo celebrada en El Cairo, Egipto, donde los delegados de 179 países acordaron trabajar hacia el acceso universal a la planificación familiar y a los servicios médicos reproductivos antes de 2015. Los países que participaban prometieron una inversión de 17.000 millones de US$ anuales hasta el cambio de siglo, cuando las donaciones anuales aumentarían a 22.000 millones de US$. Los países en vías de desarrollo prometieron donar dos terceras partes de la inversión total, mientras las naciones habitualmente donantes acordaron financiar el resto.

Aunque estemos a medio camino del 2015, ni los países industrializados ni los que están en vías de desarrollo han cumplido sus compromisos. Los países en vías de desarrollo han invertido por lo menos el 80% de sus contribuciones prometidas, pero los países más ricos han hecho sus donaciones a medias. Muy pocos países han pagado realmente la factura completo.

Resolver las necesidades de 201 millones de mujeres sin acceso a una gama de servicios de planificación familiar eficaces se estima que costaría 3.900 millones de US$ al año. Esta inversión anual podría evitar cerca de 52 millones de embarazos, de los cuales cerca de 22 millones son interrumpidos por abortos inducidos. Es poco común que una inversión tan modesta tenga el potencial de alcanzar tales beneficios para la humanidad.

No es solamente una cuestión de dar respuesta a una preocupación humanitaria, es también una oportunidad para obtener grandes dividendos económicos. En Bangladesh, por ejemplo, los 62 US$ estimados que el gobierno invierte para prevenir un embarazo indeseado es una décima parte de lo que costarían la atención en los servicios sociales de la madre y el niño. La educación de las chicas puede también proveer de rentabilidades mayores, puesto que alargar los años en la escuela conduce a familias progresivamente más pequeñas, a salarios más altos y a un desarrollo económico más rápido.

El SIDA reduce drásticamente la esperanza de vida
Las últimas proyecciones de población mundial de Naciones Unidas demuestran un crecimiento algo más bajo de el previamente previsto; los datos reflejan un nivel de fertilidad más bajo así como niveles más altos de mortalidad relacionados con el SIDA. El HIV/AIDS es el responsable de la disminución de la esperanza de vida en varios países africanos a niveles casi medievales. En Botswana, donde uno de cada tres adultos es seropositivo, la esperanza de vida es 40 años. Sin el SIDA, sería de 68. En el África sub-Sahariana, la epidemia de la SIDA ha reducido la esperanza de vida a 46 años. (Véase los cuadros 5-7.)

Aunque se ha avanzado en el desarrollo de programas de salud maternal e infantil, un niño nacido en África tiene 13 veces más probabilidades de morir antes de su primer cumpleaños que uno nato en Europa o Norteamérica. Una comparación global de la quinta parte de la población del mundo más pobre y y la quinta parte más rica muestra que los niños más pobres tienen dos veces más probabilidades de morir antes de cumplir los cinco años y que las mujeres más pobres tienen dos veces más probabilidades de sufrir malnutrición.

Mientras la gente continue buscando una forma de vida mejor, la migración internacional seguirá aumentando durante las próximas décadas, con cerca de 2 millones de personas moviéndose cada año hacia las regiones más desarrolladas. Estados Unidos son el destino principal, con un promedio neto anual de 1,1 millones de inmigrantes. Antes del 2050, se habrán sumado hasta 55 millones de personas por procesos migratorios en EEUU, casi el equivalente a toda la población de Francia.

El crecimiento de la población urbana y las proyecciones de escenarios futuros
Las poblaciones en las ciudades están creciendo casi el doble de rápido que las poblaciones rurales y en el 2007, por primera vez en la historia de la humanidad, los residentes urbanos excederán en número a los habitantes de las poblaciones rurales. Las proyecciones indican que los habitantes de las ciudades aumentarán hasta los 5.000 millones de personas antes del 2030, mientras que los números para los núcleos rurales no parecen sufrir grandes cambios. De hecho, la mayor parte del crecimiento de la población durante las próximas décadas sucederá en ciudades de países en vías de desarrollo.

Las proyecciones de Naciones Unidas del crecimiento de la población mundial muestran varias trayectorias potenciales. En un panorama de baja-fertilidad la población alcanzaría los 7.500 millones de habitantes antes del 2040 y después descendería a 7.400 millones en el 2050. En un panorama de crecimiento medio, el mundo contendrá cerca de 8.900 millones a mediados de siglo, con un crecimiento lento hasta alcanzar los 9.200 millones de humanos en el 2075. Si el escenario es de alto-crecimiento alcanzamos los 10.600 millones antes del 2050 y los 14.000 millones de habitantes antes de fin de siglo. (Véase el cuadro 8).

Con el agua y la tierra en cantidades limitadas, avanzar hacia un número más alto o más bajo de población mundial puede tener más influencia en la estabilidad ambiental y social futura que cualquier otra cosa que podamos hacer. La manera más humana de alcanzar las proyecciones más bajas es mejorar la salud y las condiciones sociales, para promover la estabilización de la población con índices de natalidad reducidos y no permitir que los índices de mortalidad aumenten fruto de las negligencias.

Cuadro 2: Tasa de fertilidad media mundial, 1950 a 2000, con proyección a 2050

Cuadro 4: Tasa de fertilidad total en el mundo desarrollado y en desarrollo

Cuadro 6: Esperanza de vida media del mundo, 1950 a 2000, con la proyección a 2050

Cuadro 7: Esperanza de vida al nacer en Botswana, 1950 a 2000, con proyección a 2050

Cuadro 8: Evolución del crecimiento de la población mundial, 1950 a 2000, con proyecciones a 2050
Janet Larsen - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org