You are here

Licuados vegetales caseros Chufamix

Los licuados vegetales están de moda. La leche de vaca, aunque sigue siendo la bebida más tomada, va perdiendo terreno frente a las tendencias vegetarianas. La “leche de soja” es quizás la que más le pisa los talones. Pero hay otras “leches” vegetales, como la de almendra, de arroz, de avena, de trigo kamut, etc. Todas estas “leches” vegetales, que en realidad son licuados de las semillas o frutos correspondientes, se envasan mayoritariamente en cartones de bebidas. Todos los envases de plástico o de cartón de bebida (tetrabriks) son reciclables. De hecho, sólo en España se reciclaron el 2011 (13 años después de que se empezaran a recoger selectivamente) en España más de 70.000 toneladas de cartones para bebidas. Esto supuso el 53% de los envases de cartón para bebidas que consumimos; muchos de ellos se fabrican ya con celulosa certificada por el Forest Stewarship Council (FSC) que garantiza que procede de bosques gestionados de forma sostenible.

Hemos encontrado la Chufamix que es un útil para preparar licuados vegetales instantáneos, de gran calidad nutritiva y a bajo coste económico y ahorro de energía y recursos naturales. Su uso es tan sencillo que parece casi increíble. Tomamos, por ejemplo, unas nueces, las ponemos con agua, las picamos con la batidora dentro de la Chufamix y éstas sueltan su esencia nutritiva (aceites, vitaminas, minerales, etc.) que se disuelve en el agua, otorgándole a ésta todo el sabor y propiedades nutritivas de la nuez. La verdad es que, cuando llegó a nuestras manos, no le prestamos mucha atención, pero después de probar la primera "leche" de almendras elaborado en un plis-plas, nos enamoró. Es un trasto de cocina que cuánto más lo usas, más te gusta y más imprescindible se te hace, porque te permite cambiar hábitos y reducir tus residuos de tetrabriks.

Con nuez, con avena, con arroz, con almendras, con avellanas, con muesli, con chufas, con trigo, las posibilidades de exprimir y disolver en agua la esencia de estos frutos y semillas para crear una “leche” o licuado vegetal son múltiples y dependen de la imaginación de la persona.

 

Receta de leche de almendras y nueces con un poco de canela.

El origen

La Chufamix la inventaron unos valencianos para hacerse la chufa casera, pero el utensilio demostró ser también ideal para extraer el jugo a otros frutos secos. Y la verdad es que, si uno es aficionado a los licuados vegetales comerciales (que por cierto los hay ahora de muchísima calidad, biológicos, sin azucar refinado, etc.), en la Chufamix tiene una alternativa para fabricárselos de forma casera, al instante y con un coste bajísimo. De hecho la Chufamix se amortiza muy rápido ya que desde el primer momento supone un ahorro ecónomico y es lógico porque evitamos pasos tales como la comercialización, almacenaje, transporte, distribución, etc.

Para usar la Chufamix sólo tenemos que proveernos de los frutos secos que queramos emplear para nuestros licuados caseros (algunos de los cuales los podemos encontrar de agricultura ecológica a muy buen precio).

La experiencia nos demuestra que la extracción del licuado de los frutos secos puede hacerse con agua a temperatura ambiente si, por ejemplo, los dejamos en remojo durante una noche (o unas horas). Eso ablanda, en algunos casos, al fruto seco por lo que después es más fácil de triturar con la batidora eléctrica (que casi todo el mundo tiene en casa). Además, empieza a facilitar la disolución de los elementos nutritivos del fruto seco, como con la avena.

 

Un utensilio que nos ha robado el corazón

Para preparar nuestros licuados caseros la Chufamix dispone de un recipiente de plástico transparente preparado para colocar 1 litro de agua. Luego, dentro del colador podemos depositar entre 50 y 180 g de fruto seco, cantidada que varía para cada uno de ellos. Los frutos secos tradicionales tales como almendras, nueces, avellanas, muesli con 150 a 180 g por litro obtenemos ya un licuado de gran calidad nutritiva. Con la avena o el arroz bastan 50 g y, para el trigo, la espelta o la soja, se precisan hasta 70 g.

El gasto energético contando los 2 - 3 minutos de uso de la batidora para picar totalmente el fruto y extraer la esencia de los mismos apenas suman un consumo de 20 Wh. El agua que empleemos es conveniente que sea de baja mineralización, ya sea osmotizada o de manantial. Y luego, una vez elaborado el licuado vegetal, lo conservamos en el frigorífico (recomendable que no esté en el mismo más de 3 días, pero la experiencia nos dice que los licuados de la Chufamix se consumen con avidez). Por ahora los fabricantes no tienen el análisis del ciclo de vida de su producto, pero en cualquier caso, tras meses de uso casi cotidiano podemos afirmar que tiene un diseño robusto y durable, -aunque sea con plástico. Además, el fabricante vende los componentes del sistema por piezas por si se nos rompe alguna. Eso, sí como todos los productos de hogar hay que cuidarlos: limpiarlos bien cada vez y guardar para que no esté al alcance de niños pequeños, animales domésticos, etc.

De este proceso de extracción de la esencia del fruto seco nos queda la pulpa del mismo. Ésta puede ser empleada para preparar pasteles y otros preparados culinarios. De hecho Chufamix proporciona ya bastantes ideas al respecto si das un vistazo a su completísimo libro de recetas [descargar el pdf de recetas Chufamix]. Nosotros hemos experimentado con una receta que es muy simple de preparar y que además hemos preparado con la cocina solar parabólica (aunque también se puede con el horno solar de caja).  

Tabla de elaboraciones básicas de bebidas vegetales de Chufamix y ahorro por la preparación de tus bebidas comparado con el precio habitual de venta de tetra briks. Fuente: Chufamix.

Además de ser un producto que no incorpora Bisfenol A, los beneficios de usar la Chufamix se notan desde el primer momento, por la calidad del licuado vegetal, por su instantantaneidad y que apenas requiere 5 minutos en total su preparación. Es un buen utensilio que nos permite cambiar hábitos domésticos: ahorra energía, da vidilla a nuestra batidora eléctrica y nos hace más conscientes de nuestra alimentación. Complementa la variedad de licuados vegetales comerciales, que por los ingredientes y componentes que tienen, disponen de una mayor durabilidad y estabilidad en el sabor cuando están refrigerados. En cualquier caso, poder elaborarte en casa una leche de arroz, nueces con algo de estevia y menta, es un lujo para el paladar que está a disposición de cualquiera con una batidora. Sólo tenemos un "pero": no nos gusta demasiado su nombre, porque paracería que sólo pudieras prepararte horchata, ¡y nada más lejos de la realidad!

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - -

Artículos relacionados:

Tarta de Santiago solar con restos de Chufamix

> Pastel solar con pulpas vegetales

> Cómprate una Chufamix en la ecotienda de Terra

actualizado: 
01/03/2013
parte de: