You are here

Muebles y trastos viejos





Muebles y trastos viejos
seca24a_muebles y trastos viejos
El campo no es ningún depósito de muebles y trastos viejos.
seca24b_muebles y trastos viejos
Restaura tus muebles o descubre nuevos usos para éstos.
No seas trasto
En una ciudad de 200 mil habitantes se pueden recoger anualmente más de 30 mil muebles y trastos viejos. La recogida de objetos voluminosos, como también se les llama, permite que mucha gente viva de un trabajo digno. De esta manera, se pueden retirar productos cuya composición es de materiales inertes de difícil eliminación o transformación.
Aprovechar los materiales
Los residuos llamados "voluminosos" son aquellos que, por sus dimensiones, no caben en el camión de la basura. Un televisor que no funciona, un armario viejo de la cocina, la nevera, un sofá desballestado o una lavadora rota son trastos que pueden recuperarse. Si están en buenas condiciones se pueden reutilizar o restaurar para que sean usados de nuevo. Si no es posible repararlos, se pueden desmontar para aprovechar los diferentes materiales de que están compuestos. La madera se puede usar como combustible, el aluminio, el cobre, la hojalata, los cables eléctricos... son elementos que se pueden reintroducir en los ciclos productivos.
Cambiarlos sólo cuando toca
Probablemente el desarrollo tecnológico y económico de estos últimos años ha motivado que exista un consumo exagerado que obliga a las familias a renovar muebles y a cambiar electrodomésticos a menudo antes de que dejen de ser útiles.

El principal problema de consumir más de lo necesario este tipo de utensilios reside en dónde dejarlos cuando queremos deshacernos de ellos. Aunque es difícil saber la cantidad de residuos voluminosos que producimos, podemos asegurar que los traperos en los últimos cinco años han triplicado el número de toneladas de trastos recogidos.
Los servicios de recogida
La única solución es la reutilización y el reciclaje. Pensemos que una nevera está cargada de gases CFC y que, si no es tratada de una forma especial, perjudicará la capa de ozono. Un televisor está lleno de componentes tóxicos, sobre todo el tubo de rayos catódicos. La madera, y especialmente los aglomerados, son una de las principales fuentes de contaminación con formaldehido, una sustancia altamente cancerígena. La combustión del PVC usado en las tapicerías produce dioxinas. Las planchas de porexpán o poliestireno expandido (EPS) tiradas al río se deshacen en pequeñas partículas que los peces confunden con alimento, muriendo envenenados.

Hace falta dignificar los talleres y las entidades que se dedican a la recuperación de estos desechos. Actualmente, muchos ayuntamientos tienen servicios de recogida de trastos viejos. No hemos de ser perezosos para llamar y pedir que nos recojan algún trasto.

Resumiendo ...
Evitemos tirar muebles y trastos viejos al bosque o al campo.

Informémonos sobre la composición de los muebles y electrodomésticos y valoremos su durabilidad por encima de la estética o la marca.

Asegurémonos de que los muebles no han sido construidos con maderas tropicales y de que todos sus elementos son reciclables o fácilmente reutilizables.

Contribuyamos a recojer y reciclar los muebles y trastos viejos.