You are here

Niveles de agua que caen, cosechas que descienden




Niveles de agua que caen, cosechas que descienden
Alerta 8 - 2008
Decenas de países están sobrebombeando los acuíferos mientras luchan por satisfacer sus necesidades cada vez mayores de agua. La perforación de millones de pozos de irrigación ha empujado el agua mucho más allá de sus tasas de recarga, a todos los efectos, conduciendo a la explotación minera del agua subterránea. El fallo de los gobiernos de poner límites al bombeo para la producción sostenible de acuíferos, significa que los niveles de agua están ahora disminuyendo en los países que contienen más de la mitad de la gente del mundo, incluyendo los tres principales productores de grano: China, la India, y los Estados Unidos.


Bomba de agua en Estados Unidos.


Cuenca de un río cerca de Beijing (China). Fuente: Wikipedia




Pozo excavado manualmente en Chennai (India) y pozo tradicional en el estado indio de Kerala. Fuente: Wikipedia.


Debido a la escasez de agua subterránea, Yemen importa actualmente 4/5 partes de su trigo.




Publicado el 4 de junio, 2008. La mayor parte de los acuíferos del mundo son recargables, de modo que cuando se agotan, el índice máximo de bombeo se ve reducido automáticamente al índice de recarga. Los acuíferos fósiles, sin embargo, no son recargables. En estos casos -incluyendo el extenso acuífero de Ogallala en los E.E.U.U., el profundo acuífero debajo de la llanura del norte de China, o el acuífero saudí, por ejemplo- su agotamiento hace que el bombeo también llegue a su fin. Los granjeros que pierden su agua de irrigación tienen la opción de volver a los cultivos de menor rendimiento de tierras secas si la precipitación lo permite. Pero en regiones más áridas, por ejemplo al sudoeste de los Estados Unidos o en el Oriente Medio, la pérdida de agua de irrigación significa el final de la agricultura.

La escasez de agua en China
Los niveles de agua que descienden ya están afectando negativamente a las cosechas de algunos países, incluyendo China, que rivaliza con Estados Unidos como el mayor productor de grano del mundo. Un estudio sobre el agua subterránea lanzado en Beijing en agosto de 2001 reveló que el nivel de agua debajo de la llanura del norte de China -un área que produce más de la mitad del trigo del país y una tercera parte de su maíz- está cayendo rápidamente. El sobrebombeo ha agotado en gran parte el acuífero subterráneo, forzando a las taladradoras a dirigirse al acuífero profundo de la región, que no es recargable.

El examen informó que debajo de la provincia de Hebei, en el corazón de la llanura del norte de China, el nivel medio del acuífero profundo caía casi 3 metros por año. Alrededor de algunas ciudades de la provincia descendía el doble de rápido. Mientras se agota el acuífero profundo, la región está perdiendo su reserva de agua histórica, su único amortiguador de seguridad.

Un estudio del Banco Mundial indica que China está minando el agua subterránea en tres cuencas de río adyacentes en el norte: la del río Hai, que atraviesa Pekín y Tianjin; la del río Amarillo; y la del Huai, el río que sigue al Amarillo hacia el sur. Puesto que conlleva 1.000 toneladas de agua producir una tonelada de grano, el déficit en la cuenca del Hai es de casi 40 mil millones de toneladas de agua por año (1 tonelada es 1 metro cúbico) lo que significa que, cuando se agote el acuífero, la cosecha de grano caerá cerca de 40 millones de toneladas, cantidad necesaria para alimentar a 120 millones de chinos.

La cosecha de grano en India
A pesar de la seriedad de las escaseces de agua en China, la cuestión es aún más preocupante en India, donde el margen entre el consumo de alimentos y la supervivencia es muy precario. Hasta la fecha, los 100 millones de granjeros de la India han perforado 21 millones de pozos, invirtiendo unos US$ 12.000 millones en pozos y bombas. En un examen de la situación del agua de India, Fred Pearce divulgó en la revista New Scientist que la “mitad de los pozos tradicionales cavados a mano de la India y millones de pozos de tubo más superficiales se han secado ya, trayendo un aumento de suicidios entre los que dependen de ellos”.

La cosecha de grano de la India, exprimida por la escasez del agua y la pérdida de tierras de cultivo a favor de usos no agrícolas, se está manteniendo constante desde el año 2000. Un estudio del 2005 del Banco Mundial divulga que el 15 por ciento del suministro de alimentos de la India es producido minando el agua subterránea. Explicado de otra manera, se alimenta a 175 millones de indios con el grano producido con agua de pozos de irrigación que pronto quedarán secos.

Los pozos secos de Estados Unidos
En los Estados Unidos, el Ministerio de Agricultura (USDA) divulga que en áreas de Texas, Oklahoma y Kansas -los tres principales estados productores de grano del país- el nivel del agua subterránea ha caído por más de 30 metros. Consecuentemente, los pozos se han ido secando en los millares de granjas de las Grandes Llanuras meridionales, forzando a los granjeros a volver al cultivo de tierras de secano de bajo rendimiento. Aunque esta explotación minera del agua subterránea se esté tomando un peaje en la producción del grano de los EE.UU., la tierra irrigada explica solamente una quinta parte de la cosecha de grano, comparado con las cerca de tres quintas partes de la cosecha en la India y las cuatro quintas partes en China.

El bombeo de agua subterránea en Paquistán, Irán y Arabia Saudí
Paquistán, un país con 164 millones de personas, también está minando su agua subterránea. Pozos de observación cerca de las ciudades gemelas de Islamabad y de Rawalpindi, en la fértil llanura de Punjab, muestran una caída en el nivel de agua entre 1982 y 2000, que oscila entre 1 y casi 2 metros al año. En la provincia de Balochistán, fronteriza con Afganistán, los niveles de agua alrededor de la capital, Quetta, están cayendo 3,5 metros por año. A través de la provincia, seis cuencas han agotado sus fuentes de agua subterránea, dejando estériles sus tierras irrigadas. Sardar Riaz A. Khan, anterior director del Instituto de Investigación de Zonas Áridas de Paquistán, cuenta que en el plazo de 10-15 años virtualmente todas las cuencas fuera de las áreas irrigadas con canales agoten sus fuentes de agua subterránea, privando a la provincia de gran parte de su cosecha de grano.

Irán, un país de 71 millones de personas, sobrebombea sus acuíferos a un promedio de 5 mil millones de toneladas de agua al año, el equivalente en agua a la mitad de su cosecha de grano anual. Debajo de la pequeña pero agrícolamente rica llanura de Chenaran, al noreste de Irán, el nivel de agua caía 2,8 metros por año a finales de los 90. Los nuevos pozos que son perforados para irrigación y para el suministro a la ciudad próxima de Mashad son responsables de este descenso. Las aldeas en el este de Irán se están abandonando a medida que los pozos se quedan secos, generando un flujo de “refugiados del agua.”

Arabia Saudita, un país de 25 millones de personas, es tan pobre en agua como rica en petróleo. Confiando pesadamente en subsidios, desarrolló una extensa agricultura irrigada basada en gran parte en su acuífero fósil profundo. Después de varios años soportando los precios del trigo hasta por cinco veces el nivel del mercado mundial, el gobierno se vió forzado a hacer frente a la realidad fiscal y recortar los subsidios. Su cosecha de trigo cayó de un máximo de 4.1 millones de toneladas en 1992 a 2.7 millones de toneladas en 2007, una caída del 34 por ciento. Algunos granjeros saudíes están ahora bombeando agua de los pozos que están a 4.000 pies de profundidad, casi 1.2 kilómetros. Reconociendo sus limitaciones hidrológicas, a principios de 2008 el gobierno saudí anunció planes para eliminar enteramente la producción de trigo nacional antes de 2016.

El caso perdido de Yemen
En el vecino Yemen, una nación de 22 millones, el nivel de agua debajo de la mayor parte del país está bajando cerca de 2 metros por año, mientras que el uso de agua deja atrás la producción sostenible de acuíferos. En la cuenca del río Sana'a, de Yemen occidental, la extracción anual de agua estimada es de 224 millones de toneladas y excede la recarga anual de 42 millones de toneladas por un factor de cinco, haciendo caer el nivel de agua 6 metros por año. Las proyecciones del Banco Mundial indican que la cuenca del Sana'a, lugar donde se asienta la capital nacional, Sana'a, y hogar de 2 millones de personas, puede secarse por bombeo antes del 2010.

Con una población creciendo un 3 por ciento al año y con los niveles de agua que caen por todas partes, Yemen se está convirtiendo rápidamente en un caso hidrológico perdido. Con la producción del grano bajando cerca de dos tercios durante los 20 años pasados, Yemen ahora importa cuatro quintas partes de su grano.

Puesto que el sobrebombeo de acuíferos está ocurriendo en muchos países más o menos simultáneamente, el agotamiento de acuíferos y las reducciones resultantes de la cosecha podrían llegar al mismo tiempo. Y la aceleración en el agotamiento de los acuíferos conlleva que este día pueda llegar pronto, creando una escasez de alimento potencialmente inmanejable.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Adaptado del capítulo 4, “Emerging Water Shortages,” de Lester R. Brown, Plan B 3.0: Mobilizing to Save Civilization (New York: W.W. Norton & Company, 2008), disponible para descarga libre y compra en www.earthpolicy.org/Books/PB3/index.htm


Lester R. Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org



actualizado: 
08/06/2008
parte de: