You are here

Planeta al completo, platos vacíos

La nueva geopolítica está apoyando la escasez de alimentos lo cual provoca el descenso de los niveles de agua dulce disponible, incrementando la erosión de los suelos y contribuyendo al aumento de la temperatura global. Con este imparable deterioro ambiental galopante será cada vez más difícil alimentar a la creciente población humana.

El control de las tierras cultivables y los recursos hídricos se está moviendo hacia un nuevo escenario de lucha mundial para la seguridad alimentaria. Los monocultivos transgénicos o la patente de semillas son sólo la punta del iceberg de la crisis alimentaria que se avecina ¿Cuál será la geopolítica de la comida cuando estemos en una era dominada por la escasez y el nacionalismo alimentario?

[Una presentación gráfica de los datos recopilados en este artículo está disponible aquí]

 

Algunos de los muchos hechos que los expertos señalan para reflexionar

Habrá 219.000 personas en la mesa de la cena de esta noche que no estaban allí la noche pasada y muchos de ellos tendrán el plato vacío.

Cada vez hay más personas que tienen dificultades para comer. Foto: Juvenile Justice Information Exchange (JJIE.org)

Como consecuencia del hambre crónica, el 48 por ciento de todos los niños en la India tienen medidas corporales insuficientes (bajo peso, estatura, falta de masa muscular, etc.) las cuales pueden tener coeficientes en el desarrollo de su intelecto (actualmente, estos niños ya son en promedio están 10-15 puntos por debajo de los de los niños bien nutridos.

Los precios de los alimentos están aumentando dramáticamente. El Índice de Precios de Alimentos de la ONU en junio de 2012 era el doble del nivel de base de 2002-04.

Más de la mitad de la población mundial vive en países donde las capas freáticas y los acuíferos están disminuyendo cuando no agotando.

Un sorprendente 80 por ciento de las pesquerías oceánicas están siendo explotadas por encima del rendimiento sostenible.

Entre 2005 y 2011, la cantidad de cultivos usados para producir biocombustibles para los automóviles en los Estados Unidos aumentó de 41 millones a 127 millones de toneladas, casi un tercio de la cosecha de cereales de EE.UU..

En 2011, China consumió 70 millones de toneladas de soja, 56 millones de los cuales tuvieron que ser importadas. La mayor parte de este alimento se utilizó en la nutrición del ganado.

La tierra es el nuevo oro, la comida el nuevo combustible.

Los ingresos económicos están aumentando rápidamente en los países de las economías emergentes. Por lo menos 3 millones de personas que han escaldo puestos en la cadena alimentaria, lo cual impulsa a consumir más cereales destinados a la ganadería intensiva para elaborar productos cárnicos en lugar de emplearlos para una alimentación vegetariana humana de calidad.

Los datos de la India indican que 175 millones de personas están siendo alimentadas con granos producidos con un exceso de agua. En China hay 130 millones con esta misma realidad. Ello supone agotar los recursos hídricos actuales.

No todo son malas noticias: 44 países han estabilizado el crecimiento demográfico de su población como resultado de la disminución de la fecundidad a lo largo de las generaciones recientes.

"En esta era de la escasez de suministros mundiales de alimentos, la capacidad de producir alimentos se está convirtiendo en una nueva forma de palanca geopolítica. La comida es el nuevo combustible. La tierra es el nuevo oro ", según entiende Lester Brown, director del Earth Policy Institute.

 

Datos extraídos del libro Full Planet, Empty Plates de Lester R. Brown director de Earth Policy Institute.

> Resumen de los datos del libro "Full Planet, empty plates"
> Artículo interesante sobre un trabajo fotográfico de Edward Burtynsky en los Monegros (España)

actualizado: 
09/11/2012
parte de: