You are here

Al rico alioli de membrillo solarizado





curvaSupTit.gif" border="0">

Al rico alioli de membrillo solarizado

 
12192004_membri1
12192004_membri2
12192004_membri3

1. Al rico membrillo ecomaslluerno
2. 15 minutos de cocción sin CO2
3. Alioli de membrillo, rico, rico, rico



 


 


Ir al Ecocentro Más Lluerna y empaparme de sabiduría campera sostenible, es algo que necesito hacer periódicamente. Los lluernas, Isel y Ricard, cuidadores de este proyecto de vida sostenible, tienen una parte de su frugal economía depositada en unos aliados vegetales, los membrilleros. Cuando el año es bueno y la cosecha deseada por el ecomercado, se les nota el agradecimiento al ciclo de la vida y al consumidor consciente. Durante la última visita, allá por septiembre, tocó repasar la cultura culinaria del apreciado fruto que dan sus apreciados y laboriosos árboles.

Pues bien, aprovecho y te presento al rey dorado, que comparte tan honorable titulo vegetal con el limón y algunas variedades de melón. Este fruto estrella es el membrillo, que en catalán se llama codony, en francés coing, en ingles quince, y en alemán quitte,

Me dijeron los lluernas que el membrillero es un árbol originario del Próximo Oriente. Llegó a la Península Ibérica con las primeras colonizaciones de la costa mediterránea. Los griegos ya utilizaban los membrillos en forma de carne de membrillo y jaleas con miel.

El uso principal es alimentario. También se ha utilizado como aromatizante (se conserva durante meses entre la ropa) y en aplicaciones cutáneas.
Su sabor cuando está cocido es entre ácido y dulce, con un especial aroma.
La composición de minerales y vitaminas del membrillo por 100 gramos tiene el siguiente balance: Hidratos de carbono (8,3); Potasio (199); Sodio (3); Calcio (11); Fósforo (19); Magnesio (8); Vitamina A (6); Vitamina C (14) y en inferior cantidad, ácido tartárico, pectina y propectina.

Mis amigos, además de obsequiarme con unos kilos de ecomembrillo, y para que pudiese disfrutármelos, me pasaron una receta tradicional de la comarca de la Noguera (Lleida), la del Alioli de membrillo, y esta ha sido la que me he disfrutado preparando hoy, aprovechando los 15 minutos de cocción solar. Una cocción que ha estado exenta de emisiones de CO2, y repleta de alegría pues he agradecido el cielo limpio invernal regalado esta mañana. Y como me gusta compartir placeres, aquí la recetilla: 
Es una salsa  suave y saludable que puede acompañar, verduras y féculas.
Debido a las propiedades emulsionantes el membrillo proporciona una textura cremosa y facilita la digestión del aceite.
Los ingredientes se indican para dos comensales. Con la experiencia se pueden adaptar las cantidades según las preferencias y añadir algunas hierbas secas o frescas como la albahaca, el perejil, la mejorana...

Para tomar nota:
- 150 gr de membrillo crudo   
- 50  gr  de aceite de oliva   
- 4 dientes de ajo
- 1/2 cucharita de sal

Se lava  y cepilla el membrillo, sacándole esa pelusilla marrón tan curiosa, pero esto solo si los coges del árbol. Se corta en trozos con piel y se hierve en un dedo de agua durante 15 minutos. Aquí una maravillosa central solar de concentración energética, la Ksol 14, por ejemplo, dará un servicio ejemplar y lógicamente sin emisiones.

Cuando los ingredientes están a temperatura ambiente, se mezclan con la batidora  bien triturados hasta que  el  “alioli”  queda hecho. Con las proporciones sugeridas  se obtiene la salsa que cabe en un vaso de agua. Se puede guardar en la nevera una semana como máximo.

Para mi el membrillo siempre pasó desapercibido más allá de esporádicos bocaos del dulce de membrillo. Pero hoy con el alioli sobre las patatas cocidas también con el sol, he compartido con mis colegas una delicatassen suprema, a modo de comida festiva. Ha sido un disfrute frugal ideal para despedir el año tan convulso global que ya termina y recibir al incierto y emocionante 2005. 


¿Porqué éste diario?