De nuevo con la Masa Crítica





curvaSupTit.gif" border=0>

De nuevo con la Masa Crítica

    
 
12032004_masa1
12032004_masa2
12032004_masa3
12032004_masa4
12032004_masa5

1. Masero Crítico con NO OIL y alegria
2. Maseros Críticos con pancarta crítica
3. Masero Crítico con NO OIL y banderín elegante
4. La Masa en Crítica acción
5. Parada Masiva, Crítica y Reivindicativa contra vehículo infractor en carril bici



 


 


No es la primera vez que participo en la convocatoria a pedales de la Masa Critica de BCN. Y es que sucumbo ante su sugerente invitación, "pedalea cada día, celébralo una vez al mes". Y lo cierto es que esta tarde noche del primer viernes del mes a las 20 horas y en el punto de encuentro habitual, la Plaça dels Països Catalans, -Sants estación- (lugar, día y hora en la que cada mes se da cita esta Masa Critica de ciudadanos intranquilos) unas gotas caídas y el asfalto húmedo no han frenado la ilusión. Más de 30 ciclistas urbanos y una par de patinadores me han sorprendido, por numero y por convicción con la causa y motivo de esta convocatoria reivindicativa.

Sirven todas las Masas Criticas, aquí y en muchas otras ciudades del mundo, para reivindicar que la urbe puede ser más apacible, más de todos sus usuarios. La Masa Crítica es en definitiva una bicicletada contra la hegemonía de los coches.
Los lemas de los Masivos Críticos a pedales son, entre otros:
Vamos con ruedas y no gastamos petróleo
Las calles de la ciudad y sus ciudadanos necesitan:
mas espacio donde estar, menos ruidos para poder escuchar, aire limpio para respirar...pero el uso abusivo de motos y coches no lo hace posible.
Es también un grito NO OIL, una muestra del valor de una parte de la ciudadanía y del pensar critico elevado a dialogo común de gestos y acciones.

A la cita, con nocturnidad y premeditación han ido llegando ciclistas de todo tipo y variado perfil. Hoy, por ejemplo, un patinador, nos ha comentado que el próximo día 17 a las 19 horas y como punto de encuentro el Portal del Ángel, se celebrara una movida denominada los Santas, donde todo el que quiera puede venir vestido de santaclaus o simulándolo, para juntos invadir pacíficamente los templos del consumo navideño de la zona e informar en contra de hábitos poco útiles para un mundo justo de verdad.

Otro paisano a pedales iba repartiendo pegatinas para colocar en los coches que se encuentre la Masa invadiendo los carriles bici. Mientras, varios masivos iban terminando una pancarta que al rato ha sido colgada entre dos soportales y bien alta, para que caminantes de la zona tengan a la vista el grito, contra el abuso de los coches, que dan algunos ciudadanos.
Y ante tanto militante bicicletado, se ha procedido a matricular con el NO OIL tanto a los que ya conocían la campaña como a los que la han conocido in situ y entendido rápido.

Ya en marcha, la Masa Pacificadora ha avanzado compacta por el asfalto de la ciudad. Y como se suele hacer, ocupando todo el ancho de la calzada, el único modo de que los que se transportan quemando petróleo entiendan que otros ciudadanos, que si queman algo son ilusiones y compromiso social, tienen el mismo derecho a circular aunque sea de forma más relajada, tranquila y disfrutona.  No cuesta mucho imaginar, que al ciudadano cochino (por aquello de que si a los que van por mar los llamamos marinos a los que van en coche les llamaremos cochinos...), embutido en su asiento de conductor a cuatro ruedas, tener delante a tanto humano con pinta distendida y que le impide acelerar, no dudo que le genera malestar. Pero es que de eso precisamente se trata la reivindicación de la Masa Critica contra el abuso rodante polucionante y ususrpador de espacios, desde un intento de generar cultura urbana en temas de movilidad.

En su día cuando participe en mi primera Masa Critica narre acciones vividas, que no se han distanciado de las de hoy. Pero para disponer de información sobre que es y porque, donde se celebran y que técnicas y recursos están disponibles para obtener buenos resultados, la visita a la pagina de Masa Critica, no puede sino hacer que estimularte para comenzar a montar en tu ciudad otra Masa más.

Avanzar por las grandes arterias de la ciudad haciendo la ardua labor forzada de pacificar el trafico y disponiendo de esta forma de un asfalto libre de obstáculos, se convierte en una experiencia que recomiendo disfrutarse a todo biciinquieto que se precie. Eso sí, para ello hay que tener contenidos a los cuatro ruedas y los dos ruedas, ambos polucionantes, o sea que hay que trabajar bien. Y uno que no ha corrido carreras ni las correrá, que además nunca ha sido campeón de nada, al ver como reaccionan algunos ciudadanos de a pie o al oír algunos de los gritos de los Masivos, como el de MAS BICIS MENOS COCHES, o el de SIN COCHES SIN HUMOS o el especial para motoristas RECICLATE LA MOTO Y HAZTE UNA BICI, es que te emocionas. Hoy en más de una ocasión, los aplausos ante el paso sonoro de la Masa Critica han sido un refuerzo para la estima bicicolectiva.

En el momento de girar de calle hay unos segundos muy perceptibles en pitidos, rugidos y acelerones por parte de los vehículos que han sido contenidos, señales para la Masa de que su trabajo es útil.
Hoy la ruta se ha realizado hacia un extremo de la ciudad, por momentos escoltada por un coche de la guardia urbana que para nada ha intervenido. Además han podido ser espectadores de más de una parada para desbloquear el carril bici. Suele transcurrir así. En su avanzar la Masa identifica en la distancia un vehículo infractor, inmediatamente se produce una parada sonora entorno al cacharro y por supuesto bloqueando toda la calzada. Al poco, el propietario sale, generalmente de un bar, y confuso le cuesta entender que el mogollón de ciclistas este reclamando algo que nunca imaginó que le fuese a ocurrir. Es aquí al confrontarse los perfiles y opiniones de algunos vigilantes bicirodantes e infractores cochinos cuando la cosa se puede complicar, aunque hoy se ha conseguido, no sin árdua presión, sacar a más de cuatro coches del carril de los ciclistas.

He dejado en ruta a la Masa Humana Crítica y Consecuente, que algo reducida seguía en sus trece por una avenida de la ciudad. Si tienes tiempo y ganas, no te pierdas la próxima convocatoria y sé uno más de esos defensores de la movilidad sostenible.


¿Porqué éste diario?