You are here

Gemma Martín in memoriam

La vida se vive para finalmente volver otra vez a la luz de la que procedemos. Sin embargo, cuando perdemos un ser querido nos sentimos faltados de su calor humano. Gemma Martín (1954), farmacéutica de profesión, se incorporó a la dirección de la Fundación Tierra en 1997, inicialmente en representación de la Fundació Francesc Ferrer i Guàrdia y posteriormente a título personal. Desde el primer momento supo participar de las inquietudes de la entidad y no faltó a ninguna de las reuniones del patronato. La última a la que asistió a finales del 2009 fue unos días antes de que una grave enfermedad la incapacitase. Durante casi dos años ha luchado para vencer a la enfermedad hasta dejar definitivamente el cuerpo el 23 de noviembre 2011 pero fiel a sus convicciones librepensadores. Entre sus cualidades humanas debemos destacara que siempre rechazaba cualquier muestra de vanidad y lo hacía con una sinceridad difícil de encontrar, una de sus virtudes, junto a la honradez, la austeridad y de una cierta imperturbabilidad, que la hacían una persona excepcional.

Gemma Martín en enero del 2005 frente al árbol que plantaría en el Delta del Ebro.

Una de sus ilusiones era la bicicleta. La navidad del 2005 su marido le regaló una Dahon Presto Lite plegable porqué era muy ligera. Desde entonces esta bicicleta plegable se convirtió en su medio de transporte para ir y volver del trabajo. Gemma Martín desde finales de 1987 y a lo largo de 25 años se dedicó en cuerpo y alma al proyecto de la Fundación Francesc Ferrer i Guàrdia que creó junto a Joan Francesc Pont y Jordi Serrano. Desde esta entidad promovió y combatió por la laicidad y el libre pensamiento de forma intensa y apasionada bajo diversas responsabilidades en la mencionada fundación (como impulsora, cofundadora, vicepresidenta, directora, secretaria del Patronato), pero siempre con la misma fidelidad a sus convicciones filosóficas, con la dedicación incansable, permanente accesibilidad pedagógica y su imborrable sonrisa. Entre las diferentes labores que realizaba era la de encargarse de las publicaciones de la Fundación Francesc Ferrer. Por este motivó impulsó que la Fundación Tierra colaborara preparando diversos manuales de ecología práctica destinados a los jóvenes, entre los que destaca un manual para preparar campamentos ecológicos.

zoom

Gemma Martín trabajando junto a su bicicleta plegable.

En 2006 también animó a que la Fundación Tierra colaborara en el diseño de la plantación de árboles que se tenían que ubicar frente al centro medioambiental de Mas de l'Amigo en el Delta del Ebro, equipamiento de la Fundación Francesc Ferrer. En aquella ocasión se plantaron cerca de un centenar de árboles en los alrededores del centro.

Su pasión por la naturaleza la llevó a iniciar en los últimos años los estudios de enología. Los orígenes de su familia estaban en  la tierras del Ebro y llevaba la viña en la sangre al igual que la pasión por la conservación de la naturaleza.  Gemma Martín nos demostró en todo momento que la vida nos obliga a comprometernos. En su corta, pero intensa vida, estuvo al frente del movimiento juvenil a principios de los año ochenta junto a su marido Benet Casas. Actualmente, su hijo, Marc Casas, es el Presidente de Esplac y le sigue en esta trayectoria de compromiso social que marcó el estilo de vida de Gemma Martín.

El equipo profesional y directivo de la Fundación Tierra quiere dejar constancia con este obituario su pésame por una pérdida que ahora, aunque se nos hace amarga, nos invita revivir a todos los buenos momentos compartidos con su compañía y su espíritu de trabajo infatigable. Acompañamos a su familia en el duelo y seremos dignos de su legado.

 

 

actualizado: 
23/11/2011