You are here

Más de 10.000 degustaciones solares al SOTAVENTO. Ecositios 2





curvaSupTit.gif" border="0">

Más de 10.000 degustaciones solares al SOTAVENTO. Ecositios 2

02162006 Sotavento aerogenerador
02162006 Sotavento escolares
02162006 Sotavento Ksol
02162006 Sotavento Ksol 1

1. La tripas de un aerogenerador
2. Recepción estudiantil
3. Aqui café solar
4. Aquí chocolate y futuro solar


Llevo tiempo sabiendo de una iniciativa solarizante sabrosa y socialmente muy aceptada. El Parque Eólico Experimental de Sotavento, en Lugo, dispone de una exposición de ingenios solares donde muestra, entre otras, la más sabrosa de las tecnologías y lo hace para que los visitantes perciban el enorme y bondadoso potencial energético del sol. Por supuesto que esta iniciativa pública y privada de concepción de un parque eólico en producción con un servicio sociocultural de demostración y conocimiento de las renovables es una idea a aplaudir. Sin duda la visita a Sotavento influye en mucha gente sobre la percepción de aprovechamiento de las fuentes de energía renovable y limpia.

Tienen en Sotavento la máquina solar más fascinante que un menda conoce, por supuesto que para el menda en cuestión toda tecnología que funciona con energías limpias y si hacer mal a nada ni a nadie, es motivo de profunda satisfacción, como diría alguno.

En Sotavento tienen la cocina solar parabólica Ksol 14 más tocada y saboreada del mundo, llevan ya más de 10.000 degustaciones, pa los peques chocolate, pa los grandes, cafelito, y para todos sorpresa ante la evidencia de una olla en ebullición mirando al sol. Y tanto bueno sin gastar energía sucia (electricidad nuclear, electricidad de térmicas, gas llamado natural, o el subproducto butano, tampoco biomasa mal gestionada...), por lo tanto sin colaborar en la generación de residuos peligrosos, emisiones de gases de efecto invernadero, entre ellos en archinombrado hasta en la sopa CO2, cafés y chocolates preparados sin precisar de depredación de recursos, jo que buena y transformadora idea lo de la degustación solar.
Si yo quedé fascinao de adulto con lo que un parabol de poco menos de 2 metros cuadrados puede entregar en forma de energía térmica, si me hubiese disfrutao un chocolate de pequeño mientras divagaba en el entendimiento del prodigioso fenómeno, es muy posible que mi pasión por las renovables estaría como desbordada. 

Cada café o chocolate elaborado sin contaminar es una pequeña y poderosa aportación placentera de Sotavento hacia la cultura energética que tanta falta nos hace percibir y aplicar, rápido y contentos, en el fascinante uso de la energía, que por abundante que la tengamos no debería confundirnos con dosis de glotonería e insolidaridad entre humanos y de estos con las demás especies.

Hay una complicidad entre el lugar y la central energética más poderosa y fascinante de todas las conocidas, que aun estando lejos brinda sus fotones para disfrute y entrega de servicio energético a una especie traviesa, sin duda gamberra con lo que le rodea, pero inteligente para plantearse que las cosas tienen que cambiar.
150 millones de kilómetros y solo 9 minutos para que entre los dos puntos, el Sol y Sotavento, el más fascinante y real de todos los viajes cósmicos, su poder energético y sus sabores se entiendan y perciban habitualmente con efecto transformador para los visitantes.

Por cierto, puedes darte un viaje panorámico por los distintos espacios de Sotavento, conocer más el lugar, quien lo anima y lo que allá hacen. Y no te pierdas la web cam, en días de sol es posible ver como un pequeño punto luminoso se enfoca al sol y como miembros de una especie fascinante se arremolinan alrededor de él, llamados por la curiosidad.

Chapó Sotavento, por estar también bajo el Sol, compartiendo amor y buenas energías hacia todo lo vivo de este maravilloso planeta.

Ecositios 1 Vegetalia, slow ecofood



¿Por qué este diario?