You are here

Podemos ganar el Amor

Te confieso que crezco lento; pero no ceso (como los árboles), te confieso que no soy un árbol que se queda quieto, te lo advierto dame tierra y agua y semilla y sol ya volar... Porque todo lo que tienes sea antes o después son tus pasos de confianza que te llevan a crecer y el amor es el camino que uno quiere transitar, recordado que es un niño que uno mismo debe cuidar. Esta es una de los múltiples mensajes que lanza el bufón, el cantante, el artista del Ejército del Amor, Mario San Miguel, que me sorprendió en plena noche en el espectacular parque municipal de Cortes de Navarra con motivo de su actuación en la Quedada Solar 2010.

En la plaza principal del Parque Municipal de Cortes de Navarra, marco de la Quedada Solar, repleto de ingenios solares descansando tras una mañana intensa cocinando al sol. Este espacio serviría de marco para el concierto de Mario San Miguel.

Estamos acostumbrados a que cuando u artista se sube al escenario, el espectador se quede reclinado y pueda gozar del mismo. Pero con Mario San Miguel, que se define como bufón, artista del amor, no es posible. Hay que entrar en su buena onda y aunque uno no quiera, tras los primeros cuentos soltados a modo de aperitivo, uno ya queda atrapado por su Amor. Así, que con cuentos, con un elenco de recursos humorísticos refinados (aunque sea con palabrotas) incita a la participación del público. Uno no puede quedarse ajeno, por más pasivo que llegue al concierto-espectáculo.

Mario San Miguel parece, con su voz algo ronca y su aire alocado salido del mismísimo infiero, pero así que empieza a soltar tacos gritando al amor y a la Madre Vida, en realidad uno constata que es un ángel caído del cielo. De alguna manera quiero devolver a la Madre Vida todo lo que nos da: este sol, este mar, estas gotas de lluvia, estas manos que no son frontera, esta noche, esta cueva, esta luna, esta estrella, estas manos que no son frontera ni guerra. Y si además luce una camiseta en la que su lema: es sencillo ser feliz, lo difícil es ser sencillo, o bien otros lemas de igual singularidad. Así que boquiabierto y sin aliento uno sigue sus evoluciones por todo el recinto y no es por menos: ya que sin lugar a dudas tiene otro punto de vista (atsiv ed otunp ortro ognet oY).

Entregado con el público, terminó su espectáculo sobre la plaza, rodeado de alucinados espectadores.

Boquiabierto, como su canción sobre el Océano que nos ha hecho corear: Deja de buscar, pez pequeño, no hay nada que buscar... Estate tranquilo, abre los ojos, no podrás dejarlo de verlo... Mira... no podrás dejar de verlo. Y lo mismo nos pasa nosotros... que queremos estar mejor, que queremos que nos quieran, que buscamos la felicidad... Me puedes decir, por favor, tu que ya eres mayor, por favor, donde está... La Felicidad, el Océano, el famoso océano, el jodido océano. Está a cada paso, en cada momento, estás ene el agua, tu ya estás en ello, estate tranquilo, abre los ojos, no podrás dejar de verlo. Mira este niño como ríe, mira el poeta como escribe, mira esa otra como goza, mira la gente cómo siente.

Mario San Miguel se añadió al festejo de inauguración del colector solar que se montó en un taller participativo en la Quedada Solar dirigido por José Manuel Jiménez el Super e Iñaki Urkia autores ambos de celebrados libros sobre ingenios solares.

Dejarse llevar por la magia del bufón caído del cielo que salta y nos incita a abrazarnos con el resto del público, sin duda es una experiencia única.  El artista es sólo el conductor, una excusa para que reaccionemos; algo que consigue con creces. Nos cita a Jiddu Krisnhamurti: no hay más revolución posible que revolucionarse. Y lo remata con lo que dicen los Masai: muchos hombres pequeños en lugares pequeños harán cosas pequeñas que cambiarán el mundo. Y en este punto me quedo embelesado. Pienso en nuestro lema los pequeños cambios son poderosos, el mundo es más pequeño de lo que a uno le parece. Un mundo en el que los que agitan las flores como arma arrojadiza desde el ejército del amor resulta que están más próximos de lo que nos parece. Viajamos por el pequeño mundo y tengo la sensación que vamos a coincidir nuevamente. Porqué si algo pretende el artista es: que le haría feliz que algunas de sus letras o melodías le sirvan a alguien para abrir los ojos hacia la Luz y la Paz. Paz, Amor y Conciencia para todos, Hermanos Humanos.

zoom

Mario San Miguel, un artista comprometido como pocos a favor de la conciencia humana.

En fin, que uno sale del recital de cuentos y canciones de Mario San Miguel con el ardor de haber sido tocado por la Luz, aunque encendamos velas. Su compromiso social no es sólo con los de acá sino también con los de allá y lo hace a través de la ONG El Ejército del Amor con la cual colabora, económicamente y humanamente a favor de una escuela de niños Dálits (intocables) en el sur de la India para la cual su amor es que ahora seamos solidarios y es que pequeñas gotas de agua, llenan un océano. Traspuesto, o más bien con el aura atravesada por las flechas armónicas de Mario San Miguel, uno no puede sino dar un paso al frente y agradecer que la naturaleza humana nos de artistas de la talla de este cantautor-bufón de Santander. Si bajamos hacia arriba y domesticamos lo pequeño llegaremos felizmente a poseer lo grande. Desde ahí sentiremos que todos somos lo mismo y podremos ver la Vida como es y no como somos. Ojalá lleguemos a este día en el que todos fuimos peces. Una excepción en el panorama artístico de este país y que hay que hacer correr de boca en boca para que su mensaje y energía se vaya expandiendo por la piel de toro.

En fin, tras el éxtasis de su vibrante actuación se me ocurre adquirir sus CD. Como al resto de los fans me lo dedica (se toma su oficio, con lentitud entregada) y al leerla ya retirado, me quedo como un pez sin agua por sus palabras escritas. En realidad con mi nombre de pila envuelto en un gran corazón dibujado ha bordado casi un verso más que una dedicatoria:

Juntos podemos hacer
Olvidar la Pena
Romper Miedos y
Distribuir Magia
Yo espero ayudar y colaborar con mis canciones.

Nunca escribieron mi nombre (ni que sea con Y griega en lugar de I latina) con tal exquisita poesía. En fin, si vais a organizar algún concierto o espectáculo artístico con causa noble, contad con Mario San Miguel, más amor y pasión sobre el escenario y entregado al público, sinceramente, no son posibles. El comandante del Ejército del Amor, es puro Amor...

Sigue, artista, con tu compromiso, como el de muchos, pues como dices: pequeñas gotas de agua llenan un océano. De eso no hay duda.

Imagen promocional del artista del álbum fotográfico oficial de su web.